Inteligencia emocional

Emociones, valores y fútbol

3 IÑAKI 1Hoy estoy intrascendente y me apetece escribir de emociones y fútbol.

Evidentemente hablaré en términos generales, ya que voy a hablar de un equipo y de una afición y en todo colectivo hay excepciones y salvedades, no lo olvido y os hablo desde ahí y obviamente, desde el respeto a todos los que no pertenecen a este colectivo o no son aficionados a este deporte.

Para ser sincero os pondré en antecedentes y os diré que desde antes de nacer soy aficionado de un pequeño gran equipo, el Athletic (No “aleti”, ni “atletico”, por mucho que se empeñara Franco en su día) Club de Bilbao

Para quien no lo conozca, este es un club que mantiene una filosofía diferente a otros, que en algunos lugares llama mucho la atención y que consiste en tener una “cantera” de jugadores propios desde niños, originarios o criados futbolísticamente en Euskalherria, territorio que comprende las administraciones autonómicas del País Vasco, Navarra y las provincias vascas del País Vascofrancés.

Además, cualquier fichaje de nuevos jugadores, más veteranos o ya formados, debe cumplir esta filosofía también, de modo que la intención es en cualquier caso competir con jugadores de la tierra o criados en ella.3 IÑAKI 2

Competitivamente, como podréis imaginar, esto hace que las dificultades para estar al nivel de una Liga como la española, sean mayores que en otros casos, con más posibilidades de buscar buenos jugadores en un mercado más amplio.

Curiosamente sin embargo, es un club que siendo uno de los decanos de la Liga (Fundado en el año 1898) su primer equipo, nunca ha militado en segunda división o en categorías inferiores, privilegio en el que solamente le acompañan en esta Liga el Real Madrid y el F.C. Barcelona, grandes clubs reconocidos en todo el mundo.

Y en este punto, uno se pregunta cómo es esto posible y qué es lo que nos ha traído  hasta aquí,… ¿Suerte?, ¿Raza?,… probablemente hay mucho de esto, de esos 11 chavales de rojo y blanco que se jugaban la piel en cada partido, que parecía que no tenían una gran calidad futbolística pero que se dejaban “el alma” por unos colores, con más corazón que cabeza seguramente en muchas ocasiones.

Pero honradamente creo que debe haber algo más allá, que hay realmente algo más allá.

El fútbol tiene mucho de emociones, de emociones individuales y de emociones colectivas, de compartir emociones, de sentir y sentirse uno, de participar de algo especial y en gran medida de ser alguien diferenciado de otros por algo, algunos por ser grandes clubs, otros por ser grandes canteras, otros por jugar un fútbol preciosista,…

Las emociones que se viven en San Mames, nuestro campo (Os recomiendo una visita en la 3 IÑAKI 3vida), hoy recién estrenado, pero herencia de nuestra centenaria Catedral, son algo difícil de describir y evidentemente no tienen que ver con el campo antiguo o el nuevo, va más allá y sí tiene que ver con las emociones que comparten las personas, con la comunión entre hoy ya más de 50.000 personas que se juntan con emociones comunes y con valores comunes.

Si, por que este es un club de valores (Esto no significa que otros no los tengan, no me entendáis mal). Es un club que siempre ha abogado por el juego limpio y a quién le incomoda el jugador marrullero, ventajista, el “piscinero“… No encaja. Es un club donde la fidelidad, el juego limpio, el respeto a otros, el sentirse cada uno de los socios y aficionados representante del club, de la ciudad, del país, es algo que se lleva dentro.

Uno sabe que cuando sale fuera de su campo, no sólo es responsable de sus actos, sino que van a catalogar al club por cómo uno se comporte. De algún modo se arroga la responsabilidad de representarlo.

Es un orgullo tener muchas aficiones amigas, por nombrar algunas: Rayo Vallecano, Schalke 04, Manchester United, Sporting de Lisboa, Albacete,… Son equipos y aficiones que se han ido de nuestra querida Catedral, con ovaciones de gala, por su calidad, por su empuje, por su arrojo y por su comportamiento; lugares a los que podemos ir y ser recibidos con cariño. Y esto tiene que ver con los valores que mostramos, que ejercemos.

Por supuesto y entre muchos otros, también jugadores como Xabi Hernández (F.C. Barcelona) o el eterno rival Raúl González (Schalke 04) o el grandísimo Giggs (Manchester United), después de habernos metido un golazo espectacular  se han llevado el cariño de esta afición cuando han mostrado respeto a este Club.

Personalmente me costara olvidar el comportamiento de Xabi Hernández, Carles Pujol e incluso del polémico Samuel Eto’o, cuando nos derrotaron en la final de la Copa y en su celebración de la victoria tuvieron tiempo para homenajear a nuestra afición desplazada en Valencia con un respeto y una deportividad difícil de contemplar en otros campos de fútbol. Y eso es seguramente por algo que tiene que ver con los valores que llevamos “puestos“.

La honradez, el trabajo, el trabajo en equipo, la perseverancia, la lucha, la humildad, el 3 IÑAKI 4respeto al rival, el apoyo al equipo hasta el final, más aún en la dificultad que en el éxito,… Eso es lo que siempre he pensado que nos ha traído hasta aquí. Este año, participando en la elite del fútbol europeo, en la Champions Ligue, estos 11 chavales, de aquí al lado, que estremecen a todo un pueblo al escuchar el himno de la competición europea en la Catedral.

Probablemente hay otras formas de llegar, ni mejores ni peores, formas diferentes y probablemente otros valores que tal vez no comparta, pero que también respeto profundamente. Nosotros tenemos que luchar contra nosotros mismos y nuestras limitaciones más que mirarnos en los demás. Ese es nuestro reto y seguramente es lo que nos ha traído hasta aquí durante todos estos años y es lo que nos ha hecho fuertes.

Es orgullo también lo que siento al ver el cariño y la consideración que tiene este club por su equipo femenino  y la importancia que tiene dentro de la propia estructura del Club y en nuestra afición. Es otro importante ejemplo de valores, que me consta que hace sentirse orgullosos a muchos de los socios y aficionados del equipo y que aunque mejorable, como casi todo en esta vida, me parece otro ejemplo a seguir.

Y yendo a la vida cotidiana, siempre he pensado que muchos de esos valores podemos usarlos en nuestra vida cotidiana, sobre todo en la educación de nuestros hijos y nietos, enseñar a los niños la importancia del trabajo, la perseverancia, el éxito del esfuerzo, el trabajo en equipo, cómo los mejores trabajan para el grupo y juntos crecen todos, la fidelidad,…

A pesar del dominio del dinero y del negocio…

¿crees que se puede aún aprender y enseñar valores de este deporte de masas, desde las emociones que genera?

7 pensamientos sobre “Emociones, valores y fútbol

  1. Consorcio CIE

    Iñaki.. me emociona a mÍ que no soy del Athletic!!! y en cuanto a los valores.. ya le gustaría a más de una organización empresarial tener esos valores y esa cultura. En fin, os dejo un vídeo que siempre me ha parecido muy grande… aún siendo giputxi!! Soy Rogelio!!!!

  2. JESUS MARIO

    Es interesante ver que los Valores y la Filosofia de una organización a perdurado ya que las situaciones son diferentes a traves del tiempo, enhorabuena, un saludo desde México

    1. Iñaki Pérez

      Gracias por tu comentario Mario, efectivamente es muy interesante y cuando tienes la ocasión de vivirlo en directo, no se olvida fácilmente.
      Un abrazo!

  3. Pingback: Emociones, valores y fútbol | ¡¡ Orgullo Athleticzale !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *