Inteligencia emocional

El ambiente familiar

EDUCAR es una sabia combinación de amor y autoridad.

El primer año de vida de un niño se dice que son los cimientos de su vida. En este tiempo se fijan de manera permanente una serie de estímulos, sensaciones y percepciones, que acompañarán a la persona a lo largo de toda su vida. Y la masa para hacer los cimientos son los afectos.

Rilke (poeta) decía que ” La verdadera patria del ser humano es su infancia”.

Es muy importante ir construyendo todo esto con dos ingredientes: la seguridad y el sosiego.

El bebe es un ser muy indefenso y muy dependiente. Los padres son su refugio, su modelo, su referente y aunque sea muy pequeño, él sabe sentirlos, sabe captar las emociones que ellos experimentan cuando están a su lado.

Lo fundamental en todo esto es el ambiente. Para el bebe sus padres son su primer ambiente.

El bebe necesita una buena referencia, para ir situando las impresiones que le llegan tanto de su propio cuerpo como del mundo exterior. Y este es el ambiente, el apoyo, que tenemos que ofrecer los padres y madres.

Los padres y las madres no tienen derecho a escribir la historia de sus hijos. Han de estar ahí, ayudándoles, pero desde actitudes de escucha, de espera, de sana cooperación, y no empujándoles siempre, exigiéndoles que sean eso que esperan de ellos.

Cuidado con no proyectar sobre vuestros hijos lo que vosotros quisierais haber sido o lo que no hicisteis a su tiempo.

El encasillar a un niño en un papel que se ajusta más a nuestras necesidades que a las de él no es una actitud de amor. El niño necesita que se le valore al margen de sus logros.

Si no procedemos con cuidado, podemos tomar erróneamente como pruebas de amor hechos tales como el afecto físico, el sacrificio, la sobreprotección, las expectativas elevadas, el tiempo que empleamos en los niños y los bienes materiales que les brindamos.

Los niños son extremadamente sensibles al grado de atención concentrada que reciben. La compañía sin verdadero encuentro no es compañía de modo alguno. Tenemos que estar físicamente con nuestros hijos mientras el foco de mi pensamiento se concentra también en él y no en cualquier otra parte. Tenemos que brindarles atención concentrada, compromiso directo el “estar por completo”. Los niños sienten la presencia interna. Es la calidad y no la cantidad del tiempo que se invierte en ellos lo que cuenta.

Con estas actitudes de escucha activa, de empatía, de respeto vamos afianzando su autoestima y su autonomia.

¿Como entiendes tú el ambiente familiar?

3 pensamientos sobre “El ambiente familiar

  1. Martica

    Aunque no soy profesional, es decir, con alguna carrera definida, soy madre de 3 hombres y una mujer. Adicionalmente, soy abuelita de 4 niñas y 3 niños. Sufrí el maltrato de mi cónyuge por 16 años, por ende , mis hijos tuvieron que estar solitos mientras yo trabajaba. Los pocos momentos que podía compartir con ellos los alargaba con juegos, risas, pequeños paseos al parque, sin a veces poder compartir más que un heladito pero mucho cariñito. Hoy soy una mujet de 50 años , enormemente feliz, Dios fue la fuente para que los años que los abandoné hoy les recompense a algunos de mis hijos cuidar sus pequeñitos. Lo hago con mucho cariño, creo que tengo inteligencia y manejo mis emociones a través de lo que retuve bueno y saqué lo malo de mi corazón.. Anhelo cada día cuidar un niño, sin ningún interés, recordándoles que Dios está con nosotros y que los papitos trabajan para un futuro mejor, que ellos los aman muchísimo. Eso les faltó a mis niños, con muchos vecinos pero todos se dedicaban a lo suyo. Lean la Palabra de Dios y sabrán lo mucho que adquirimos de sabiduría, inteligencia, dominio propio, entendimiento, templanza y hasta más. Quieren saber de mi testimonio hagánmelo saber.

    AbueMartica

  2. Olatz

    Gracias Martica por tu colaboración y por compartir con nosotros tu experiencia. Probablemente tus hijos recordarán positivamente la calidad del tiempo que pasaban contigo. Tu entrega y tu cariño. Deseo que disfrutes mucho con tus nietos y ellos contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *