Inteligencia emocional

“Somos lo que hacemos”

No hay semana que no encontremos en los medios de comunicación noticias de mujeres asesinadas a mano de sus parejas, o incluso padres que asestan cuchilladas a sus hijos, etc. La mayoría de las veces, el vecindario se muestra sorprendido por este comportamiento, y los implicados son descritos como vecinos ” normales, como todos“. Es una reflexión que surgió en un curso y que me gustaría compartir con vosotros.

No es mi intención buscar las causas de este tipo de actos, que pueden ser múltiples y las circunstancias muy diversas, ni darles explicación. La reflexión va dirigida al hecho de si realmente somos lo que hacemos. Si realmente nuestros actos pueden acontecer de la nada, o hay algo nuestro que no queremos mostrar pero que nuestros actos dejan en evidencia.

Esto último está relacionado con la “Ventana de Johari“, que nos da información de uno mismo, es decir, facilita la Conciencia Emocional. Hay un área libre donde compartimos información sobre nosotros sin miedo, con conocimiento y en libertad; no nos importa que los demás vean cómo somos y nos aceptamos con nuestras cosas buenas y malas. Esta área aumenta cuanta más confianza haya con los demás. Pero existe también un área privada, donde hay un temor para transmitir aspectos que conocemos de nosotros mismos pero que mantenemos ocultos ante los demás, que además supone un consumo de energía para guardar el contenido, y en un momento de “despiste” sale a relucir. Lo ocultamos porque no encontramos apoyos, por miedo a que nos juzguen, incluso por querer controlar o manipular algo o a alguien.

Todos en un momento dado mostramos más o menos de estas áreas según con qué personas estemos en ese momento; nadie estamos libre de esto. Pero hay gente que con mucho esfuerzo se muestra de una determinada manera para obtener la aprobación o aceptación del grupo, ocultando muchos aspectos de su persona, de forma que en un momento dado actúa de una manera que sorprende a los que tiene alrededor. Podremos encontrar ejemplos en la familia, en amistades, en el trabajo…y probablemente también en los agresores que he citado al inicio.

Esa parte de nosotros que ocultamos a los demás, por desconocido que sea para el resto, forma parte de nuestro “yo“, forma parte de nuestra construcción como seres humanos, y es parte responsable de nuestros actos. Completan este YO, la información que los demás tienen de mi y que yo ignoro, y mis capacidades potenciales, desconocidas para todos. Por eso, me atrevo a afirmar que somos lo que hacemos, y que es importante trabajar la conciencia emocional y conocernos mejor para que nuestros actos no nos pillen tan de sorpresa…

¿Qué opináis sobre esto? ¿Nuestros actos nos muestran tal como somos? ¿Somos lo que hacemos?

4 pensamientos sobre ““Somos lo que hacemos”

  1. santiago

    Muy interesante tema Itziar. Yo pienso que que examinando los actos de las personas puedes llegar a lo siguiente: En este momento valoro que x ha hecho determinada cosa que puede ser considerada Y según determinados acuerdos sociales u otras formas de valorar.
    Nuestro hacer denepende del observador del mundo que seamos en ese momento, y nuestro observador está constituido mayormente por los juicios que tenemos en ese momento sobre el mundo, los demás y sobre nosotros mismos.
    Nuestras experiencias en la vida y las interpretaciones que hemos hecho de las mismas son lo que tenemos para caminar por la vida. Y yo al menos me inclino a pensar que es lo más cerca que podemos estar de lo que somos, que es muy distinto de la idea que tenemos sobre lo que deberiamos ser y que tanta confusión causa a un buen número de personas.
    Un saludo afectuoso.

  2. santiago

    Perdón me dejaba algo importantísimo, cuando hablo de somos, quiero decir “somos hoy” “somos ahora” puesto que si no nos gustan los resultados a los que llegamos por nuestro hacer debido al observador que somos, podemos abrir un espacio de aprendizaje en nuestro observador y provocar haceres distintos que nos llevarán a resultados distintos. Distintos, no necesariamente exitosos.

  3. raquel

    Este post me recuerda a un capítulo de House. En este caso el paciente era un hombre que por alguna extraña enfermedad decía todo lo que pensaba, sin autocensurarse. Vamos, que dejaba al descubierto esa parte de la ventana de Johari que ocultaba a los demás. ¿Cuál era su verdadero yo? ¿El hombre que opinaba que su esposa tenía un trabajo de segunda porque su inteligencia no le daba para más o el que le había estado apoyando a lo largo de los años en todos los proyectos que ella iniciaba? Para ilustrar el debate, ponen el ejemplo de Harry Potter. Al parecer, por su naturaleza, Harry debía haber sido asignado al clan malo del cuento (el de ese niño rubio repelente). Sin embargo, escoge entrar en el grupo de los buenos. Somos lo que elegimos ser, lo que se materializa a través de nuestro comportamiento. Somos lo que hacemos.

  4. santiago

    Creo que la mejor manera de tratar sobre un tema tan interesante lo mejor es acercarse a la ciencia lo más posible, entiendo que hay programas en la televisión muy interesantes pero que en muchos casos solo intentan entretener como es lógico y tratan temas capitales con demasiada superficialidad. ¿Cúal es su verdadero yo? El primero es un juicio (valoración, propiedad de quien lo efectua)sobre el mundo de du esposa,difícil tendrá fundamentarlo y más dificil darle temporalidad (los juicios no pueden ser eternos)
    La segunda acción que realizaba el buen hombre es movida por una emoción,seguramente el amor, muy loable pero no determinante del ser. La historia de house termina derrumbandose por una sencilla razón: Si no puedo ocultar mis conversaciones privadas y le digo a mi esposa lo que ese buen hombre le dijo a la suya, después no creo que mi mujer acepte de buen grado mi apoyo sabiendo lo que pienso sobre ella. Pues así sin más es un juicio negativo sobre su mujer que carece de fundemantación.
    Para terminar quisiera hacer la siguiente reflexión… Si yo quiero ser como mi vecino y en mi HACER cotidiano hago exactamente lo que mi vecino hace, durante años…¿Seré mi vecino? ¿Cuanto lograré acercarme a su ser? ¿Quién seré? ¿Qué nos diferenciará a los dos?
    Somos lo que elejimos ser: Ese hombre eligió ser su vecino.
    un saludo

Responder a raquel Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *