Inteligencia emocional

Trabajo disciplinado en equipo: El juego del “Ajedrez Emocional”

La concepción de la creatividad, la innovación y la competitividad dentro de la organización, en muchos casos depende de una buena y flexible relación de las personas. Ya existen algunos cuantos modelos de organizaciones que les proponen a sus trabajadores un trabajo común a desarrollar donde la sugerencia más insistente es la integración con el objetivo de incentivar la generación de ideas creativas e innovadoras valiéndose de la disciplina, la coordinación y el compromiso de equipo. Las perspectivas, la resistencia habitual a la evaluación de competencias, la variedad de pensamientos, la individual forma de actuar, y la humildad para aceptar la disciplina de trabajar en equipo puede producir conflicto, generando un verdadero desacuerdo dentro de la organización.

A juicio de Daniel Goleman, co-director del Consortium for Research on Emotional Intelligence in Organization (asociación para las investigaciones de inteligencia emocional en las organizaciones) de la de Rutgers. El rendimiento de las personas depende, en un 70 de su inteligencia emocional (IE). Hasta hace poco, la mayoría de las investigaciones en IE se centraron en las relaciones “uno-a-uno”, pero los estudios más recientes analizan el papel de la emoción en el rendimiento de los equipos. Por otro lado sostiene que “Los equipos son las moléculas del liderazgo repartido y las unidades básicas a través de las cuales se pueden cambiar las normas de la organización”.

Hay que tener en cuenta que Daniel Goleman describe las emociones como un “sistema de señales evolucionado” y la inteligencia emocional (IE) como el “proceso de aprender a percibir y regular nuestras emociones”. A su juicio, el rendimiento del individuo depende en un 70 por ciento de su IE; el 30 por ciento restante se divide entre sus conocimientos técnicos y su capacidad cognoscitiva.

Hasta ahora, la mayoría de las investigaciones en el campo de la inteligencia emocional se centraron en la relación entre dos personas; no obstante, los estudios más avanzados aplican los principios de la IE para aumentar la productividad de los equipos. Claro que la IE no es un requisito imprescindible en todos los grupos, pero cuando lo es, no hay manera de reemplazarla.

La persona logra que las acciones aumenten la capacidad de percepción de las emociones, incluyendo dedicar un tiempo, al comienzo de cada reunión, para ver cómo está cada uno de los miembros del grupo y examinar las decisiones que, a primera vista, parecería que se tomaron de manera apresurada. Por otra parte, para controlar las emociones, hay que fijar reglas que describan las conductas inapropiadas y diseñar métodos lúdicos que pongan de manifiesto tales conductas. En el Juego del Ajedrez sería en momento de concentración que el jugador ejerce sobre el contrincante y que requerimos a la hora de iniciar una partida o a la hora de mover las fichas.

Comprender la “transpiración” del equipo y manifestar los sentimientos latentes en conjunto es complicado a la hora de trabajar disciplinadamente, Para ello, se recomienda utilizar símbolos que ayuden a expresar las emociones y técnicas divertidas que permitan aliviar la tensión. Además, para fomentar un ambiente positivo, vale la pena recalcar la importancia del objetivo del trabajo disciplinado del equipo, recordar cómo superaron problemas similares anteriormente, y poner el foco en las cosas controlables. Es lo que podríamos decir cuando jugamos Ajedrez: Analicemos la junada y evaluemos momentos similares anteriormente en otras partidas.

Es habitual que donde se integren distintos tipos de personas, los ambientes se vean afectados, ya que es necesaria la interacción para el logro de un mismo objetivo, dejando de lado, en ocasiones, principios y valores personales. Recordemos que las fichas de ajedrez cada una tiene su preponderancia a la hora de estas jugando.

Debido a la “glocalización” y la movilidad , actualmente existen algunos factores claves como el origen étnico, la religión, el sexo, los antecedentes laborales, la formación profesional entre otros, que crean conflicto dentro de un entorno organizacional, las personas que suelen expresar sus propios puntos de vista y normalmente se contradicen entre sí.

El punto más difícil es la interacción, según Druskat, los equipos que están atentos a las dinámicas emocionales internas suelen pasar por alto los requerimientos de los grupos externos. Para equilibrar esta tendencia, se recomienda por una partes asignar tiempo para averiguar las exigencias de los grupos que pueden colaborar con el equipo y por otra fortalecer las relaciones externas, creando oportunidades para la interacción, por ejemplo, invitar al otro grupo a participar de las reuniones de equipo; y estimular la comprensión de la cultura organizacional mediante discusiones sobre la política interna y las características de la compañía. En el Juego del ajedrez sería que después de un largo tiempo de juego logremos quedar “Tablas”, lo que indica que debemos analizar muy bien con otros jugadores y consultar consigo mismo los malos movimientos que de delataron a la hora de jugar.

Con la crisis actual, la empresa debe buscar que la gestión de procesos demuestre confianza en todas las partes que intervienen (trabajadores, proveedores y clientes). El valor, la importancia y confiabilidad que tiene la comunicación de información por parte los gerentes, es imprescindible a la hora de resolver los problemas y para ello, se debe ejercitar el autogobierno y el desarrollo personal, porque todos los que forman la organización, ya que las personas son necesarios e importantes a la hora de tomar decisiones.

Michael Ermes y Debra Connelley, afirma que las personas debemos de aprender a responder a las perspectivas ajenas no de manera visceral, sino más bien estar dispuesto a escuchar antes de acelerarse a tomar una decisión.

 ¿Usted qué opina al respecto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *