Inteligencia emocional

Las competencias emocionales y la importancia gerencial

http://www.entorno-empresarial.com/imagenes_articulos/1016.jpg

Por José Antonio González

Muchas veces hemos escuchado o expresado el dicho "El ser humano es el único animal que tropieza siete veces en la misma piedra" y sinceramente pienso que a veces he superado este record. Para hacer bien las cosas y tener éxito es necesario "el querer hacer las cosas bien" y a su vez "saber" y tener desarrolladas una serie de actitudes y habilidades que nos permitan no volver a caer en el mismo error.

Al definir las competencias como "el conjunto de conocimientos y capacidades para realizar actividades adecuadamente, donde el papel de la comprensión, manejo y regulación de las emociones propias y ajenas juegan un papel clave". Confieso que el ser una persona emocionalmente competente implica aprender a desarrollar las distintas competencias emocionales para saber percibir, comprender y desarrollar las emociones propias y ajenas. 

  

Las Competencias Emocionales se desarrollan aprendiendo a manejar una serie de habilidades prácticas y específicas y ello puede ser una pieza clave del puzzle de la eficacia gerencial y del bienestar personal.

Podemos aprender a ser felices, pero de verdad, en nuestro interior.

¿Un gerente podrá corresponder a las competencias emocionales para ponerlas en práctica en el interior de la organización?

2 pensamientos sobre “Las competencias emocionales y la importancia gerencial

  1. Gotzon

    No se si he entendido muy bien la pregunta, pero pienso que la capacidad del liderazgo en nuestras empresas pasa cada vez mas por la capacidad de persuadir y motivar a la gente, involucrando a todos en la tarea, para que se identifiquen con el proyecto, y den lo mejor de cada uno.

  2. jueves1

    buenos días José Antonio.¿Te encanta la polémica?.Yo creo que sí.De otro modo no se comprende que un planteamiento razonable te lleve a formular una pregunta de naturaleza incierta.
    El poder delegado a un(a) gerente le autoriza a intentar gestionar.Nada más que eso.Y en cuanto al logro de la inteligencia aplicada en la empresa,el hecho de que disponga o no del poder real para lograrlo está en función de si dispone o no de la ACTITUD (inteligencia) necesaria para hacerlo.Y en este ¿parámetro? subyace siempre el meollo de la cuestión.
    Por lo que respecta a tu comentario,amigo Gotzón,me parece razonable tu planteamiento aunque creo que adolece de unidireccionalidad.Das por sentado que las empresas son evolutivas y terminas diciendo “..y den lo mejor de cada uno”.Esto no necesariamente tiene que ser así.Imagina
    que precisas de un gerente para una casa de putas de un barrio marginal.Puede que te sirva una persona educada,elegante y hasta cortés..pero eso es aleatorio.Para que realmente funcione necesariamente tiene que ser más feroz (más involucionado) que el más feroz de sus clientes,al tiempo que tiene que lograr lo mismo de sus empleados.Y querámoslo o no esto es más común de lo que en principio pueda parecernos.Ni imaginamos la ferocidad que se oculta detrás de la aparente bondad de grandes empresas emblemáticas..muy próximas a nosotros.Un abrazo y un saludo para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *