Inteligencia emocional

Las Emociones de la Muerte

Si hay algo de lo que podemos tener certeza en esta vida es de que vamos a morir. Parece una frase lapidaria, que puede sonar dura y un puntito desagradable. No nos gusta especialmente conectar con esa característica inherente a nuestra condición de seres finitos. Y afortunadamente. Si tuviéramos que sentir a cada instante el paso irreversible del tiempo, la angustia no nos dejaría avanzar.

Sin embargo, lo que nuestra sociedad ha hecho con este hecho innegable, va más allá de la mera compasión. Hemos encerrado a la muerte en los hospitales, en la televisión. La hemos hecho prisionera de un sueño de omnipotencia, de hedonismo y eterna juventud. Vemos muertos virtuales de otros países, colores, ropajes, los vemos a través del cristal de los velatorios o los intuimos en las noticias de sucesos o las estadísticas de tráfico. Hemos sacado la muerte de la calle, de la vida del grupo. A pesar de que se trate de costumbres más o menos aceptadas, el luto ha desaparecido, los velatorios en casa han desaparecido, el féretro ya no recorre el pueblo y, por supuesto, los niños son apartados del “horror” de la muerte. La ilusión de haber vencido a la muerte es tal que hasta se escriben manuales de Resucitación Cardio-Pulmonar. ¿Realmente pensamos que escaparemos de ella si no la miramos a la cara?

No podemos negarle a nadie sus mecanismos de defensa, su forma de afrontar aquello que resulta apabullante, tan impactante que crea una indefensión insoportable, y por supuesto que la muerte de un ser querido es una de esas situaciones en las que necesitamos algo más que simplemente “superarlo”. Entonces negamos o buscamos culpables, y nos querellamos contra el hospital, o pedimos a gritos la cadena perpetua. Son maneras de no conectar con un profundo dolor, que claro que nos pertenecen legítimamente como personas. Sin embargo, cuando como grupo apartamos la mirada de la muerte de verdad, la que sucede alrededor, nos lo ponemos más difícil para seguir adelante.

¿Es el dolor es necesario para crecer?

Un pensamiento sobre “Las Emociones de la Muerte

  1. Edu J.

    Creo sinceramente que, como bien dices, a nadie le gusta pensar en la muerte. La vida es un regalo que no dura eternamente, como la misma belleza, que es totamente efímera. Posiblemente, como bien propaga el nuevo anuncio de una famosa empresa de refrescos, es posible que lo único que no te guste de la vida sea lo corta que esta te pueda parecer. ¡¡Gracias por esta relfexión Igor!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *