Inteligencia emocional

La búsqueda, el mapa como paradigma

Sigo divagando sobre mapas, en pleno auge de la filosofía Design Thinking”, me gusta la forma en la que un dibujo más o menos elaborado es capaz de captar y reflejar las relaciones en un determinado espacio geográfico o de cualquier otro tipo, una instantánea que tiene el poder de detener el tiempo y servirnos de referencia para imaginar y completar lo que acontece entre sus líneas, sus márgenes. Ya os hablaba de ello en ¿De verdad necesitamos un mapa?

La idea de fondo es que el mapa crea la realidad, determina el rumbo, la búsqueda. De igual forma que los paradigmas, las hipótesis en el método científico, las teorías y creencias clave que tenemos sobre la realidad que nos rodea, son las que nos hacen movernos en una o en otra dirección, el mapa nos guía en ese camino. Las preguntas que nos hacemos condicionan la forma en la que buscamos la respuesta a un problema, el mapa nos sirve de marco.

Hayedo Balgerri

Hayedo Balgerri

Lo sugerente de ese mapa que vemos, de esas ideas que nos transmite, que leemos en él, es que son el detonante para nuestro viaje, y la posibilidad de descubrir tesoros en el camino es en parte lo que nos permite mantener un esfuerzo continuado.

Le daba vuelta a todas estas ideas cuando ha llegado a mis manos un libro “Historia del Mundo en 12 mapas”, que desarrolla la fuerza que tienen los mapas para definir el mundo, para crear en los otros imágenes duraderas.

“Durante siglos, el único modo de aprehender el mundo fue por medio de la imaginación, y los mapas del mundo mostraban, imaginativamente, qué aspecto podría tener ese mundo físicamente incognoscible.

Los cartógrafos no solo reproducen el mundo, sino que lo construyen”

Nuestros mapas mentales, la capacidad de aprendizaje que hemos desarrollado para movernos con facilidad en los mapas creados, diseñados e inventados por otros, nos sitúan al nivel del viajero, del aventurero. En ocasiones las dificultades de acceder a un “nuevo universo” o la falta de correspondencia entre lo que encontramos y nuestras expectativas nos alejan del mismo, tenemos, en algunos casos que dibujar el mapa a partir de cero.

Es desde luego una aventura, un reto, conversar de un mapa a otro, nuestro cerebro en base a la experiencia ha ido modelando, dibujando, grabando un mapa propio que ha de competir con los de otros. Es en esa interacción donde se pone a prueba todo lo que hemos planificado. Nosotros elegimos el foco de atención, ponemos el énfasis, escuchamos o vemos de forma selectiva, de manera que en ese mapa antiguo es el colorido, el nivel de detalle, lo exótico de los lugares… lo que nos captura, o es esa cordillera la que marca una frontera que invita a ser cruzada.

Cuando el mapa, el plan, el diseño del recorrido tiene que incluir la visión de varios de nosotros es cuando se pone a prueba la capacidad del mapa, de proponer, de ilusionar, de tener referencias claras. Comprobar que al ser distintos, unos van a necesitar certezas y paradas claras y otros tal vez prefieren merodear, experimentar durante el camino es clave para elegir un mapa a gusto de todos.

Un mapa que no ha dado lugar a un viaje, un plan que no se ha convertido en proyecto es una geografía que no ha conquistado aún nuestro cerebro, que no ha ocupado su espacio, es sólo un sueño. Aquel mapa que utilizamos, el que nos traslada a todos esos increíbles momentos, el que nos permite situar, ubicar y comprobar avances y retrasos, emociones y momentos es el que cobra valor, el que nos da confianza para empezar otro y otro mapa y otro viaje y otro proyecto.

¿Te gustan los mapas?

¿Has dibujado alguna vez tu mapa, tu recorrido, tu meta?

¿Te han sido útiles los mapas de otros?

¿Lo has hecho de forma colaborativa, en equipo, sorprendido con las visiones y versiones de otros?

Un pensamiento sobre “La búsqueda, el mapa como paradigma

  1. Ruth Cuellar Palomar

    Necesito la aplicaciòn de la inteligencia emocional como una estrategia para mejorar el proceso enseñanza-aprendizaje en el àrea de la enseñanza de la lengua castellana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *