Inteligencia emocional

Creatividad organizacional

Rogelio Fernández Ortea.
La creatividad es novedad.

La creatividad es una asociación nueva de conocimientos ya existentes, de nuevas combinaciones de ese conocimiento, por lo que no es de extrañar que las emociones positivas faciliten ese proceso, que estimulen la creación.

Las emociones positivas estimulan la creatividad, elevan el humor y consiguen que las personas presten atención a otras cosas, a más cosas, lo que aumenta la posibilidad de relacionar y asociar elementos diferentes. A su vez, las personas creativas suelen ser más emocionales y existen estudios que apuntan a que cuanto mayor es el humor de una persona en el trabajo mayor es su creatividad en el mismo.

Otras investigaciones apuntan que una parte del proceso creativo se produce días antes por incubación, es decir, por una combinación inconsciente de conocimiento que ya está en la mente y ,que al ser estimulados, dan lugar a nuevas ideas. Es sabido por los que se dedican estudiar los procesos de aprendizaje que en momentos de reposo, e incluso durante el sueño, la información se procesa y reelabora haciéndola más consciente y mejor organizada.

  

Por otro lado, los sentimientos, que son la representación mental de las emociones, influyen en el proceso creativo de una forma indirecta. El entusiasmo y alegría por la obra creada o la opiniones ajenas sobre la misma influyen en la capacidad creativa potenciándola. Este bucle creativo se rompe si los sentimientos son negativos. Mike de Sousa, miembro de AbleStable, dice que los creadores deben estar en contacto con sus propios sentimientos y con los sentimientos ajenos. La empatía, dice, hace el producto creativo más rico.

Sin embargo, también existen estudios que indican que las personas altamente creativas, y asimismo sus familiares, cosa curiosa, tienen más tendencia a la depresión. Todo esto no significa que las emociones gestionan el proceso creativo, sino que influyen en gran manera en él. Durante el proceso creativo, la zona del cerebro que más actividad presenta es la zona prefrontal y frontal, dos zonas puramente racionales. Estas partes del neocotrex, sobre todo la prefrontal, están íntimamente relacionadas la amígdala, una de las zonas del sistema límbico más importantes para las emociones, con lo que se puede deducir la implicación de las emociones en los pasos de la creación y en el pensamiento divergente.

Algunas de las ideas que podemos concluir con estos datos que hemos presentado es que en un entorno en el que la palabra INNOVACIÓN está en todas las conversaciones y en todos los mensajes institucionales; en un momento en que la CREATIVIDAD casi se está convirtiendo en el Santo Grial de la competitividad en nuestras organizaciones, las personas que nos dedicamos a su gestión, a la gestión de empresas, debemos centrarnos en lo más singular del proceso: en la persona. Y las personas somos un conjunto de razón y emoción y sin prestar la suficiente atención a ambas, sin saber gestionar inteligentemente nuestras emociones y el conocimiento la creatividad será más pobre.

Por lo tanto, utilicemos lo que ya sabemos y consigamos unos entornos de trabajo emocionalmente positivos y creativos como parte de su cultura empresarial. La emocinonalidad positiva tiene que ser parte de la cultura innovadora de las organizaciones de futuro… y, por qué no, del presente.

Llegando ya al final del post, y para concluir, debo decirles dos cosas. La primera es que las opiniones de este artículo nos pertenecen pero el conocimiento se lo debemos a Ignacio Morgado por las luces vertidas en su libro Emociones e Inteligencia Social: las claves para una alianza entre los sentimientos y la razón. Libro, por otro lado, delicioso e imprescindible en el estudio de las emociones.

La otra parte de nuestra despedida es, como siempre, pedirles su opinión…

…¿consideran que nuestras organizaciones contemplan la emocionalidad de sus trabajadores, el clima emocional de la empresa, como elemento a tener en cuenta en la gestión?

¿Creen que la gestión de lo emocional puede influir en la creatividad?

¿Consideran que los líderes organizacionales consideran a sus trabajadores como la parte principal de la empresa?

3 pensamientos sobre “Creatividad organizacional

  1. Arantza Echaniz

    Creo que en el ámbito de la innovación y la creatividad ocurre como en tantos otros, que el discurso va por un sitio y la práctica por otro. Las empresas y sus dirigentes son conscientes, saben, que las personas son quienes hacen la diferencia en la empresa, y, por supuesto, son quienes innovan y ponen en marcha las innovaciones. Sin embargo, algo pasa para que las personas no se encuentren a gusto y no desplieguen todo su potencial. También me gustaría añadir que, a veces, puede que tus jefes no te motiven para innovar pero que el ambiente de trabajo, los compañeros sí lo hagan.

  2. Pingback: Inteligencia Emocional » innovación organizacional: Esperanza y crisis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *