Inteligencia emocional

Una reflexión: Innovar en gestión

Por Rogelio Fernández Ortea

Muchas son las vicisitudes que están afectando a nuestras empresas y todo apunta a que son las personas las que van a coger el protagonismo, si es que alguna vez no lo han tenido, en la consecución de su competitividad presente y futura. Competitividad que tendrá que pasar, por el bien de todos, por su sostenibilidad tanto económica como social y medioambiental.

Procesos como la Globalización, el crecimiento exponencial del conocimiento, de las TIC o los cambios geopolíticos y de valores entre otros hacen que las competencias organizativas y la propia conceptualización de la empresa deba cambiar y adaptarse a la falta de paradigmas, al caos por el que estamos pasando y que nos tiene que llevar hacia un nuevo espacio de modelo organizativo y quizás también a un nuevo modelo de sociedad. Pero es precisamente en la raíz del concepto de empresa, en su filosofía, en sus pilares básicos como son el poder, la propiedad, su misión, su relación con la sociedad donde debemos profundizar… nada nuevo lo que estoy diciendo sobre todo si leemos a Alfonso Vázquez o consultamos algunas publicaciones de Innobasque.

Por lo tanto el proceso de cambio es más profundo ya que debe trasformar valores, culturas, procesos, estructuras, formas de relación social, formas de comunicación y también formas de respeto y fidelidades. Este cambio será empujado no solo por la ética, que debería ser su nuevo norte como forma de entender la vida en común, sino por el empuje competitivo de empresas y territorios que están sabiendo aprovechar las coyunturas del cambio de era para ir adquiriendo mayores cotas de competitividad. En nuestro caso, el factor clave de competitividad seremos, mejor dicho, somos las personas.

La Responsabilidad Social Corporativa, la nueva y necesaria Cultura Organizativa, la Gestión del Conocimiento, las Organizaciones que Aprenden, la Creatividad y la Innovación, las Nuevas Formas Organizativas, el Emprendizaje, el Nuevo Liderazgo, las TIC se convierten en elementos esenciales para el nuevo sistema organizativo que tendrá que sustituir las altas cotas de dependencia que genera actualmente entre sus componentes en aras de una mayor autonomía y sentido de proyecto. De un proyecto compartido por todos, generado entre todos y que tenga una clara orientación a elemento clave, otra persona: el cliente.

En este contexto la innovación en la gestión pasa por ir tratando esta realidad en sus principios de Management e ir formando a sus directivos en competencias tan diferentes a las habituales como son las derivadas de la Inteligencia Emocional: las competencias socio-emocionales. Que el sistema empresa comience a tener en cuenta el funcionamiento de su principal elemento competitivo y ético y forme a sus futuros líderes en el manejo del sistema humano.

Como ven, las personas comos importantes tanto internamente como externamente, como trabajadores y como clientes, como individuos y como sociedad. Desarrollar competencias que nos permitan entender y gestionar mejor esa realidad, entendernos y gestionarnos mejor a nosotros mismos se convierte en función clave de instituciones y organismos tanto públicos como privados. Competencias que tienen que servir de fundamento a una nueva forma de entender qué es y para qué existe una organización… de participar en el cambio, de ser parte y arte en él y no sólo padecerlo como espectadores.

Este es nuestro reto, el de todas las personas, ser los autores del cambio. De cambiar nosotros mismos y que ese cambio sea el acicate, el testimonio de que se pueden hacer las cosas de otra manera. Que seamos nosotros el mismo elemento que cambia, ¿el resultado?.. incierto, no hay modelos… pero seguro que será diferente y visto desde el presente es esperanzador. Nuestra responsabilidad está en el intento, en hacerlo de la mejor forma posible, con toda nuestra cabeza y con todo nuestro corazón.

Y ya conozco algunos intentos destacables de llevar todo esto a cabo… de intentarlo por lo menos… pero eso se lo contaré en otro post…

4 pensamientos sobre “Una reflexión: Innovar en gestión

  1. josecho

    Hola Rogelio y demás gentes de bien. Me ha gustado tu post y hasta es posible que la inflexión hacia la mejora se haya producido.. Pero podemos estar seguros de que el cambio ni obedece a principio de bondad ni a ningún proyecto complejo. La Historia es una continuadad muestra de que los cambios que han generado progreso vía mejora de la distribución de la riqueza han sido motivados por la necesidad de supervivencia y como consecuencia de la aplicación de ideas sencillas que incluso quedaron semiocultas al conocimiento. Siempre ha sido así. De hecho cuando Henry Ford comprendió que para mantener en marcha sus nuevas cadenas de producción precisaba de un nuevo segmento de mercado con la suficiente capacidad adquisitiva, tuvo la brillante idea de aumentar de forma muy sensible los salarios de sus ingenieros y demás técnicos especializados y esta idea se transmitió por todo USA como un reguero de pólvora. No se sabe precisar si con ello dió lugar a una nueva clase media pero evidentemente con ello generó una mejor distribución de la riqueza al tiempo que una mejor valoración de las personas y su trabajo…pero lo hizo sólo porque se jugaba su supervivencia, solo y exclusivamente porque se vió obligado a hacer algo para proseguir vendiendo sus automóviles.
    La cuestión que se plantea es si hoy se nos da la circunstancia de instituciones y empresas emblemáticas que viven la necesidad de tener que dar un paso adelante para lograr ganarse el respeto de los mercados y así consolidarse en este Mundo Globalizado. Quizá se dé la circunstancia. ¿Imaginais qué sucedería si la fusión de nuestras Cajas se cofigurara y lanzara como una banca ética?¿Imaginais la respuesta de esta sociedad?. Saludos y feliz semana.

  2. josetxo

    Solo evolucionan los inteligentes y solo son inteligentes los que aman. Querido Rogelio, vivimos en una sociedad desconceptualizada en la que el respeto (la forma civil del amor) brilla por su ausencia, y consecuentemente somos una “sociedad erial” en la que por magnífica que sea cualquier semilla que siembres caerá en barbacho. Saludos

  3. Pablo

    Pienso que el cambio es tanto un proceso natural como un proceso que al mismo tiempo genera cambio y rechazo. Sin embrago hace parte fundamental de la vida y es tan natural como la existencia…

    Todo está siempre en constante movimiento y es el saber adaptarnos y aprovechar lo que nos hace una especie que evoluciona y cada vez alcanza nuevos propositos. Y solo se requieren unos pocos que marquen el camino para que se empiece a dar un cambio. Comparto una frase retante que me encanta

    “”Cuando las cosas se ponen dificiles, los perdedores del mundo se dan un descanso” “

Responder a Pablo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *