Inteligencia emocional

La Ciudad despierta.

 

Abril, días soleados, temperatura agradable, buen tiempo. entrada la primavera y ¿la sangre se altera?.

Existen numerosos estudios sobre la posible relación entre el clima y los estados de ánimo. Unos defienden que sí influye, y otros que no. Controversia y debate como en todos los órdenes de la vida.

Jon Berástegi en su buen post . ¿El clima afecta a la felicidad? hace alusión a ello.

Lo cierto es que la Ciudad despierta de su largo letargo invernal. Se transforma. Aparece con pleno esplendor su dimensión cromática. La luminosidad del Sol hace aparecer el contraste de la sombra, dando volumen y relieve a calles y edificios.

Las flores de temporada animadas por la luz y el calor primaveral convierten los jardines, plantas y árboles en animados mosaicos multicolores que alegran el paisaje urbano, y….a las personas.
Las terrazas de bares y cafeterías se llenan de gente que sientan sus prisas al calor del sol esperado tan ansiosamente durante los largos meses invernales.

Los parques se llenan de alegría y bullicio infantil, sus bancos se ocupan por padres y madres en paciente espera y animada charla, el final del juego de sus hijos una vez que el sol pierde su fuerza vespertina; y en algún que otro rincón, el amor juvenil se expresa en forma de “El beso” o “Los amantes” de Rodin.

El ambiente se caldea y las calles se perciben más alegres. La vida sale a la calle como explosión de emoción.

El ritmo de vida parece ralentizarse al mismo tiempo que la sonrisa pone expresión alegre en las caras de las personas.

Seguiremos sin saber si el clima influye en los estados de ánimo, en la felicidad de las personas, pero ¿necesitamos saberlo científicamente?. ¿No nos sirve experimentar y percibir alegría, buen humor, ilusión, ganas de hacer cosas para sentirnos felices?

Seguramente si el “Señor del Tiempo” nos pronostica un fin de semana lluvioso, nos enrabietamos, nos quejamos y nos sentimos un poco deprimidos.

Parece ser que estas sensaciones las experimentamos todas las personas y dedicamos largos ratos a la conversación sobre el tiempo. Es algo que nos ocupa y preocupa. Entonces….en ¿qué quedamos?, ¿el clima afecta a las emociones y felicidad de las personas?.

Un pensamiento sobre “La Ciudad despierta.

  1. Arantza Echaniz

    Javier, no sé, científicamente, si el clima afecta a las emociones o no, pero sí sé lo que a mí me afecta. Y es cierto que un día de sol después de muchos días grises te anima, parece que te levanta la moral. Y al contrario, muchos días grises y de lluvia nos acaban alterando. No tenemos más que acordarnos lo que pasó en los meses de octubre y noviembre…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *