Inteligencia emocional

¿Cómo es la persona emocionalmente inteligente en la empresa?

Por José Antonio González

Daniel Goleman dice y estadísticamente está demostrado, que las personas que tienen bien desarrolladas las competencias emocionales, en puestos de trabajo principalmente complejos y de un nivel elevado de responsabilidad, son 12 veces más eficaces que el resto.

Hay personas, que como si fuera natural o innato en ellas, son emocionalmente inteligentes y otras por el contrario que por mucho esfuerzo que realicen, dejan mucho que desear. De todo ello se desprende, que para nada depende del nivel cultural o de la cualificación profesional.

¿Ustedes qué opináis al respecto?

2 pensamientos sobre “¿Cómo es la persona emocionalmente inteligente en la empresa?

  1. Gotzon

    De acuerdo con el primer punto, y matizaría el segundo para evitar malinterpretaciones.

    Me explico, creo que conviene evitar la tentación muy común de reducirlo a una especie de don natural, y a quien Dios se la de, san Pedro se la bendiga.

    Para mi que merece la pena subrayar el aprendizaje posible y necesario para entender que, como todo, el talento está ahí, a menudo sin que uno se de cuenta. Es su desarrollo y la constancia lo que nos falla a casi todos.

    Y supongo que de eso se ocupa precisamente la psicología y el personal especializado

  2. Leire Picazo

    LA inteligencia emocional se va desarrollando a lao largo del tiempo pero es cada persona la que debe desarrollarla por eso no todo el mundo la tiene. Solo la tienen las personas que mezclan y coordinan estos puentos: experiencia personal, reflexión de sentimientos y valores.
    Teniendo inteligencia emocional y saber utilizarla te dará todo para triunfar en todos lo aspectos d ela vida, porque en el trabajo conectamos con las personas y son las personas las que hacen el trbajo, por ello, debemos trababjar en las personas y son los sentimientos lo que mueven a als personas.
    Lo que hace sobre todo que no se desaroolle y no se tenga inteligencia emcional es la falta de reflexión de los sentimientos y valores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *