Inteligencia emocional

CEIG: Personalidad de las organizaciones

 

CEIG: Grupo de Innovadores en Gestión.

Las personas son parte fundamental de nuestra organización“, “gestionamos las personas“, “las personas son uno de los activos más importantes“, estas son algunas de las frases que más se escuchan en los últimos años cuando a las organizaciones se les pregunta por sus valores o cultura. No cabe duda que las organizaciones son personas, y por tanto si se cuida una organización se cuidan las personas. Lo malo de todo esto es que no siempre existe correlación entre una organización saneada económicamente y una organización saneada humanamente.

Digámoslo de otra manera, no importa tanto el clima en sus organización o los mensajes negativos de sus empleados, lo que importa de verdad es ganar dinero. Vale, se me olvidaba, una buena gestión de las personas ayuda a que una empresa aumente su producción, o sus ventas o su creatividad. Pero a una compañía que lleva años ganando mucho dinero sin tener en cuenta esto, ¿qué le puede cambiar?¿la crisis? Quizás este sea el momento de verdad en que toda organización, sea grande o pequeña, privada o pública, empiece a tener en cuenta en su “modus operandi” la gestión de las personas o más allá, la cultura, la motivación o el clima. Ojalá, pero creo que en el fondo hay otro factor que hará que esto que digo cale de verdad en las organizaciones y es “su personalidad”.

No digo nada nuevo, las compañías de marketing llevan años trabajando en esto. Una empresa que gana mucho dinero es vista como una empresa de éxito, pero ¿realmente tiene una buena imagen o una buena personalidad? No necesariamente, pero seguro que ya está gastando muchísimo dinero en cambiar su personalidad, con las compañías de marketing claro. Pero es que ¿habéis visto compañías de marketing trabajando con el clima, motivación, gestión de personas, cultura? Sí claro, con la imagen del Presidente, Director General o del gurú vende libros.

Creo que no se está enfocando correctamente. Me explico, la manera en la que compramos productos y servicios está cambiando, el mercado de consumo ya no es lo mismo. Quizás el efecto de verdad de este cambio está siendo algo lento, ya que es difícil entrever su efecto en medio de una crisis de consumo precisamente, pero me refiero a como utilizamos las redes sociales, SMS, el boca a boca, compra por internet, el correo electrónico, el periódico, blogs, todos estos utensilios a la hora de comprar. Como ha cambiado nuestra forma de ver  o valorar las marcas de las compañías. Tenemos más información sobre las empresas, organizaciones y sus personas, tanto cercanas como lejanas.

Al final, como si se tratara de una persona, con toda esa información creamos una imagen de la organización en nuestro cerebro, una imagen que es recordada cada vez que compramos su producto. A eso le llamo yo personalidad, no solo al color o el logotipo o el anuncio de la tele. ¿Qué nos hace sentir una marca, un nombre, un producto? ¿Qué emociones nos crea? ¿Es sólo debido a la imagen o la experiencia de probar el producto? ¿o podemos añadir factores que tienen que ver con las personas de esa organización? Por ejemplo se ve más claro en los aspectos sociopolíticos.

Seguro que la imagen que tenemos de Estados Unidos no es debido a su bandera, a la Coca cola o a Hollywood, ahí está ese Obama que habla tan bien, que crea emociones e intenta darle una buena personalidad al Estado, pero lo conseguirá si contagia a los suyos.

Al fin y a cabo las personas que trabajan en las organizaciones forjan su personalidad y eso se ve o se siente, o se oye, o… vamos que nuestros sentidos recogen un conjunto de datos sobre una organización y crean una emoción pequeña o grande pero algo.

En definitiva, la inteligencia emocional forma parte de la personalidad de la organización.

¿Usted qué opina al respecto?

10 pensamientos sobre “CEIG: Personalidad de las organizaciones

  1. Edu J.

    Me ha gustado tu post por la sinceridad de tus palabras, por expresar tan bien la realidad que nos rodea empleando el concepto de la personalidad de las organizaciones. Estoy de acuerdo contigo en la mala aproximación a este tema que está teniendo lugar hoy en día y creo sinceramente que se necesitan personas con tu forma de ver las cosas para líderar las organizaciones del futuro. Qué grande eres!!!

  2. josetxo

    Cuando el homínido (el más versátil de todos los animales pero en nada el mejor) se hiergue y domina la distancia accede al arte de pensar (prever para elegir huir y cómo o enfrentarse y cómo en función del predador o predado con el que en cada caso se encontraba…). Un arte que dejó de serlo cuando mucho más adelante accedió al conocimiento (tomó conciencia de que pensaba). Y a partir de ese momento utilizó el pensamiento como la mayor de las armas con las que más adelante sometió a todos sus predadores. Nada ha cambiado. El pensamiento mantiene intacta su función predadora, y la empresa sabe que necesariamente tiene que predar si no quiere ser predada.
    Mi querido amigo: Todas las empresas del mundo son asesinas. Matan para sobrevivir, pero matan.
    Todo el resto es marketing (revestimiento de fachada) diseñado con el único objeto de engatusar al cliente y a la sociedad, y sé que me entiendes. Al fin y a la postre es el mismo marketing que tú mismo realizas en este post para vender…

  3. optimizacion y publicidad web

    las peliculso, el internet, las redes sociales, el acceso y la intercomunicacion total nos crea una inteligencia emopcional deacuerdo a ciertos productos, estos sentimientos son causados por una publicidad que nos bombardea hoy de todos los sectores haciendonos sentir diferentes cosas, es asi como empresas como google o coca cola tienen una buena imagen simplemente con ver el lema de google “dont be evil” y es asi como perdemos de vista que monopoliza un mercado en crecimiento

  4. Rogelio Fernández Ortea

    Me gusta el concepto que planteas de personalidad de empresa. Quizás podremos hablar tambien de valores compartidos, de cultura, de comportamientos que se producen en la organización a todos sus niveles, de emociones individuales pero también de las emociones colectivas que prevalecen en la organización. La personalidad de la empresa, como la de las personas se puede cambiar, modular con el tiempo y deberemos conseguir organizaciones que tengan una forma de ser adecuada a las realidades individuales, grupales y del entorno competitivo para que sean organizaciones sostenibles en el tiempo tanto a nivel competitivo como humano… ¿difícil?… sí pero terríblemente retante y positivo para todos.

  5. Pingback: Innobasque

  6. Ion

    Estoy contigo Igor!! creo que hay empresas que carecen de personalidad y otras muchas con una personalidad fundada al azar, de forma no deliberada. Creo que la personalidad de una empresa tal como la describes tiene que ver con los cimientos de esta, con los valores, misión, en definitiva con la esencia de esta,…y creo que la definición de lo anterior ha de ser un ejercicio serio y sincero que toda empresa debería llevar a cabo, más aún en los tiempos que corren. Zorionak!!!

  7. J. Carlos

    ¡AY Igor! Has tocado un tema que es casi como destapar la caja de Pandora.

    Ahora estámos con lo de la “responsabilidad social corporativa”. Avanzamos en una dirección y de pronto nos damos cuenta de que nos hemos pasado de la raya, que se nos han ido las cosas de las manos o que hemos perdido el Norte; y a partir de aquí a tratar de enderezar el rumbo. Yo creo que en muchos casos -aunque se haga de forma bienintencionada- la retaila de misión, visión y valores no son más que un maquillaje amable.

    El objeto de toda empresa es vender (recuerdo que una las primeras “recomendaciones” que me hizo el gerente, a las pocas semanas de entrar a trabajar como Director de Recursos Humanos en una empresa industrial fue, “aquí estamos para ganar dinero”), y para eso sirve el marketing, la publicidad, la propaganda, etc. Y es lícito ganar dinero, dando además de paso de comer a muchas familias.

    La cuestión es para mí, desde el punto de vista psicológico, que muchas empresas padecen un problema de personalidad, de doble personalidad. Una especie de “Doctor jekill y Mister Hyde”. Con la publidad muestran su mejor cara, su cara maquillada; pero pueden esconder un terrible secreto, un “secreto de familia”: maltrato, desconfianza, celos, envidia, codicia, violencia, mentiras, explotación, ruindad, deslealtad, contaminación, enfermedad, muerte…

  8. Dr. Manhattan

    Sólo quería aplaudir los grandes comentarios de josetxo y J. Carlos. No puedo más que suscribir vuestras palabras.

  9. Pingback: Misión y visión vs. alma y espíritu | Rogelio Fernández Ortea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *