Inteligencia emocional

Las “habilidades blandas”: núcleo duro de la profesionalidad en el SXXI

Leo con interés los resultados del X Estudio ADECCOQué quieres ser de mayor”. Conclusión: las niñas y niños encuestados (1.900 en total) nos dan una lección de sentido común a las personas adultas de este país. Desde su visión de las soluciones a la crisis (entre otras, cambiar los actuales por mejores políticos) a sus distintas propuestas sobre diferentes ámbitos sociales.

Entre éstas, me ha parecido especialmente interesante la respuesta a “qué aspectos destacarían en su Curriculum Vitae para optar a un trabajo y cómo

Sobre los datos más importantes que deben incluirse en un CV para optar a un empleo, consideran que los rasgos de personalidad son esenciales para ello. Así lo afirma el 38,2%. Dentro de esta descripción, características como la responsabilidad, la simpatía o la puntualidad son las más importantes para los jóvenes. Aunque también destacan el ser buena persona, ser amable o ser divertido.

En segundo lugar, es imprescindible incluir en su currículum las habilidades personales que tienen (11,5%) y que son de lo más variopintas: entre otras, que aprenden rápido, que saben leer y escribir; aunque también, que juegan bien a fútbol, que cantan y bailan bien …

Obviedad, moda, casualidad … En cualquier caso me gustaría señalar la coincidencia –en tiempo y conclusiones- de las percepciones de niñas/os y jóvenes, con los resultados del reciente informe “Identificación de competencias transversales de la excelencia profesional en Bizkaia” realizado por la Red de Colegios Profesionales BasquePro Elkargoak, y promovida por Bilbao Metropoli-30. Ambos estudios vuelven a incidir en la centralidad de las competencias transversales en la profesionalidad.

En esta investigación, se han buscado respuestas a qué competencias transversales son necesarias para “hacer las cosas bien ejerciendo la actividad con relevante capacidad y aplicación”, independientemente del sector de actividad en el que se actúe. Se ha trabajado sobre campos del conocimiento como medicina, ciencias económicas, ciencias jurídicas, ingeniería técnica industrial, ingeniería industrial, psicología, ingeniería técnica de minas, ingeniería de caminos canales y puertos, trabajo social, biología, física y topografía.

Basándose en los resultados de la investigación, avanzan la siguiente definición de “profesional”

Una persona íntegra que transmite confianza respeta la confidencialidad, las personas, su trabajo y su tiempo; es responsable, coherente y consecuente en sus decisiones tomadas; sabe comunicarse de forma eficaz y eficiente organizando, priorizando y planificando su tarea y la del equipo, a la vez que aplica y comparte sus conocimientos”.

En definitiva, el perfil del profesional es una persona con altos valores y con habilidades comunicativas y de organización y planificación.

  • Las habilidades más valoradas están relacionadas con la comunicación y el trabajo en equipo.
  • Las actitudes con mayor puntuación se refieren a humildad y reflexión, en primer lugar; responsabilidad y compromiso, en segundo lugar.
  • Los conocimientos considerados prioritarios son los que hacen referencia a la adaptación al puesto de trabajo.

“Qué quieres ser de mayor”, “Competencias transversales y Profesionalidad”, “La práctica de la Inteligencia Emocional” (Goleman) aportan percepciones coherentes con nuestras intuiciones sobre la relevancia de las competencias socioemocionales para el bienestar global. En particular, para el bienestar profesional. No se trata de indicadores vanidosos, en los que salimos bien favorecidos, pero que no dejan de ser como el “traje nuevo del emperador”. Las evidencias muestran que profesionalidad no sólo es sinónimo de especialidad sino también de emocionalidad.

¿Estás de acuerdo? ¿Tú qué opinas?

3 pensamientos sobre “Las “habilidades blandas”: núcleo duro de la profesionalidad en el SXXI

  1. Iñaki Pérez i

    Hola Javi. Gran post como siempre y de un tema muy importante.
    Desde mi experiencia de mas de 20 años haciendo selección de personal para empresas y organizaciones de todo tipo (Incluso cajas/bancos cuando eran “buenos”), diré que esto que planteas es una realidad hace muchos años ya. Además de un conocimiento que se supone ya por los títulos y las experiencias, lo que prima son cosas como la flexibilidad, la capacidad de comunicación en general y la escucha en particular, la capacidad de adaptación a entornos diversos, la actitud frente al cambio,…. Y visto lo que se ve,… las calificas como “blandas” y tal vez ahí habría mucho que hablar.
    En cualquier caso son lo mas importante y son cosas que en el Curriculum no se ven y hace necesario que se consideren en el cara a cara de una entrevista, sea cual se el formato de esta.
    …. y puestos a sacar conclusiones, las mentes preclaras que dan instrucciones de como hacer un curriculum podrían tomar nota y darse cuenta de que si todo el mundo dice que es bueno trabajando en equipo poca información relevante da el documento en realidad para quien tiene que leerse 200 veces lo mismo escrito en 200 currículums… por aportar algo,…
    Un abrazo!

  2. Maribel Navascues

    Mucho para reflexionar Javi me gustaría saber que pasaría si al hacer las entrevistas, al hacer el estudio Adecco además de preguntar “Qué quieres ser de mayor” preguntásemos también “¿A quién te gustaría parecerte?… Creo que nos faltan referentes, bueno, existen claro, aunque no me quedo muy tranquila al observar el sesgo de las profesiones elegidas por niños y niñas…
    En cuanto a las “habilidades blandas” me gusta mucho la posibilidad de hablar del Curriculum B, ese que no siempre es visible, el que aporta textura, matices y el que no encaja bien en los formatos establecidos.

    Llegar a la entrevista, destacar entre los 200 o 2000 curriculums, tener el relato, el hilo conductor adecuado de una serie de experiencias y formaciones, requiere algo más que preparar un “Elevator Pitch”.
    Me gusta y estoy de acuerdo en las competencias transversales que nos trasladas, aunque me pongo en la piel del que tiene que “demostrar”… y siempre mi idea es la misma: es un equipo, una red, otros que nos completan los que hacen que al mirarnos en este espejo salgamos favorecidos.
    Un abrazo ;-))

  3. miguel

    No entro en blog ni en comentarios en internet, pero por una vez me voy a saltar mi norma.
    Me parece poco serio hacer una encuesta a niños sobre asuntos importantes que afectan a la sociedad, y mucho menos serio tomar en consideración sus opiniones, debido a que, primero, no tienen la suficiente información, segundo, no tienen la suficiente capacidad de análisis y , tercero, no tienen claro la prioridad de objetivos. La prueba de todo ello, desde mi punto de vista, es que “la educación” no la valoran suficientemente; por otra parte parce (por los resultados) que la población elegida para la encuesta no es representativa de la totalidad de la población.
    Por otra parte, que esa encuesta sirva para apoyar las características personales que debe presentar una persona para encontrar trabajo, me parece fuera de lugar.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *