Inteligencia emocional

Disney y la educación emocional

inside_out_-_emotion_poster_collaborationEstá próximo el estreno de una nueva película infantil de la factoría Disney. Se trata de “Inside” que se ha traducido al castellano como “Intensa-mente“. Me gustaría aprovechar la noticia para reflexionar sobre cómo los contenidos de estas películas ha ido girando cada vez más hacia los territorios de lo que entiendo que es la educación emocional.

Parto de la base de que el arte, y el cine no escapa a este hecho, hace constantes referencias a las emociones. De hecho Rafael Bisquerra cita en su libro “Psicopedagogía de las emociones” un estudio de Eysenck en el que concluyó que las tres cuartas partes de las obras literarias analizadas abordaban temas relacionados con emociones positivas. De hecho aportaba un ranking en el que los principales temas emocionales tratados, por este orden: amor, humor, miedo, felicidad, horror y confianza.

Es evidente que el cine es un potente estímulo generador de emociones y transmisor de modelos de comportamiento. La gente va al cine para disfrutar a través de la recreación de historias con las que mantiene diverso grado de conexión. Desde este punto de vista es muy interesante su aplicación en el campo de la educación emocional.

La trayectoria de las películas infantiles de Disney parece apuntar una apuesta por abordar el tema de las emociones en las películas dirigidas a niños. Ya no es una cuestión de captar la atención de los niños con relatos llenos de fantasía o de personajes simpáticos como en “101 Dálmatas” (1961), “Peter Pan” (1953), “El libro de la selva” (1967), “Toy History” (1995) o “El rey León” (1994). Se trata más bien de presentar problemas emocionales a los que se intenta dar algún tipo de solución o, directamente, el meollo de la trama son las emociones como “Inside” o “Home” (2013)

.Observo una clara evolución en películas estrenadas a partir del año 2000. En “Buscando a Nemo” (2003), “Monsters” (2001), o “Cars” (2006) creo que se presentan relatos mucho más centrados en problemas emocionales complejos. Todas ellas comparten la trama de un personaje normal tratando de enfrentar situaciones inimaginables desde un posición de no héroe, es decir, sin haberlas elegido. Son películas que envían varios mensajes, uno de los cuales tiene que ver con ofrecer modelos de gestión emocional.

Hay otro cambio que tiene que ver con abordar ciertos problemas desde una óptica diferente a la habitual lo que, para mi, tiene que ver con un trabajo de empatía. Este segundo cambio lo veo en títulos como “Brave” (2012), “Frozen” (2013),  “Aviones” (2013), “Bolt” (2008) o “Rompe Ralph” (2012). En este caso los personajes hacen un papel contrario al que se esperaría de ellos, incluso llegando a la ruptura con el estereotipo ofreciendo, además, modelos a los niños diferentes a los que se encuentran en la cultura en la que se han educado.

El último giro de tuerca de Disney está relacionada con el abordaje directo de las emociones como tema de sus películas, entrando de lleno en el territorio de la educación emocional.

Como veis he seguido las novedades cinematográficas infantiles de los últimos veinte años. Ventajas de ser padre de familia numerosa… ;))))

 

¿Qué os parece que Disney apueste por la educación emocional?

¿Qué opinión os merece INSIDE/INTENSA-MENTE?

Un pensamiento sobre “Disney y la educación emocional

  1. yolanda salvatierra ferrón

    La nueva producción de Pixar-Disney, Inside-out, me parece prometedora. Soy psicóloga infantil y desde hace años estoy desarrollando un programa para trabajar las emociones en educación infantil. Desde mi punto de vista las emociones en los primeros años de vida tienen una función esencial que no es otra que la de desarrollar las capacidades adaptativas necesarias para un desarrollo integral de la persona. Mi lema es que “si cuidamos la salud emocional de los pequeños, garantizamos que se conviertan en adultos maduros y felices”. Con Inside-out, se da un giro a la manera de entender las emociones, podemos ver como se comportan en la mente de Riley y como la ayudan asesorándola en su nueva vida en San Francisco. Creo que aporta una visión fresca y divertida en la que todas y cada una de las emociones nos muestran su función a la vez que trabajan de manera unida para que la vida de Riley sea feliz! En KASH-LUMN Family Care trabajamos con territorios habitados por dragones y piedras mágicas que como los personajes de la Pixar-Disney tienen su carácter y su propio color. Y también como en Inside-out su misión, guiar a los peques por el camino de la felicidad.
    Si quieres saber más sobre mi trabajo, podéis visitarme en http://www.kash-lumn.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *