Inteligencia emocional

Motivación: Nuestro “Equipo A”

Desde niño siempre me ha apasionado todo lo que concierne a la motivación y este es uno de los motivos que me ha impulsado a escribir estas líneas.

No podría comenzar este post que versa sobre la motivación sin explicar que, como todos sabemos, la verdadera motivación de la persona es intrínseca, es decir, que somos nosotros mismos los que tenemos que poner nuestro granito de arena para lograr estar motivados, puesto que la verdadera motivación nace, en primer lugar, en uno mismo.

Esto quiere decir que si una persona no lo desea, por más que los demás  intenten motivarle no conseguirán lograr su objetivo. Es más, debido a que la motivación es un proceso voluntario, si deseamos motivar a alguien deberemos crear contextos que faciliten , en la medida de lo posible, que la persona en cuestión se pueda motivar, aunque la última palabra siempre la tenga dicha persona.

Sin embargo, no podemos echarnos todas las flores encima diciendo simplemente que la motivación es un proceso puramente personal, porque aunque tenga parte de verdad, no podemos olvidar a todas aquellas personas que se encuentran a nuestro lado intentado generar esos contextos para que nosotros podamos estar motivados.  Debo confesar, llegado a este punto, que este es el verdadero motivo de este post.

No puedo evitar sonreír al recordar aquella serie de televisión en la que un grupo fugitivos en una graciosa furgoneta negra se dedicaban a prestar ayuda a  aquellas personas que la necesitaban.  Tal y como lo menciono al dar formación, creo sinceramente que aquellas personas que están ahí para nosotros día sí día también, siempre dispuestos a echarnos un cable en el momento en que más lo necesitamos, cumplen un rol similar a ese equipo de personas de esa famosa serie de televisión. ¡Podríamos decir que son nuestro “Equipo A“!

Nuestro “Equipo A” son todas aquellas personas que no dudan en ofrecernos su ayuda en todo momento, que intentan crear esas situaciones favorables para que tengamos siempre ganas de hacer las cosas mejor y de superarnos, que nos apoyan tanto en nuestros triunfos como en nuestros fracasos, intentando siempre que veamos el lado positivo de todo aquello que nos rodea, que se atreven a decírnoslo cuando creen que nos estamos equivocando.

Por esta razón, quiero dedicar este post a mi “Equipo A”.

Estas líneas son para vosotros. Para todos aquellos que creéis en mí y mis posibilidades, que a pesar de que me pueda caer a lo largo del sendero de la vida nunca dudáis que volveré a levantarme para resurgir con más fuerza, para todos vosotros que hacéis de este mundo un lugar mejor donde vivir, para todos los que leéis estas líneas que escribo aunque no compartáis mi mismo punto de vista.

¡Quiero daros las gracias de todo corazón por estar siempre ahí y por ser tan geniales como sois! ¡Porque nada sería igual sin vosotros! ¡¡¡Muchas gracias!!!

4 pensamientos sobre “Motivación: Nuestro “Equipo A”

  1. Arantza Echaniz

    Ciertamente todos tenemos un equipo A que puede variar a lo largo del tiempo y las situaciones, aunque hay quienes se mantienen en él todo el tiempo con mayor o menor intensidad. Yo también quiero dar las gracias desde aquí a mi equipo A.

  2. Elena Jubete

    Gracias a ti, Edu, por recordarme la importancia de mi “equipo A”. Y claro, ya sabes que tú eres parte de él. Un beso!

  3. Rogelio

    Creo firmemene en el equipo A que comentas aunque ese nombre sea una figura para dar contenido a un grupo de buenos amigos que confían en uno, que ayudan a crear nuestra autoestima positiva y que nos dan energía cuando la nuestra falla. Creo también en las personas que intentan crear entornos donde las personas se puedan desarrollar como seres humanos que son y que contribuyen con su trabajo al desarrollo de una organización, sea esta empresarial o puramente social. Creo en esas persona que nos dan motivos para que estemos motivados con la vida… y tambíén creo en ti Eduardo… mucho ánimo y mucha fuerza para seguir viviendo, trabajando y añadiendo valor a lo que sientes, piensas, dices y haces. Un saludo y, como dice Arantza, mil gracia a mi “equipo A”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *