Inteligencia emocional

Humanidades – Empresa: ¿Una paradoja?

Por Rogelio Fernández

Llevo tiempo sin escribir en este blog y no ha sido por falta de dedicación a la Inteligencia Emocional en las organizaciones. Pero lo que me anima a acercarme al ordenador no es la propia IE, sino las Humanidades, las Humanidades y la Empresa.

Hace tiempo que me llamó la atención la paradoja que encerraba el nombre de una carrera universitaria que se oferta en nuestro entorno, en Euskadi. Esta licenciatura se está impartiendo en una de nuestras universidades y ya un amigo mío me hizo esta misma observación cuando conoció su existencia; “¿No es una paradoja unir las humanidades y la empresa?”… Pues no señores y señoras… no creo que sea una paradoja.

En el entorno empresarial, organizativo, se hace cada vez más necesario, mejor dicho, lleva tiempo siendo necesario, que los profesionales que se dedican a la planificación, organización, dirección y control en una organización tengan una formación que les oriente al entendimiento de las personas, de los grupos, sociedades e instituciones que éstas han ido conformando.

Las personas, la tan manida “principal fuente competitiva” de nuestras organizaciones, se convierten por fin en el principal foco de atención de una carrera orientada a los negocios. Su Historia, su Literatura, su Geografía, su Arte y también su Sociología, Antropología, Psicología… pasan a ser parte de los estudios de los futuros directivos.

  

No obstante, no debemos olvidar que el estudio de la persona se realiza dentro de un ámbito puramente humano: las organizaciones. Por ello, se estudia Dirección y Organización de Empresas, Estrategia, Economía, Marketing, Contabilidad, Liderazgo… y también Gestión del Conocimiento, Cambio Organizativo, Cultura Empresarial y otras tantas disciplinas orientadas a una gestión actual de nuestras organizaciones.

Finalmente, tratan de articular estos conocimientos con unas materias destinadas a la habilidad profesional, entre las que se encuentran la Dirección de Equipos, Negociación Habilidades directivas y Habilidades Interpersonales ente otras. Y entre esas otras se encuentran las Habilidades Interpersonales en la que destaca la importancia que se le da a la Inteligencia Emocional.

 

Arte y oficio, personas y organizaciones, Humanidades:Empresa… una tríada de binomios que siempre han estado muy cerca y que hace tiempo que personalidades como catedráticos, políticos, presidentes de instituciones, hombres de negocios y muchos trabajadores como yo venimos echando en falta en los puestos de gestión de las empresas.

No les voy a negar que tengo la impresión que estos licenciados sean grandes especialistas en ámbitos concretos de las lides de la organización de empresas; ni que menosprecie las prestigiosas carreras que se dedican a la empresa desde una orientación clásica tan necesaria en nuestros tiempos, pero se trata de otro perfil.

Lo que digo es que nuestras organizaciones necesitan como el comer a profesionales de la empresa que lleven como sello de distinción el tener integrado como sello de distinción en su formación empresarial la importancia de las personas y su gestión para el crecimiento, competitividad, para la innovación, para conseguir organizaciones que aprenden y, por qué no decirlo, para constituir organizaciones más sanas, más saludables que configuren una sociedad más próspera y feliz. Personas con una formación mas generalista, capaces y flexibles y con capacidad para el aprendizaje permanente que ayuden a conformar los equipos de trabajo que nuestras empresas necesitan.

Como ven, esta vez no les he hablado de Inteligencia Emocional, pero si les he hablado de empresas emocionalmente inteligentes, o una vía para conseguirlas, ya que considero que estos licenciados serán personas que contribuirán y que están ya contribuyendo al su desarrollo sostenible de nuestras organizaciones.

Buena idea de quien puso en marcha esta licenciatura, pero…
¿ ustedes que piensan de ella?,
¿la consideran también como una paradoja?

7 pensamientos sobre “Humanidades – Empresa: ¿Una paradoja?

  1. gotzon

    Más bien al revés ¿no?

    Lo paradójico es que una empresa de personas y para las personas se haya considerado incompatible con las humanidades, en otras palabras, que haya dado la espalda, por decirlo fino, a las personas, trabajadores y usuarios, todas.

  2. josetxo

    A lo largo de la vida hemos visto morir empresas emblemáticas que creíamos tenían garantizada su supervivencia en el tiempo…Evidentemente no supieron adaptarse a los tiempos y a las necesidades de su mercado y consecuentemente éste las despreció y las abandonó.Ahora bien,¿cómo y qué dió lugar al punto de inflexión que les condujo al cierre?.
    Necesariamente tuvo que ser algo sutil que pasó desapercibido para quienes lo produjeron y para sus consejos de administración,así como tambien es razonable pensar que las empresas prosiguieron mejorando sus beneficios ya que de no ser así no les hubiera pasado inadvertido.
    Respecto al por qué,la respuesta es sencilla y siempre la misma.Cuando una empresa consolidada por su mercado se endiosa y cree que ya no precisa de la aportación de los que le apoyaron en su proceso de consolidación,deja de tener como horizonte su supervivencia.A partir de ese momento hace del beneficio un fin e inmeditadamente comienza a especular consigo misma (sus empleados) y con sus clientes (su mercado).La pérdida del respeto por todos ellos hace que desaparezca el sentido de anticipación que le aupó y se vuelva ininteligente.La armonía interna y con el mercado deja paso al desgobierno y comienza a autodestruírse al punto de que regularmente cuando su dirección se percata de que algo le está sucediendo,suele ser tarde.Muy tarde.
    No sé si he sabido explicarme.No hay paradojas sino estupidez producto de la condición humana.Siempre es conveniente tener presente que El Hombre es y proseguirá siendo un predador de otros hombres.Los respeta en tanto cree que los necesita,y cuando no lo cree así,los desprecia y los utiliza.Y es precisamente esto último lo que nunca permite un líder.
    Por lo demás y rogando me perdoneis el coñazo,probablemente lo que importa es saber cuantas empresas que hoy consideramos consolidadas están viviendo este proceso.Quizá la respuesta la tienes tú.Deja por un momento el ratón y el teclado y pon las manos con las palmas hacia arriba.Une las yemas de los dedos y dime lo que ves.¿Te parecen muchas?.Es lo que hay.
    Nota para ANGEL PARRA y GASPAR.Muy bueno lo vuestro.Saludos.

  3. Arantza Echaniz

    Escribo como persona que estuvo en el inicio y puesta en marcha de la aludida Licenciatura. El comentario de la paradoja es uno de los que más he escuchado, aunque también he oído mucho la versión más extrema que habla de incompatibilidad. En nuestro ánimo estaba el dotar de un conocimiento amplio que es el que entendemos permite tomar mejores decisiones. La especialización no siempre lleva a mejores decisiones, sobre todo, porque éstas son normalmente parciales. Parece mentira que en el mundo globalizado que vivimos todavía haya quien no ha descubierto la riqueza de la interdiciplinareidad. Si se me concediera un deseo pediría conocimientos enciclopédicos para poder entenderme mejor a mí y al mundo que me rodea.

  4. Pingback: Hablando con Arantza Echaniz sobre Ética | Rogelio Fernández Ortea

  5. Pingback: Hablando con Xabier Barandiaran sobre Innovación social y otras cuestiones… | Rogelio Fernández Ortea

  6. Pingback: Dionisio Aranzadi: Las humanidades en la empresa – HUEM (I) MI APROXIMACIÓN | Rogelio Fernández Ortea

  7. Pingback: Dionisio Aranzadi: Las humanidades en la empresa (y V) AHORA ES CUANDO COMIENZA | Rogelio Fernández Ortea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *