Inteligencia emocional

Que es la empatía y como cultivarla

Estoy convencido de que la empatía nos hace mejores personas y hace mejor a una sociedad. En las últimas semanas no paro de constatar la influencia que tiene la empatía, o la falta de empatía, en muchos aspectos de la vida.

¿A qué nos referimos cuanfomentar-Empatiado hablamos de empatía? La empatía no es otra cosa que “la habilidad para estar conscientes de: reconocer, comprender y apreciar los sentimientos de los demás. En otras palabras, el ser empáticos es el ser capaces de “leer” emocionalmente a las personas. Por lo tanto se trata de una habilidad fundamental en las relaciones interpersonales. En la medida que podamos apreciar los sentimientos y necesidades de los demás, podremos desplegar comportamientos como el compromiso, el afecto o la sensibilidad.

Si existen déficits en esta capacidad de empatía, estaríamos hablando de cierta “sordera emocional”, que nos impide ver más allá de las palabras que expresan las personas. La postura, el tono o intensidad de voz, la mirada, un gesto e incluso el silencio mismo, todos son portadores de gran información, que siempre está a nuestra disposición, para ser descodificada y darle la interpretación apropiada. De hecho, no podemos leer las mentes, pero sí existen muchas sutiles señales, a veces “invisibles” en apariencia, las cuales debemos aprender a “leer”.

¿Pero por qué nos hace mejores personas?

  • Estudios de autores como Daniel Batson y Nancy Eisenberg han demostrado que las personas mayores con alta empatía son más propensas a ayudar a los necesitados, aun cuando el hecho de hacerlo vaya en contra de sus propios intereses.
  •  Empatía reduce los prejuicios y el racismo : En un estudio, los participantes blancos que fueron empáticos con un hombre afroamericano, demostraron un sesgo menos racial con posterioridad.
  •  La empatía mejora las relaciones de pareja: La investigación indica que ser capaz de entender las emociones de su pareja aumenta la intimidad y aumenta la satisfacción. También es fundamental para la resolución de conflictos.
  •  Empatía reduce el bullying: Estudios innovadores de Mary Gordon del programa Roots of Empathy han encontrado que disminuye el bullying y la agresión entre los niños, y los hace más amables y más inclusivos hacia sus compañeros. Un estudio relacionado encontró que “los matones” tienen “empatía afectiva”, pero no empatía cognitiva, lo que hace que ellos sepan cómo se sienten sus víctimas, pero carecen del tipo de empatía que haga disuadirlos de herir a los demás.
  •  Empatía combate la desigualdad. Como Robert Reich y Arlie Hochschild han argumentado, la empatía nos anima a extender la mano y querer ayudar a las personas que no están en nuestro grupo social, incluso a aquellos que pertenecen a grupos estigmatizados , como los pobres. Por el contrario, la investigación sugiere que la desigualdad puede reducir la empatía: La gente muestra menos empatía cuando alcanzan mayor nivel socioeconómico.
  •  La empatía mejora el rendimiento laboral: Los gerentes que demuestran empatía tienen empleados que se enferman con menor frecuencia y señalan que son más felices.
  • La empatía es buena para el cuidado de la salud: Un estudio a gran escala encontró que los médicos con alto nivel de empatía tienen pacientes que gozan de mejor salud ; otras investigaciones señalan que los médicos que se forman para ser más empáticos mejora la satisfacción de los pacientes y el propio bienestar emocional de los médicos.

Además, la buena noticia es que la empatía se puede desarrollar a lo largo de nuestra vida. Veamos a continuación 6 hábitos de la gente altamente empática.

Cultivar la curiosidad por los extraños: mantener el nivel de curiosidad de cuando éramos niños, tratando de querer saber más de otras personas, sin interrogarlas, sino interesándose por ellas.

Desafiar prejuicios y descubrir puntos en común: supone dejar a un lado los juicios y las etiquetas que nos impiden ver a la persona tal y como es, y buscar más lo que nos une que lo que nos divide.

Probar la vida de otra persona: se trata de experimentar en primera persona la vida de otras personas o sus comportamientos. Ponerse en los zapatos del otro de manera literal, para así comprender cómo viven y se sienten estas personas.

Escuchar abiertamente: se refiere a nuestra capacidad de estar presente en lo que está pasando y escuchar de forma activa, captando tanto las señales verbales como no verbales.

Inspirar el cambio social: como decíamos al inicio la empatía puede hacer mejor una sociedad, y es que es un constructo que no se da únicamente nivel individual, sino también colectivo y puede llevar a un cambio social fundamental (buena parte de las organizaciones y movimientos sociales se basan en esta capacidad colectiva)

– Desarrollar la imaginación: la empatía debe ser aplicada en muchos ámbitos de nuestra sociead, no solamente con los más desfavorecidos. Si imaginamos como se pueden estar sintiendo muchas personas, en muy diferentes situaciones se enriquecerá nuestra visión del mundo.

Fuente: dailygood.org

¿Qué os parece a vosotros la empatía? ¿Qué consideráis que aporta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *