Inteligencia emocional

¡Busca en tu interior!

Estoy viviendo una situación que nunca me hubiera imaginado. Mi matrimonio se acaba después de 15 años, a los que hay que sumar casi diez de noviazgo. Pertenezco a una familia muy creyente y he sido educada en valores tradicionales. Cuando me casé lo hice con el convencimiento de que era para toda la vida. Por eso este momento es especialmente duro. Además, no es que haya habido terceras personas o problemas graves. Entendemos la familia de forma diferente, tenemos visiones que se han vuelto irreconciliables. Nos queremos y no queremos acabar haciéndonos daño ni a nosotros ni a nuestro hijos. Esto último es lo que hace especialmente difícil la decisión.  Nunca hubiera querido esto para mis hijos.

Tenía claro que no quería seguir como estábamos pero ahora siento una profunda tristeza… Ninguno de los dos hemos hecho un drama, ha sido civilizado… Pasa por delante de mis ojos mucha vida, muchos momentos, mis sentimientos y emociones están desbocados… Y siento un frío inmenso (literal). Estoy congelada como si algo hubiera dejado de funcionar dentro de mí…

Racionalmente sé que probablemente es lo mejor, pero estaba acostumbrada a la situación, había encontrado cierta comodidad en la misma, era lo conocido. Ahora vienen cambios importantes y lo desconocido… Me toca elaborar mi duelo y acompañar a mis hijos en el suyo. Tengo que recorrer mi camino de las lágrimas. “Hablar de la elaboración del duelo no parece un tema que nos remonte al disfrute, que nos remonte a la alegría, es un tema que tiene una arista que conecta, por supuesto, con el dolor. Este camino, el de las lágrimas, enseña a aceptar el vínculo vital que existe entre las pérdidas y las adquisiciones. Este camino señala que debemos renunciar a lo que ya no está y que eso es madurar” (Bucay, p.5)

Y en este camino tengo que soltar lastre, que desapegarme de muchas cosas, que enfrentarme a algunos miedos, que abrirme a nuevas posibilidades… “Elaborar un duelo es aprender a soltar lo anterior. Sin embargo, si tengo miedo de las cosas que vienen y me agarro de las cosas que hay, si me quedo centrado en las cosas que tengo porque no me animo a vivir lo que sigue, si creo que no voy a soportar el dolor que significa que esto se vaya, si voy a aferrarme a todo lo anterior…”. (Bucay, p.10)

Conozco racionalmente el proceso, ahora me queda superarlo. Bucay (p.23) hace la comparación de la elaboración del duelo con el proceso de cicatrización de una herida:

  • Herida = Duelo
  • Vasoconstricción = Incredulidad
  • Dolor agudo = Regresión
  • Sangrado = Furia
  • Coágulo = Culpa
  • Retracción del coágulo = Desolación
  • Reconstrucción tisular = Fecundidad
  • Cicatriz = Aceptación

¿Y en este momento cómo salir adelante?¿Cómo elaborar el duelo de una forma constructiva? Veo dos caminos que habré de recorrer en paralelo. En primer lugar, como decía el ‘cuento’ del principio, tengo un importante camino hacia adentro. Debo mirar hacia mi interior y conectar con lo que soy. Debo reelaborar algunos de los aspectos que hasta ahora me definían en parte. Debo aceptar los cambios y mirarme con mucho cariño. Debo aprender de esta situación. El otro camino es el de apoyarme en mis amistades, el de pedir ayuda y dejarme querer y acompañar, pero siempre conectando con mi búsqueda interior y no escapando de ella.

14 pensamientos sobre “¡Busca en tu interior!

  1. Rogelio

    Sólo agradecerte que compartas con nosotros tus emociones, tus sentimientos y tu momento vital para que los demás podamos aprender con ello. Conociédote, no me estraña el post y por ese mismo motivo, estoy convencido que tu duelo va a ser corto y efectivo ya que !tu eres grande amiga mía¡ Un beso muy gordo Arantza…

  2. I.

    Lo cierto es que nunca pensamos que “lo malo” nos va a pasar a nosotros, es como infinidad de cosas en la vida que damos por hechas, pero… la vida y la realidad se imponen. Y es hora de recoger los pedazos, es verdad la frase del comentarior anterior tú vales mucho, TU (en individual, que no sola), y nada tiene por qué ser más difícil que lo anterior, ni tampoco más fácil… Es la oportunidad del fénix…

    Ya sabes… Os queremos…. te queremos…

  3. Amaia

    Gracias por el escrito. Descubro feliz que llevas adelante el hecho de la separación con cierta calma dentro de la desolación interior que ella conlleva. Me encanta la parte final donde reconoces que un buen camino para llegar a superar el duelo es contar con las amistades y demás. Espero formar parte importante de ellas, siempre teniendo en cuenta que respeto tu intimidad y el derecho a tu espacio, y agradecerte de antemano que nos tengas a todos en cuenta en este nuevo camino que ahora comienzas. Un besazo enorme de la peque.

  4. Blanca

    Aran,excelente reflexión la que has hecho.Y no podia ser de otra forma, porque eres una excelente persona.Para mí,quizá lo más valioso de lo que has escrito,es lo de mirar hacia dentro y tenerte cariño.Eso es ,tu camino sigue,de otra forma, pero sigue .Y ahi estás ,presente y con conciencia,dándote cuenta de lo que ocurre y dejándote sentir .No hay otra manera.QUIÉRETE MUCHO Y DÉJATE QUERER.Los demás también te queremos y te necesitamos.Y tus hijos crecerán y madurarán,demuestráles,como siempre has hecho,que les quieres y sigue disfrutando de ellos.Ah! el libro de las lágrimas de Bucay me parece una de las mejores cosas que he leído acerca del duelo.Te ayudará SEGURO.Un besazo desde mi alma para tu corazón.Blanca.

  5. Raquel

    ¡Tienes un largo camino! pero todo pasa y con el tiempo te sentiras mejor, te lo digo con conocimiento de causa… yo también pensé que era para toda la vida.. pero estamos en un gran error. El amor no es eterno, hay que disfrutarlo mientras dure….

  6. Pingback: seofemenino

  7. Fco. Javier Bárez

    Querida Arantza, un gran y cálido abrazo de agradecimiento por tu post, por compartir tus “momentos emocionales” que como dice Roge, nos ayudan a aprender a los demás.
    Te entiendo con lo de las distintas concepciones de familia, de vida, de relación, de….es algo muy común y cuántas discusiones provoca.
    Sé que ahora lo que necesitas es tu tiempo de reflexión interior, de encontrar tu camino, tu nuevo proyecto de vida que sin duda girará en torno a tus hijos. Obsérvalos detenidamente, en ellos encontrarás amor, fuerza, ganas, motivos, proyectos y alegrías. Te enfrentarás a un nuevo viaje en la “montaña rusa de las emociones”, pero al bajar te espera la “bola de azucar”.
    Habéis sido muy valientes y eso a buen seguros ayudará en el futuro. Seguro que sales reforzada. Tú misma lo dices, has soltado lastre y por tanto podrás volar empujada por nuevos aires de felicidad. Ya has dado un gran paso, compartirlo abiertamente de forma sincera lo que demuestra tu “fuerza interior”.
    Ahora sólo podemos ayudarte con nuestro ánimo, con nuestro abrazo, con nuestro cariño y si lo necesitas con nuestras palabras, sabes que nos tienes cerca. .
    Creo que dicen que en momentos así crece el amor.
    Te queremos.

  8. M&M

    La verdad,es que me ha soprendido tu post.Me alegra saber que tienes tus ideas tan claras y espero que estes tan “fuerte” como nos estas haciendo ver.Esta es un situación “díficil y diferente” que tenemos que respetar los que estamos a tu lado y por mi parte apoyarte en todo lo que precises.No estás sola,somos muchos los que seguimos estando contigo para los malos y los buenos momentos.No pierdas la Ilusión,tus hijos necesitan verte feliz.”Ser feliz no quiere decir necesariamente estar disfrutando,sino vivir la serenidad que me da saber que estoy en el camino correcto hacia algo placentero,disfrutable,hacia algo que tiene sentido para mí.(…).Ser feliz no es un derecho solamente,también es, de muchas maneras,una obligación con la vida”(Jorge Bucay: El camino de la felicidad).Al igual que Amaia,espero ser un apoyo en el nuevo camino que ahora has decido realizar.Besitos.Os queremos M & M

  9. Andre

    Hola Aran, todo en la vida tiene su tiempo y el del duelo también pasa. Recuerda lo importante que puede ser tu actitud para que tus hijos aprendan a expresar sus emociones “calmada pero humana”. Aquí tienes tu otra familia con los brazos abiertos. TQM

  10. Ricardo Garcia Morales

    Hola Arantza

    Gracias por tu valor y tu madurez para hacer frente a esta situación. Si consideras que te puedo ayudar, soy todo oidos (en este caso, todo ojos y atención).

    Después de leer tu post, me vino a la mente el poema de la crisis:

    A ti, Crisis, Por todo lo que das. Por todo lo que eres. Por la Transformación que brindas: Una Revolución y una Evolución, En el Amor y en la Consciencia. Por la Oportunidad que siempre ofreces. Por la Belleza y la Vida que nacen de ti. Por todo, Gracias. A todo, Sí.

    Esta es una crisis. Es un cambio fuerte en tu vida, pero como todo lo que nos toca vivir, encierra una lección de vida.

    Me da gusto leer que lo entiendes muy bien y se que lo vas a superar, porque eres una mujer brillante y muy fuerte.

    Recibe un largo y fuerte abrazo con mi solidaridad.

    Te veo.

  11. Olivia

    Hola Arantza…

    Eres una Gran mujer, es admirable tu actitud al aceptar que la situación juntos no es lo mejor, otros podrían opinar que es una situación que no tiene remedio, pero justamente la separación les muestra una mejor relación, si no como esposos como padres, como personas… Es natural el miedo a perder lo conocido, pero en ocasiones nos acostumbramos a vivir en una zona de “confort”, Muchas veces rehusamos cambiar un hábito, ser más flexibles, probar un nuevo método o dejar a un lado algo que sabemos está trayendo destrucción a nuestras vidas. Nos aferramos con ofuscación a nuestro camino, aun cuando este produzca dolor y sufrimiento. Nos aferramos a una situación negativa que puede estarnos robando vitalidad, energía, creatividad y el entusiasmo de vivir.
    Generalmente, cuando realizamos una limpieza, nos sentimos aliviados, despejados, renovados, tenemos espacio para las cosas nuevas… Vaciar nuestra taza, para tener espacio para llenar con lo nuevo que viene.
    Lo que ahora parece una difícil subida, cuando estés arriba lo veras como una fácil bajada.
    Tienes todo para iniciar un camino nuevo, diferente, con fe lo lograras.

  12. Carmen

    Mi querida Arantza, gracias por ayudarme a encontrarte. No sabía como entrar en tu dolor y lo has hecho transparente.
    Sabes donde estámos, con mucho cariño, ánimo y suerte en tu nueva andadura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *