Inteligencia emocional

Inteligencia Emocional: el uso de las emociones

En un post anterior, fundamentados también en David Caruso y  Peter Salovey, hablábamos de la capacidad de identificar emociones como un elemento clave e inicial de la Inteligencia Emocional. En este pots hablaremos de otra capacidad de ese constructo: el uso de las emociones.

Usar las emociones, tener el estado de ánimo adecuado, es un elemento clave para guiar el pensamiento y el conocimiento. Las emociones positivas pueden ayudar a nuestro pensamiento para generar nuevas ideas o incrementar su capacidad inductiva y las emociones negativas pueden proporcionar una mayor atención a los detalles y mejora la capacidad deductiva. Para ello, para el uso inteligente de las emociones debemos prestar atención a nuestros estados de ánimo y sacarles partido ya que, por ejemplo, cuanto estamos asustados nos fijaremos más en los detalles del entorno y cuando estemos contentos podremos explorar ese mismo entorno para encontrar nuevas oportunidades.

También tenemos que ver las cosas desde el punto de vista de los demás; la empatía requiere que generemos una emoción similar al de la otra persona y así comprenderle mejor al compartir un mismo estado emocional. Conforme vamos cambiado nuestro estado de ánimo también cambia nuestro pensamiento así que debemos sentir de otra manera para poder pensar de forma distinta, por lo que debemos mantener un registro emocional amplio mediante nuestras vivencias personales. Todas las decisiones tienen una parte lógica y otra de emoción, incluso la elección acertada de un trabajo. Debemos usar las emociones para resolver problemas generando el estado de ánimo más apropiado para ello; la preparación de un proyecto debe ser realizada con optimismo pero su revisión final será mejor hacerla, por ejemplo, con algo de miedo.

Necesitamos  utilizarlas también para conseguir ser más empáticos. La empatía, o sentir lo que sienten los demás, nos permite crear fuertes vínculos personales. También la necesitamos para generar estados de ánimo que fomenten el pensamiento adecuado. A su vez, nos puede ayudar a que otras personas encuentren su motivación y sobre todo  para ejercer el liderazgo y para comunicarnos mejor. Inspirar a las personas es fundamental para los líderes que suelen emplear la dirección a través de símbolos que crean una fuerte relación emocional.

El sin emociones no hay pensamiento con lo que se puede decir que el estado de ánimo influye en el pensamiento; todos sabemos qué hay estados de ánimo adecuados a cada momento: estar en un velatorio contento no es socialmente adecuado. A su vez, el estado de ánimo también influye en la toma de decisiones; un talente positivo puede potenciar la toma de decisiones creativa y uno talente negativo nos puede ayudar a revisar concienzudamente un informe. Los estados de ánimo controlan la atención y tienen  mucha relación con la memoria y con los juicios que hacemos de las personas. Para terminar decir que cómo nos sintamos tiene una gran relación con la memoria. Recordamos mucho mejor aquello que tenga una implicación emocional y recordaremos mejor algo si lo hacemos cuando tengamos el mismo estado de ánimo que cuando recibimos la información. Los recuerdos cargados de emociones se recuperan mejor con lo que cuanto comuniquemos, la función emocional debe estar muy presente.

Para  usar las emociones, debemos ser capaces de ajustar nuestros estados de ánimo a cada situación. Debemos conocer las ventajas de las emociones para potenciar un pensamiento determinado.  Las emociones no son buenas ni malas sino que son positivas o negativas en función de que nos permitan o no conseguir nuestros objetivos, nuestro bienestar  y el de los demás. Para poder ejercitar la capacidad de uso de las emociones Caruso y Salovey indican el método utilizado en la interpretación, el método Stanislavsky como una forma idónea de generar estados emocionales a voluntad (Caruso y Salovey, 2005: 152).  Teminar diciendo que cuando usamos las emociones para sentir lo mismo que otra persona estamos creando una visión compartida de la situación con lo que la comunicación será mucho mejor y la toma de decisiones o la resolución de conflictos será mucho mejor.

El uso de las emociones es, quizás, la capacidad de la inteligencia emocional menos trabajada, pero consideramos que es de vital importancia tanto a nivel laboral como familiar, social y personal. Esta es nuestra opinión pero…

¿Ustedes qué opinan?

¿Qué métodos conocen para poder desarrollar el uso de las emociones?

  • Bibliografía

CARUSO, David y SALOVEY, Peter (2005). El directivo emocionalmente inteligente. Madrid: Algaba, pp.  75 – 160.

8 pensamientos sobre “Inteligencia Emocional: el uso de las emociones

  1. Pingback: Maria Moreno Rivas

  2. Pingback: Tweets that mention Inteligencia Emocional: el uso de las emociones | Inteligencia Emocional -- Topsy.com

  3. Pingback: Ignacio Quintana Esc

  4. Pingback: Carmina Pastor

  5. Pingback: Quiero empleo

  6. Karo, Gabriela, Remberto

    En esta lectura nos habla de que es importante identificar las emociones por medio de los gestos y las palabras que utilizan los demas, dice que esto nos permitira aprender a identificar cuando las emociones son reales o son fingidas, nuestro estado de animo ayuda a que observemos mejor nuestro entorno, un ejemplo es cuando nos asustamos porque asi estamos mas pendientes de lo que nos rodea, tambien dice que nuestro estado de animo influye en la toma de deciciones de la forma en que afronte las siruaciones que se nos presentan.

  7. Dalia Amaro Rodriguez.

    Hola…

    Mmm muy bien se identifican los dos estados de animo es muy importante, en este siglo 21 cada vez se menciona la ayuda profesional, los libros para mejorar como personas, esposas, profesionistas, etc, pero dejan a un lado los sentimientos malos, en lo personal creo yo que es necesario tratar de esforzarnos por caminar en esta vida por la ruta de la proactividad, pero tambien es necesario que los sentimientos malos lleguen porque eso nos fortalece como seres racionales. Somos humanos, aqui lo que realmente interesa es esforzarnos por mejorar de lo malo a lo bueno.

  8. Pingback: Negociación « Todo para Emprendedores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *