Inteligencia emocional

Emoción: la compleja relación entre individuo y entorno

Hace unos días, en este mismo foro, Pablo traía a colación en su post “Qué es una emoción” un asunto clave en la construcción de una disciplina: la definición de su objeto de estudio. A continuación, resumía diferentes teorías explicativas de la emoción.

Hoy, me gustaría contribuir a su inacabado post convencido de que la ausencia de otras definiciones no fue resultado del olvido motivado de mi amigo (por lo menos, no en el sentido freudiano del término).

Me gustaría aportar otra visión de las emociones: el interconductismo de J.R.Kantor. No es una definición nueva. Hablamos de 1.921. No sé si es mejor que otras aproximaciones científicas. Aunque estoy convencido de que sí es diferente. El interconductismo también existe. O –mejor dicho- se comporta. No goza de amplio reconocimiento, no es fashion. Pero este enfermo goza de muy buena salud.

La emoción es conducta. “La conducta es un tipo de interacción entre un organismo y su entorno, y sólo la interacción completa, con ambos polos expuestos, puede ser tenida y analizada como tal” (Análisis funcional de la conducta: un modelo explicativo. M. Segura, P. Sánchez, P. Barbado Universidad de Granada, 1995).

La tentación de reducir el comportamiento humano a sus correlatos biológicos en el cerebro es tan grande como sus limitaciones. No basta con referirnos a la respuesta fisiológica. No es suficiente con registrar cambios organísmicos e inferir emociones; tampoco las cogniciones explican el 100% de la conducta emocional. Unos y otros contribuyen, son parte pero debemos analizar la conducta emocional como un todo.

Persona y entorno. Siempre tendremos una descripción incompleta a menos que relacionemos los hechos relativos a ambos extremos, y a las condiciones bajo las que estos interactúan.

Un ejemplo tomado del citado libro nos puede ayudar en la definición de la conducta emocional. Si tomáramos como ejemplo este símil: “Un coche corre a 100 kilómetros / hora por una determinada carretera” la conducta es todo el campo o evento incluyendo sus componentes. En este caso, la conducta a analizar es: “El coche X que corre a 100 Km./hora por la carretera Y”. Ni coche ni sólo carretera. Coche – velocidad – carretera.

Si de la conducta emocional hablamos, deberemos hacer referencia, asimismo, a las variables tanto de la persona como de su entorno. Lo habitual es quedarse en la respuesta, desde una perspectiva habitualmente morfológica, y mononivel: fisiológica o –como mucho- cognitiva.

En su momento, Kantor definió una emoción como respuesta compleja evocada y ocasionada por determinadas condiciones ambientales, compuesta tanto de operantes como de respondientes. Y apuntó algunas cuestiones sobre las que creo debiéramos trabajar:

  1. a) Su carácter histórico y aprendido a partir de un repertorio de conductas inacabado con el que nacemos.
  2. b) Su especificidad e individualización. Todos lloramos al cortar cebolla, no todos en las mismas situaciones.
  3. c) Involucran a la totalidad del organismo. No es cuestión sólo de una glándula o área cerebral.
  4. d) Variabilidad y modificabilidad: un estímulo puede producir diferentes respuestas en el mismo organismo, y diferentes organismos.
  5. e) Demorabilidad: Se puede llorar recordando un suceso de la infancia y ese suceso es, psicológicamente, presente.
  6. h) Flexibilidad temporal: La venganza puede ser inmediata, pero también un plato que se sirve frío.
¿QUÉ OPINAS DE LA VISIÓN INTERCONDUCTISTA DE LA EMOCIÓN?

Un pensamiento sobre “Emoción: la compleja relación entre individuo y entorno

  1. Pablo Cueva

    Cuanto me alegro, Javi que hayas completado con esa visión el post sobre marco teórico de la emoción. Me encuentro en un momento en el que veo tanto la necesidad de híbrida conocimiento, como de mantenerme fiel al origen conductual de mi formación y de mi experiencia (que también es hija de muchas madres y padres).

    Zorionak por lo bien que lo has expresado!!!

    Pablo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *