Inteligencia emocional

Sobre innovación social y otras cuestiones

El pasado 23 de Marzo, con motivo de la celebración de una mesa redonda sobre innovación social y actividad económica, tuve la oportunidad de conversar con algunas personas referentes del tema en Euskadi. Entre ellas, Gorka Espiau y Jon Mancisidor. Un lujo compartir mesa y debate con ellos y con cerca de 40 personas que nos acompañaron y con las que dialogamos, con lo que me e gustaría compartir contigo algunas de las cuestiones e ideas que allí se plantearon.

 Innovación social Solucionalotodo. Hoy, la innovación social –también el emprendimiento- está en boca de muchas y muchos, tanto en el plano político, técnico como en la calle, atribuyéndole poderes casi mágicos.

 Hay un vínculo claro con la crisis actual, con las restricciones en el erario público, con el envejecimiento de la población, la feroz competencia global y el cambio climático y otros problemas globales. Y, sobre todo, con la necesidad de una nueva mirada hacia estos problemas. Sin embargo, no creo que se trate de un nuevo Bálsamo de Fierabrás, aquel ungüento reparalotodo para caballeros andantes.

¿Tiene la innovación social el poder suficiente para tratar con la complejidad y la dimensión de los grandes retos que afrontamos? ¿Estaremos asistiendo a una renovada versión del ingenioso hidalgo?

“Más por menos”. Demasiado centrada en las innovaciones sociales incrementales, en más por menos, hemos descuidado innovaciones más radicales y disruptivas. Buscando respuestas a necesidades estamos dejando de lado que todas las personas y comunidades buscamos el bienestar, seamos o no conscientes de ello.

Las aportaciones de las ciencias del bienestar (como en su día hicieron en el campo de la psicología con el enfoque positive, en la medicina con el modelo salugénico), de premios Nobel como Daniel Kahneman, (psicólogo y Nobel de economía), con su aproximación interdisciplinaria y holística al concepto de bienestar global, pueden ser un apoyo en este proceso.

¿Impera una visión reduccionista de IS que limita bienestar a bienestar material (desarrollo económico, financiero, tecnológico)?

El riesgo del despotismo ilustrado. Todo por el pueblo, sin el pueblo. Las personas en el centro de un ring protagonizado sólo por algunos. Un modelo liderado por grupos que deciden qué y qué no es IS aprovechando la ausencia de consenso en la definición.

¿Cómo podemos democratizar la innovación? ¿Qué podemos hacer para involucrar a todas las personas a transformar la realidad?

 Sensación de vértigo. La definición del “objeto de estudio” es clave en la construcción de una disciplina. No hay consenso sobre una definición única de “innovación social” (Jenson y Harrisson 2013). La IS es un “cuasi-concepto ‘: tiene una base empírica, pero queda abierta a la interpretación (Jenson 2013). No obstante, hay algunos aspectos comunes: lo social forma parte del proceso, del cómo, y del por qué de los objetivos sociales y de la sociedad que se desea alcanzar.

 Recojo esta definición del proyecto TEPSIEprograma de investigación que desarrolla herramientas, métodos y políticas para implantar la estrategia de la UE para la innovación social– como aportación al debate:

Innovaciones sociales son nuevas soluciones (ideas, productos, servicios, modelos, mercados, procesos, etc.) que cumplan simultáneamente una necesidad social (con más eficacia que las soluciones existentes) y conducen a las capacidades y relaciones nuevas o mejoradas y un mejor uso de los bienes y recursos. En otras palabras, las innovaciones sociales son buenas para la sociedad y mejoran la capacidad de la sociedad para actuar”.

¿Cómo podemos contribuir a construir una definición centrada en aspectos comunes con la que nos sintamos cómodos?

En el Consorcio de Inteligencia Emocional queremos contribuir a transformar la sociedad vasca desde las competencias emocionales, a desplegar la visión de un territorio emocionalmente inteligente como pretende el. Son apuestas audaces y socialmente innovadoras. Tomemos nota de las anteriores cuestiones en su construcción.

Un pensamiento sobre “Sobre innovación social y otras cuestiones

  1. Maribel Navascués

    Mucho para reflexionar Javi, gracias por traer a colación el ejemplo de Kahneman, estoy ahora con su libro “Pensar rápido, pensar despacio”. Comparto esa sensación de vértigo y seguimos en construcción ;-)))

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *