Inteligencia emocional

De vuelta con Inteligencia Emocional

http://aquipenzando.bitacoras.com

Por Jon Berastegi:

¡Ya estamos de vuelta!. Después de un período estival lleno de emociones positivas, el equipo Sycom afronta este nuevo año académico con energías renovadas y con la misma ilusión de los primeros años. Eso sí con la experiencia obtenida a lo largo de los más de cuatro años desde los inicios de este gran proyecto que tiene como fin el desarrollo de la Inteligencia Emocional en los centros educativos y en las empresas del territorio de Guipúzcoa.

Es por eso que actualmente nos encontramos ante el reto de seguir caminando hacia el denominado “punto crítico”. Sólo cuando las personas muestran un amplio ramillete del espectro total de las competencias emocionales (conciencia emocional, regulación emocional, autonomía emocional, habilidades socioemocionales y habilidades de vida y bienestar), existe la posibilidad de alcanzar el “punto crítico”.

Cuando un trabajador o una trabajadora presentan una especial fortaleza en cada uno de los cinco grandes dominios en que anteriormente categorizábamos la inteligencia emocional, aumentan considerablemente las probabilidades de que su actuación laboral y personal sea más descatada. A su vez esta fortaleza debe ser demostrada en un alto acierto en el cúmulo de las actuaciones intrapersonales e interpersonales de la persona.

  

Cuando los componentes de una empresa, se encuentran cerca del “punto crítico”, la ecología emocional (las emociones más frecuentes con las que las personas de la organización conviven) de la empresa, se ve inmersa en un flujo de emociones positivas que favorecen el crecimiento empresarial y personal.

Este flujo emocional positivo, es capaz de contagiar a todo lo que le rodea, ya que en un entorno de ecología emocional positiva, todo individuo que se acerque al mismo, se verá emocionalmente contagiado. Desgraciadamente ante un flujo de ecología emocional negativa de una organización, la probabilidad de contagio para la persona que se acerca a la misma, es igual o mayor que la positiva.

En otras palabras, si los profesionales de un Centro Educativo, logran un flujo positivo en su ecología emocional, tanto el alumnado como las familias, como el entorno social de la escuela se verán favorablemente influenciados.

Este el reto del desarrollo de la Inteligencia Emocional en las organizaciones, y por lo tanto este el reto que a partir de hoy mismo el equipo Sycom retoma.

¡Bienvenidos queridos lectores!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *