Inteligencia emocional

La Innovacion: grandes personajes.

Por Igor Fernández.

Nelson RolihlahlaTodos hemos contemplado alguna vez con admiracion las figuras de los grandes hombres (desafortunadamente historicamente siempre mas hombres) y mujeres que han sido capaces, a lo largo de los tiempos, de cambiar la sociedad en la que vivian, de hacerla mejor, mas habitable y justa. Observamos sus fotos, leemos alguna de esas citas que nos dejan esa mirada que mezcla el asombro con el intento de asimilacion, y con un cierto aire de consternacion nos preguntamos sobre la materia prima de la que estan hechos estos personajes. Grandes dirigentes de estado o pequenhas revolucionarias, artistas que se asocian para crear una corriente ideologica que modifique el estado de las cosas (que siempre parece inmutable), intelectuales, religiosos…

Todos ellos, todas ellas, a lo largo de la historia han conseguido hitos que parecian imposibles, que a ojos de quienes observaban desde fuera, pero sobre todo desde dentro, se antojaban una locura. En cierto modo, la locura se puede entender estadisticamente como una desviacion de la norma, y es incomprensible por quien observa porque utiliza un lenguaje y una logica que se escapan a lo comun establecido, lo cual dista mucho de no buscar un objetivo. Siempre hemos escuchado hablar de la dicotomia genio/loco, y sabemos que la creatividad tiene algo que ver con el riesgo, la incertidumbre y el arrojo, pero ¿hasta que punto es necesaria una parte de locura por cada dos de conocimiento para iniciar un cambio social, por ejemplo? En algunos foros se habla de la necesidad de cambiar mas alla de la mejora continua, por ejemplo en la empresa, y se habla de Innovacion en ambitos mas amplios relativos a lo social lo tecnologico, lo informativo… Lo vivimos como algo necesario para cambiar, para mejorar mas alla, como digo, del seguir construyendo sobre lo que ya conocemos, buscando nuevas fronteras (o las viejas que han sido olviadas) que guien un camino en un cada vez mas complejo e interconectado.

 

Es aqui donde las figuras que antes han tratado de salir del molde se yerguen como referencias insalvables. Socialmente, grandes cambios han sido impulsados por personas que comenzaron, movidas por la necesidad, a pensar de forma diferente, a agruparse y a actuar, con autonomia y responsabilidad, pero sin perder de vista lo que nos hace humanos, sin perder de vista a los otros. Ninguna forma de crecimiento social ha incluido en su consolidacion la exclusion del otro, la despersonalizacion de quien es diferente, ni la degradacion. Los grandes personajes a este respecto han ido consiguiendo, a lo largo de la historia, que el fuego del odio o la venganza se apagaran gracias a un deseo compartido de avanzar, comprendiendo las diferencias que existen y son innegables.

Y esto comienza no fuera, sino dentro. Todas estas mujeres y hombres que han peleado por un mundo mejor, lo han hecho desde su propia empatia, desde su propio reconocimiento del otro, desde la sensibilidad a lo humano y compartido (muchas veces el sufrimiento)no solo desde la ideologia, la norma o lo establecido.

¿Podremos nosotros, nosotras, ceder a la inclusion del otro que es diferente y de forma natural tiende a excluirnos? ¿Seremos asi de valientes algun dia?

  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *