Inteligencia emocional

Juana. Un ejemplo de valores y capacidades emocionales desde Pakistán

Como todos los septiembres desde 2007, el pasado también estuvimos en las Nothern Areas de Pakistan cooperando como voluntarios con la Félix Baltistan Fundazioa. No es una colaboración puntual: desde que las trabajadoras y trabajadores de Fondo Formación Euskadi creamos EGUZKILORE, grupo de voluntariado corporativo, todos los años un equipo dedica parte de su tiempo a mejorar la calidad y equidad de la educación en el Valle de Hushé.

Es un trabajo enriquecedor. Sobre todo, porque la conversación con Akhon, Shanshair, Big Rustan, Rustan Ali, Basharat, Fátima, Rabia, Moladad y tantos otros está cambiando nuestra forma de percibir el mundo. En términos de R. Echeverría, un aprendizaje que está cambiando el tipo de observadores que somos.

Efectivamente. De las conversaciones significativas sales cambiado. Y, entre éstas, hay una que se repite en nuestro itinerario pakistaní: nuestros diálogos con la monja Juana.

Juana, para nosotras y nosotros, ejemplifica el poema de Bertolt Brecht Hay personas que luchan un día y son buenas, Hay quienes luchan un año y son mejores, Hay quienes luchan muchos años y son muy buenas Pero hay quienes luchan toda la vida, esas son las imprescindibles” Ella es ejemplo de esto último: ilusión, pasión por ayudar, solidaridad, generosidad, entrega, … demasiados valores para un simple post.

Engaña su cuerpo diminuto que esconde un descomunal corazón; engaña esa aparente fragilidad de quien ha dedicado 70 de sus más de 90 años a luchar por las personas más desfavorecidas, sin otra barricada que su fé, sin otro arma que la esperanza, sin más munición que la caridad. Más de 70 años luchando por las personas excluidas sin caer en el cansancio, sin caer en la frustración, aprendiendo. Los últimos 50 en lo más pobre del pobre Rawalpindi, en la tristemente empobrecida Pakistán. Desde la humildad, desde el cariño. Con un axioma que guía su conducta: hacer el bien.

Cada vez que estamos con Juana nos da una lección de ternura, de sentimiento, de ser capaz de ponerse en el punto de vista del otro. No le ha resultado fácil, ha supuesto un tremendo esfuerzo. “Es lo más difícil –suele decir-. Tienes que dejar de ser un poco tú misma y ponerte en la piel de las otras personas para entenderlas. Y muchas veces cometes errores. Pero así vamos aprendiendo”.

Desde la atalaya de la neurociencia hablaremos de empatía, desde la arrogancia intelectual nos referiremos a las neuronas espejo, seguro que buscamos explicaciones desde distintos paradigmas. Mientras tanto, Juana, Sor Juana, nos mirará con ternura, nos preguntará por su Pueblo vasco, por el Zarautz que dejó para trabajar en la India cuya liberación y separación de Pakistán vivió en primera persona.

Sonreirá. Nos dirá que a veces no nos entiende porque se está haciendo mayor, porque ya no puede utilizar como antes el castellano y el euskera, porque hoy su idioma es el urdú. Nos engañará, porque su agilidad le delata. Sonreirá por no hacer un desplante a sus invitados vascos. Porque sabe que confundimos mapa y territorio, realidad y discurso. Porque su humildad le impide decirnos que, si queremos cambiar las cosas, tenemos que “ponernos en la piel del otro” tenemos que “vivir las personas, lo que sientenporque sabe que, sin alma, sin sentimiento, sin emoción, nada vale la pena.

¿Usted qué opina al respecto?

6 pensamientos sobre “Juana. Un ejemplo de valores y capacidades emocionales desde Pakistán

  1. Pingback: Maria Moreno Rivas

  2. Pingback: Ignacio Quintana Esc

  3. Pingback: Tweets that mention Juana. Un ejemplo de valores y capacidades emocionales desde Pakistán | Inteligencia Emocional -- Topsy.com

  4. Pingback: Maria Tamayo

  5. Sergio

    Gracias Javi por compartir a Sor Juana con quienes no sabiamos de su existencia. Saber que existen personas como ella te llena de un no se que benefico, es como si te reconciliaras un poco con el ser humano. ¡Cuantas Sor Juana viviran hoy en el mundo! Desde aqui mi respetos y mi agradecimiento anonimo a todas ellas.
    Gracias Javi.

  6. pedro

    JAVIER RIAÑO A VER SI PREDICAMOS CON EL EJEMPLO…”ilusión, pasión por ayudar, solidaridad, generosidad, entrega, …” Y POR FAVOR DEJA DE HACER PROPAGANDA DE LA EMPRESA EN LA QUE TRABAJAS.
    ESKERRIK ASKO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *