Inteligencia emocional

¿Qué pasa con la Inteligencia Emocional?

¿Qué pasa con la Inteligencia Emocional?

Hace ahora un año Eduardo Punset en su blog hablaba del lado oscuro de la Inteligencia Emocional. Hace casi 20 años que Daniel Goleman puso de moda el término y desde entonces han pasado muchas cosas.

libro_emociones

De desdeñar las emociones a encontrarlas hasta en la sopa. Artículos en los suplementos dominicales, las jugueterías ofrecen libros para ayudar a los padres con la Inteligencia Emocional, las empresas cursos para ayudarnos a gestionar nuestras emociones, el mismo Goleman y Boyatzis escriben, dan conferencias y cursos sobre liderazgo con Inteligencia Emocional. Hay incluso un MOOC, curso masivo gratuito on line, en Coursera . ¿Qué es lo que ha pasado?

Si buscamos en Google desde España aparecen casi 6.000.000 de entradas y entre los artículos académicos son Daniel Goleman, asociado a Inteligencia Emocional, y Howard Gardner, a Inteligencia Reformulada, los más citados por terceros. No es extraño si comprobamos que las tres primeras entradas de Google Scholar para Inteligencia Emocional corresponden a estos dos autores.

Si leemos la entrada de la Wikipedia con atención vemos que en las fuentes de autores españoles se citan a Rafael Bisquerra y Begoña Ibarrola.

¿Estamos ya alfabetizados en emociones? ¿Es sólo ruido de fondo? ¿Vamos avanzando en competencia emocional o no? ¿Se armonizan e integran los modelos o compiten entre sí?

En una entrada anterior Rogelio nos habla de  “trascender la Inteligencia Emocional”.

Lo cierto es que entre las características de la Inteligencia Emocional en la Wikipedia se mencionan las siguientes (voy a intercalarlas en cursiva y dejar que vosotros mismos elaboréis mentalmente la lista).

Voy a probar con esta entrada. Lo cierto es que no tengo ganas de escribir sobre Inteligencia Emocional, pero he establecido un acuerdo con todos los editores de este blog y no es cosa de empezar el nuevo año incumpliendo, ¿no?. Motivarnos a nosotros mismos.

 Si, estoy expuesta a la frustración ya que todo lo que contemos aquí parece alimentar a los que ya están asociados a la Inteligencia Emocional en la mente de los lectores. A pesar de las frustraciones.

 ¿Sigo mi impulso? ¿Me pongo a hablar de Jose Antonio Marina y la Inteligencia Ejecutiva? ¿Cuento mi último viaje y las emociones suscitadas por la visita al campo de concentración de Auschwitch, la relectura de El hombre en busca de Sentido de Vicktor Frankl y…?. Controlar los impulsos.

Regular nuestros propios estados de ánimo. ¿Y si pruebo con el humor? He intentado encontrar un monólogo del Club de la Comedia que hable sobre Inteligencia Emocional y me he reído un rato con lo que Eva Hache denomina “pura Inteligencia Emocional” parodiando las relaciones de pareja…, vale, vale, ya puedo volver…, jejeje,

evitar que la angustia no interfiera con nuestras facultades racionales.

 ¿Os habéis hecho preguntas similares al enfrentaros a una tarea? Espero que de alguna forma la respuesta sea positiva, si no es así tal vez no ha funcionado mi capacidad de empatizar y confiar en los demás.

 De nuevo vuelvo al inicio, hace ahora un año muchos medios y blogueros hablaban del lado oscuro de la Inteligencia Emocional; un estudio de un profesor estadounidense Adam Grant es la munición necesaria para la polémica, se hace eco del debate Juan Carlos Cubeiro, la suya es una argumentación informada. Puedes leerla aquí.

¿Estamos de nuevo en un punto de inflexión? ¿Ha canibalizado ya el mercado todas las posibilidades del término y hace falta uno nuevo? Rafael Bisquerra, uno de los que más y mejor ha trabajado en esta área nos habla en su web de Educación Emocional y Bienestar.

 ¿Tu que opinas?

 

Un pensamiento sobre “¿Qué pasa con la Inteligencia Emocional?

  1. JESUS MARIO

    Magnifico tema el expuesto en lo personal siempre he dicho ante muchos empresarios que la Inteligencia Emocional es mas importante que la Racional, he visto fracasar a personas con muchos conocimientos y muy inteligentes racionalmente hablando por no saber administrar sus emociones, me parece necesario que haya claro oscuros en la Emoción y depende mucho de como fuimos educados en nuestros primeros años de vida, ya que la Educación se aprende en casa y en la escuela se adquieren conocimientos, un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *