Inteligencia emocional

Moral, ética y ley

Hace unos días hemos podido disfrutar de mucho cine en Donostia, gracias a su festival. Tuve la suerte de ver una película, “El secreto de sus ojos“, muy recomendable por cierto y del que no os voy a desvelar nada, que por lo menos a mi me hizo vivir muchas emociones diferentes y sobre todo me hizo pensar una vez más en que la moral, la ética y la ley no siempre van de la mano; hay cosas que pueden ser legales y no éticas, y otras muchas que pueden ser ilegales, pero éticas.

Puede que a algunos os sorprenda esta afirmación. Personalmente, comparto la definición de  J.A. Marina sobre la moral y la ética:

La moral es un sistema normativo de cada cultura (p.e. la moral cristiana), por lo que hay tantas morales como culturas. Un ejemplo puede ser que en nuestra cultura se puede considerar inmoral que un hombre tenga 3 mujeres, pero en esa cultura les parece inmoral que la gente “abandone” a sus ancianos en residencias.

La ética es la moral transcultural; una moral transversal que engloba la parte común de todas las culturas, por ejemplo, los derechos humanos. No es un repertorio de prohibiciones, deberes u obligaciones. “Es un conjunto de soluciones y posibilidades que juega a favor de cada uno de nosotros y aumenta nuestro poder…”, fuera de la ley del más fuerte.

Kohlberg en su teoría nos dice que el desarrollo moral de las personas tiene diferentes etapas, siendo la sexta y última la etapa de los principios éticos universales, en el cual se considera que “lo justo” es seguir estos principios éticos que se descubren por el uso de la razón, incluso por encima de los acuerdos sociales, si estos dos se contradicen.  El sujeto es el fin en sí mismo.

Si un farmacéutico vende una medicina que le ha costado poco a un alto precio para ganar dinero, y un hombre que no la puede comprar se la roba para salvar la vida de su mujer está incurriendo en la ilegalidad, incluso en la inmoralidad. ¿Está teniendo un comportamiento ético?  El ojo por ojo, aceptado en algunos países o culturas, nos puede parecer lo más justo a veces, y sobre todo si estamos emocionalmente muy implicados, ¿pero es algo ético? ¿Qué pasa cuando se contradicen ley, moral y/o ética? ¿Es la moral o la ética lo que nos marca si algo está bien o mal? ¿O es la ley?

Aquí entra la capacidad de cada uno de crear y seguir unos principios propios basados en las normas de la cultura de cada uno, pero siempre con lo ético como marco principal. La crítica a las normas sociales es una de las habilidades emocionales.  Es lo que nos da autonomía.

Pero ¿creéis que la sociedad busca sujetos autónomos? ¿Promovemos la reflexión y el razonamiento?

3 pensamientos sobre “Moral, ética y ley

  1. adriana hernandez

    saben algo, yo creo que las emociones realmente son un misterio de nuestro cuerpo sabe muy como expresarlas como un programa de computo, las emociones se activan rapidamente con cualquier cosa o suceso y estoy de acuerdo que lo moral,la etico y la ley son como el medio por el cual se debe tener mas atencion y cuidado para saber manejarlos de forma adecuada.

  2. J. C. Lopez Ubis

    “La ley debe ser ciegamente respetada y libremente discutida”(Gumersindo de Azcarata). Y según Plutarco la verdadera libertad es sujetarse a las leyes de la razón. El problema llega cuando la ley no se ajusta a la razón y surje la injusticia, que como dijo Francisco de Quevedo: donde hay poca justicia es grave tener razón.

  3. Jorgillo

    Marina de una de las personas más desacertadas a la hora de definir ética y moral…y Kohlberg sabe más lo que se dice, aunque hay autores muchísimo mejores que hablan de estos temas…
    Y por supuesto que la sociedad de hoy en día no busca sujetos autónomos, y no promueve la reflexión y el razonamiento. Hoy en día desde la sociedad los políticos tienen ideologías, y aunque la razón les diga que está equivocada (ej: como afronta la crisis el gobierno español), su ideología está por encima, aunque los resultados sean nefastos. Esto tb incluye por supuesto a la oposición.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *