Inteligencia emocional

Disfruto con este trabajo

Problemas, problemas y más problemas… por diferencias en los valores que tiene la empresa y los que tienen los trabajadores, por una visión muy economicista y a corto plazo de la empresa o de las personas que la dirigen, por dificultades en la comunicación con los compañeros, con los jefes,  con los clientes o con los proveedores, por tener mucho trabajo o  por tener poco  en definitiva, problemas que hacen que, cuando me levanto por la mañana antes de que suene el despertador porque precisamente esos problemas me hacen dormir mal, no quiera ir a trabajar. Sin embargo, hay una actividad en mi trabajo, una parte de él que me hace feliz, que hace que el día se ilumine y que cuando termino la jornada esté completamente satisfecho y tranquilo. Ese trabajo es el CEIG (Curso de Especialización para Innovadores en Gestión).

Esta parte de mi trabajo me está permitiendo encontrar un espacio en el que la transformación empresarial basada en las personas cobra vida en su conceptualización, en su planteamiento más filosófico. Filosofía que trata de ser práctica poniendo en valor los conocimientos de management necesarios para desarrollar, en las organizaciones modernas, los procesos que pueden permitir la sostenibilidad de la misma, su competitividad a medio y largo plazo: Cultura,  Liderazgo, Innovación, Emprendizaje y Cambio Organizativo. Estos conceptos están íntimamente relacionados con las personas  y el elemento que focaliza la atención en las mismas como elemento de transformación empresarial es la Inteligencia Emocional, la gestión de las emociones en las personas que componen una organización y también la gestión de las emociones como forma de mejorar la praxis de los procesos antes descritos.

No obstante, lo que a mí me permite “descansar” cuanto estoy trabajando en el CEIG no es tanto la estructura del programa formativo, la excelencia de los profesores, la apuesta en la financiación que ha realizado el Departamento de Innovación y Sociedad del Conocimiento de la Diputación Foral de Gipuzkoa, o la institución donde se desarrolla, la Universidad de Deusto,  sino los componentes del mismo, los alumnos, el mejor activo que tiene el CEIG. Su pasión por la empresa que les ha llevado a realizar un curso que mejore, si es posible, sus habilidades de gestión, la entrega que muestran por sus organizaciones pero también su entrega al cambio, al cambio personal como forma de cambio organizativo.

La aportación personal que hacen durante las clases es de una gran generosidad, ya que no solo se plantea desde el ámbito laboral, sino que también se realiza desde lo personal. Su compañerismo, su sentido el humor, sus diatribas con las teorías que se presentan y su posible adaptación a sus organizaciones, su visión crítica de la viabilidad de desarrollar la IE en las organizaciones vascas desde la puesta en práctica de la misma, desde el desarrollo de sus propias competencias emocionales, analizando el problema desde dentro y no sólo como meros espectadores.

Un grupo de personas emocionadas y que emocionan… por lo menos a mí. Un grupo formado principalmente por hombres y de formación muy técnica y que sin embargo son el paradigma de la  máxima que dice que  en lo emocional  todos somos singulares pero iguales en lo que nos fundamenta como seres humanos,  sin importar el género, sin importar la formación previa, solo atendiendo a su vertiente más humana. Un grupo de personas que quieren mejorar sus organizaciones y que estoy convencido de que lo van a conseguir.

Yo solo asisto como convidado de piedra, con el agradecimiento de poder estar con ellos y de que ese trabajo se convierta en la gratificación de una semana de trabajo que, a veces, tiene pocas gratificaciones.  Por todo esto, a Olatz, Juan Mari, Edu, Carlos, Iñaki, Alaitz, Jon, Igor, Jokin, Ion, Fran y  Juan junto con todas las personas que desde su labor docente están interviniendo en el proyecto,  a las instituciones que lo han permitido y con especial agradecimiento a los ponentes que están ejemplificando lo más innovador en mamagement vasco actual… a todos ellos… muchísimas gracias por hacer que disfrute de verdad en mi trabajo… MILA ESKER GUZTIOI!!!!

Esto es lo que a mí me da la alegría en el trabajo… ¿y a ustedes?

8 pensamientos sobre “Disfruto con este trabajo

  1. Olatz M.

    Mila esker a ti Rogelio por la valentía al lanzar este proyecto innovador. No es fácil hoy día saltarse los clichés,arriesgarse y creo que tu firme creencia en la necesaria transformación empresarial desde las personas ha hecho que contagies esa pasión a todo el que se te pone en frente. Gracias por habernos dado esta oportunidad de tener un lugar de encuentro donde aprender, compartir,reflexionar, crecer y volvernos a ilusionar hacia ese nuevo enfoque de empresa… desde las personas. Un abrazo & mila esker!!

  2. Beñat

    No podemos dejar que las cotas de nuestra “alegría” o “felicidad” dependan en demasía de lo que nos pueda acontecer en la vida. De ser así, nos convertimos en seres dependientes y reactivos. Ten en cuenta, y espero que me perdones que te hable como un “abuelito”, que los problemas, por muy grandes que nos parezcan, únicamente los genera nuestra mente. Incluso ni la enfermedad o la muerte son problemas. Siéntate y mira, sin juzgar, sin evaluar, sin pretender, con humidad, con infinita humildad.

  3. Jokin

    El otro día me decia mi mujer:
    Te noto algo raro desde que estas en ese postgrado, y yo le pregunte,
    Ese raro que es para ti? bueno ó malo?
    Me contesto, que tardaba algo más en responder en general a casi todo y que si ya era exageradamente observador, ahora es increible e incluso descarado como te fijas en las expresiones de las personas, SI para mi es mejor; esa fue su respuesta.
    Te preguntaras Roge porque te cuento esto.
    Pues la respuesta es muy sencilla, hoy me siento con ganas de decir: Que este postgrado me está cambiando la forma de ver la vida, si ya antes erá feliz, ahora lo soy más, y todo es gracias a vosotros, todos los que formais parte del CEIG, aprendo muchisimo de todos.
    Es una gozada, GRACIAS ROGE…..
    “I LOVE EMOTIONS”

  4. Arantza Echaniz

    Yo te quiero decir Roge, que me alegro que haya algo en tu trabajo que te haga feliz y te dé sentido. A mí también me pasa en el trabajo, el matrimonio, la familia, y diría que en todo… que hay muchos momentos que tengo que, literalmente, engancharme a esas pequeñas alegrías y satisfacciones que me dan sentido para seguir adelante y hacerlo con alegría.

  5. Jon Otaegui

    Soy uno de los miembros del CEIG, y si antes creía que ya era un afortunado por vivir en las condiciones que vivimos, que voy a decir ahora que puedo asistir cada semana al curso. Como dicen algunos de mis compañeros es un lugar de encuentro de personas, que tenemos como la inguietud máxima, dar el protagonismo a las personas en sus organizaciones e intentar comprender desde los aspectos emocionales nuestros comportamientos.
    Simplemente gracias a todos, pero sobre todo a tí ROGE.

    Un abrazo, y nos vemos el viérnes

  6. Juan Mari

    Egun on Roge:

    Como participante del CEIG comentar que, cuando me matricule en el mismo, tenía muchas dudas, dado que en la sociedad actual el mundo de las emociones, sentimientos,….. sólo es posible, siempre y cuando se consiguen los objetivos del corto plazo; es decir en un segundo plano.

    Pero tengo que decir, que el resultado esta superando por mucho las mejores expectativas. Creo que en todo esto gran parte de culpa la tienen la complicidad, las ganas de aportar, las ganas de aprender, las ganas de compartir y contar nuestras vivencias profesionales y personales creencias,……….
    Tras estos módulos de aprendizaje, me propongo un reto personal importante, aplicar, o mejor dicho tratar de aplicar, todo, o al menos, parte de lo que estamos aprendiendo en la vida cotidiana, tanto en la personal como en la profesional.
    Gracias a todos.
    Por cierto Roge, tu y tu eqiupo teneis otro reto, seguir con el proyecto de introducir este mundo en la empresa.
    Un abrazo

  7. Pingback: Innobasque

  8. Jon Otaegui

    Simplemente me gustaría añadir unas palabras al comentario de Juan Mari.
    Entiendo que a todos nos gusta que la responsabilidad recaiga en el otro o los otros, pero en este caso considero que debemos cada uno de nosotros asumir nuestra responsabilidad.
    Por lo tanto, Roge, tu equipo y nosotros (los miembros del CEIG) tenemos el reto de introducir el mundo de la inteligencia emocional en la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *