Inteligencia emocional

Comunicación en la familia

Por Olatz Elizondo Cuñado.

El papel de los padres en una familia es muy difícil, puesto que tienen que ir cambiando sus funciones y la manera de vincularse con sus hijos a medida que estos crecen. Pero esto siempre ha ocurrido y no debe asustarnos.

A la vez que somos conscientes de esa dificultad debemos tener confianza en nuestra capacidad para superar las dificultades y adaptarnos a los cambios que se vayan produciendo.

Cuando el niño es un bebé, necesita que cuiden de él para sobrevivir, se le demuestra afecto, cuidando de su bienestar físico.

Al poco tiempo aprende a satisfacer sus necesidades. Todavía hay que ayudarle, pero la ayuda física disminuye mucho.

Esta preocupación es una primera manifestación de afecto. Pero hay otra manifestación de afecto que demostramos cuando aceptamos y amamos al niño por ser quien es. Respetando su esencia y sus valores.

  

Existen dos manera principales de comunicar este afecto:  

  1. Como modelo: cada uno debe demostrar a su hijo que mira por su propio yo. Esto quiere decir que sólo podemos dar a los demás si tenemos algo que dar. El sentimiento de “doy porque quiero” es mucho más auténtico que el de “doy porque debo”. Lo que da felicidad a la mayoría de las personas son las relaciones amistosas de cooperación, el dar libremente y ver a los demás felices. Cuando la gente aprende a cuidar de sí misma, los beneficios se extienden a las demás personas que inciden en sus vidas. Actuando así tomamos conciencia de que nuestro papel en el grupo es un factor de equilibrio y de adaptación social.
  2. Fomentar el desarrollo de la capacidad decisoria. Algunas cosas de las que hacemos con idea de ayudar a nuestros hijos en realidad bloquean o limitan esta capacidad. Sería conveniente que cambiáramos algunos hábitos para lograr el desarrollo de la capacidad decisoria de nuestros hijos.  

Tenemos que tener en cuenta que los padres deben pasar de ser eminentemente protectores, cuando sus hijos son pequeños, a tratar con iguales cuando sus hijos son mayores evitando relaciones de dependencia mutua.

Los padres deben ser capaces de imponer límites y disciplina a la vez que intercambian afecto con sus hijos. Y los hijos deben pasar de una situación en la que necesitan protección y cuidado de sus padres a otra en la que deben poder desenvolverse solos, ser autónomos y saber ponerse sus propios límites.

Es importante que sepamos ir dando a nuestros hijos la responsabilidad de su propia vida. De forma gradual y progresiva. Para que esto evolucione de forma positiva es importante enseñarles a desarrollar la voluntad, la motivación para hacer cosas anticipando las consecuencias que se deriven de ellas. Educar la voluntad quiere decir negarse a la satisfacción inmediata y esforzarse por conseguir algo no tan inmediato, no desanimándose ante las dificultades. En este sentido creo que es muy importante el desarrollo de una mayor tolerancia ante las frustraciones.

El equilibrio familiar viene determinado de forma directa por los siguientes factores:

  • Condiciones materiales de vida.
  • Respeto.
  • Honestidad, coherencia interna.
  • Tolerancia.
  • Madurez mental, psíquica y afectiva (capacidad de ver el lado positivo de las personas y de las cosas, sin dejar de ser realistas).

Cumplir convenientemente el oficio de padres es, sin duda, la manera más segura y eficaz de garantizar el equilibrio general de una familia y de todos y cada uno de sus miembros.

¿Cuáles crees que son los factores para una adecuada comunicación familiar?

Un pensamiento sobre “Comunicación en la familia

  1. Gotzon

    Uno de ellos, doy fe de que no se aprende a la primera, consiste en anticipar y reconocer estos ritos de paso de niño a adolescente.

    Reconocer el pasaje y tener preparado una renovación del contrato para los nuevos tiempos. Con derechos y también con obligaciones, claro está.

    Y ya puestos, conseguir que los cabezas de familia se pongan de acuerdo en el convenio y en su aplicación, me parece de nota.

    Vaya por delante mi más sincera felicitación para aquellos que hayan salido airosos de la situación. Y mi solidaridad en todas las circunstancias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *