Inteligencia emocional

La disciplina como fuente de automotivación

Por Rosalia Peña Sarmiento

Las experiencias – agradables o desagradables- constituyen uno de los filtros de valoración y percepción de lo que nos rodea. Cuando se habla, por ejemplo, de la disciplina pueden aflorar pensamientos peyorativos o ameliorativos que no dependen del hecho en sí mismo sino de ciertas prácticas que son evocadas como referente, si contribuyen o no al desarrollo y enriquecimiento personales. Siguiendo el tema comentado anteriormente deseo reiterar la importancia de lo que ya aparece con apellido en la literatura: la disciplina positiva.

Prepararnos para la práctica de este tipo de disciplina puede ser más fácil de lo que pensamos si creemos que podemos sacar a la luz, estimular lo mejor de las potencialidades de padres e hijos; si la comunicación familiar es emocional, agradable en las formas y constructiva en el contenido, si el tiempo de convivencia permite conocernos los unos a los otros, explicarnos lo que hacemos, lo que nos gusta o disgusta, lo que nos preocupa, alegra … si se comparten continuamente en el seno familiar aprendizajes, objetivos desde la comprensión y el afecto.

  

Goleman, en su Práctica de la Inteligencia emocional afirma que el límite de nuestro aprendizaje se halla en la región en la que tiene lugar la plena actualización de todos nuestros recursos y ahí precisamente es donde también se halla la zona de "flujo". El estado de "flujo" nos impulsa espontáneamente a mejorar por dos razones fundamentales: porque las personas aprendemos más y mejor cuando estamos completamente implicadas en lo que estamos haciendo y porque cuanto más ejercitamos una tarea, mejor la desempeñamos. El resultado de esta situación es una motivación continua (disfrutar del "flujo") que nos permite afrontar retos cada vez más complicados. Y es en este contexto que enmarco la disciplina como proceso de entrenamiento constante de nuestras potencialidades y como base para al automotivación.

¿ Qué repercusión puede tener para nuestros hijos que en la familia no exista un proyecto que refuerce la disciplina?  y ¿Por qué crees que los hijos algunas veces rechazan el concepto de la disciplina?

2 pensamientos sobre “La disciplina como fuente de automotivación

  1. oier

    La falta de disciplina creo que es un error en la educación de nuestros hijos ya que va creando poco a poco una sensación de “todo vale” que impide una correcta formación en valores y que además, cuando nuestra descendencia tenga que ocupar su puesto en el mundo laboral, conseguirá que esa inserción sea mucho más difícil y frustrante para ellos. Como decía el poeta hay que frustrar (normas, disciplina, consecuencias…) a los niños sin crear nunca niños frustrados.

  2. Majito

    Buenas noches señora, me gustaria saber si usted tiene alguna información sobre cómo lograr la autodisciplina / autorregulación en el aula ? y bueno si no fuera mucha molestia pedir.. cómo lograr aquéllas con Inteligencia emocional?.. Gracias! Y si me puede responder a mi msn seria mucho mejor. Gracias-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Confianza online