Inteligencia emocional

Sobre mindfulness

Serie IBETI

Equipo Urol&Company: Susana Cendoya, Rubén Portugal, Judith Urquijo, Amaia Santos, Irene Olaizola y Carolina Martín

 

Esta imagen representa a la perfección el mindfulness y las ideas que representa. El mindfulness es una competencia basada en la apreciación del ahora pero no de la manera en que lo conocemos en occidente. También se conoce por desconexión del control ya que una de las ideas que sigue es que no podemos controlarlo todo y que hay que aprender a asumirlo para poder ser plenamente feliz.

El minfulness consiste en, no sólo centrarse en el momento presente dejando a un lado los recuerdos del pasado y la ansiedad del futuro, sino también en apreciar dicho momento sea bueno o malo y hacer que el individuo sea capaz de identificar y vivir intensamente los sentimientos que dicha situación genera en él.

Esta disciplina cuyo propósito, según Jon Kabat-Zinn es “un programa introductorio e intensivo y experiencial para aprender el arte de vivir conscientemente, desarrollar el potencial humano superando limitaciones personales, alcanzando mayores cotas de salud, bienestar y el crecimiento personal y social”, lleva practicándose desde hace más de 2000 años en el mundo del budismo aunque en occidente se intenta no relacionarlos para evitar prejuicios en referencia a la religión.

El mindfulness consta de cuatro elementos esenciales que son:

  • El primero trata de centrarse en el momento presente que, como hemos explicado antes, no sólo se entiende por vivir cada momento sin pensar en el pasado, futuro o lo que no gustaría que pasara sino también disfrutar ese momento intensamente mediante la identificación de las emociones que nos genera.
  • El segundo se basa en la aceptación radical de la experiencia vivida sin entrar a valorarla sólo sintiéndola. De este modo, podremos disfrutar de dicha experiencia en su plenitud, tal y como es sin adulterarla. Hay que ser consciente de que todas la experiencias, buenas o malas, son naturales y deben ser vividas. No se deben apartar los sentimientos “negativos” sino entenderlos y canalizarlos para convertirlos en sabiduría.
  • El tercero consiste en una desconexión total del control. Esto no significa que hagamos las cosas de un modo inconsciente, solo significa que cuando elijamos la situación que nos conviene, en función de nuestro contexto e intereses, debemos aceptar vivirla al máximo sin contemplaciones ni intentos de cambiarla viviendo el momento y canalizando e identificando las emociones que nos genera. De este modo no sólo aprendemos a identificar nuestras emociones sino que además aprendemos a conocernos plenamente.
  • El cuarto, y último, es el control. Tenemos que asumir la pérdida del control para poder experimentar plenamente las emociones.

El mindfulness, no sólo nos ayuda a nivel individual sino que interfiere en la comunicación interpersonal. Esto se debe a que una vez conseguimos canalizar nuestras emociones e identificarlas, nos empezamos a conocer mejor a nosotros mismos y sobre todo nuestras reacciones ante distintos estímulos en el presente. Esto genera un mayor conocimiento de nosotros mismos y por lo tanto nos permite mostrarnos tal y como nos vemos ante el mundo. Esto facilita la comunicación con otro individuo ya que no da seguridad en nosotros mismos y una sensación de control de la situación.

Esta técnica está popularizándose en psicología por los resultados que se están viendo tras el ejercicio. Y es que no solo ayuda a nivel emocional sino que además ayuda a aliviar dolencias causadas por el estrés o las depresiones.

Es una competencia que también está dando buenos resultados en los a la cura de shocks postraumáticos se refiere, sobre todo en lo referente a enfermos de cáncer que los han superado.

Podemos concluir que esta disciplina lo que hace es que el individuo, mediante el conocimiento de su ser, aprenda a afrontar cualquier situación viéndola natural e inevitable y dejando que sus emociones fluyan. De este modo libera estrés al asumir que no se puede tener el control de todo y empieza a vivir plenamente cada momento. Esto permite una mejor comunicación sin restricciones ni prejuicios.

¿Qué opinan ustedes?

 

 

Un pensamiento sobre “Sobre mindfulness

  1. Pingback: Taller online “Tu poder personal” | La Violeta Dulce y Bonita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *