Inteligencia emocional

“Neuronas espejo o la soledad de las paralelas”

Releo la definición de neuronas espejo, esas células que se activan en nuestro cerebro al observar acciones, emociones y sentimientos en los demás para sentirlos como propios.

¡Qué importantes son para aprender de modelos, para el aprendizaje vicario, en el contagio emocional, en la empatía, en la compasión! ¡Qué necesario su concurso en el proceso de convertirnos en personas!

Releo la definición y me asaltan algunas preguntas. ¿Cómo andamos hoy en día de neuronas espejo? ¿Cómo anda nuestra cuenta de explotación neuronal? ¿Cuál es nuestro balance? ¿Necesitaremos acudir a la “nueva clínica” a solicitar implantes que aumenten su cantidad para hacernos más humanos? ¿Será su presencia en nuestros evolucionados cerebros tan escasa como el menos común de los sentidos?

Inquietante … Vivimos en el mundo de la imagen, forma y fondo se confunden, “el medio es el mensaje”. Un mundo con espejos por doquier, espejos photoshop que nos devuelven una imagen amable, joven, menos real, más estilizada. El nuevo Arquímedes nos desafía: “dénme una buena imagen y haré girar el mundo”. ¡Quedan desterrados los espejos del esperpento, quedan desterradas las imágenes distorsionadas, ya no nos hacen reír!

Millones de espejos, millones de imágenes, millones de narcisos, enamorados de la imagen soñada, ahogados  … ¿Evolucionará la presencia de neuronas espejo en sentido inverso al número de vídrios? ¿Serán las neuronas espejo un género en extinción? ¿Nos encontraremos ante parecido al oxímoron, atractivo como un “silencio atronador” pero contradictorio en sí mismo? ¿Será su desaparición resultado de la selección natural?

Releo la definición de neuronas espejo (Giacomo Rizzolatti), y me asalta una pregunta: ¿Sufrirán las neuronas espejo la soledad de las paralelas que sufren en silencio por no poder unirse ni en el infinito? ¿Se habrán reconvertido en células vidriosas incapaces de reflejar las emociones y sentimientos ajenos?

2 pensamientos sobre ““Neuronas espejo o la soledad de las paralelas”

  1. Gotzon

    Para mi que empiezan a estar saturadas de tantos reclamos a los que están expuestas. Cualquier día van a decirnos que hasta aquí hemos llegado. Que ya está bien de tanta explotación y que quieren descansar un poco de tanto trajín. Quizá eso sea lo que nos pasa

  2. Arantza Echaniz Barrondo

    En más de una ocasión me he preguntado qué me pasaría porque muchas veces soy capaz de ‘sentir’ lo que quien está enfrente de mí siente, ya sea físico o emocional. Ahora sé que eso se debe a las neuronas espejos y que lejos de ser un incordio me conecta con lo más humano que hay en mí; me permite desarrollar la empatía y pensar no sólo en mí, sino también en los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *