Inteligencia emocional

Vacaciones: ¡a cargar las pilas!

Con la llegada del buen tiempo, solemos cambiar las rutinas que mantenemos a lo largo del año. Llegan los días más largos, acompañados normalmente por unos días de descanso. Días que aprovechamos para cargar las pilas que ya empezaban a agotarse… y es que las vacaciones, más allá de unos días deseados por la posibilidad de vivir otras sensaciones, ¡son pura necesidad!

cargar pilas

Image courtesy of Worakit Sirijinda at FreeDigitalPhotos.net

Normalmente solemos relacionar las vacaciones con emociones positivas: alegría, diversión, ilusión,… aunque también hay algunas personas que los reciben con una combinación de ganas y miedo a ¡encontrarme conmigo mismo!

En el Consorcio de Inteligencia Emocional, tenemos como misión la difusión de la importancia y las implicaciones de las emociones en nuestras vidas, así como  el fomento de prácticas que nos ayuden a mejorar los niveles de Inteligencia Emocional. En este sentido, y pensando que ahora podemos tener un tiempo para nosotros, para mimarnos, para cargar pilas,… nos hacemos eco, y suscribimos al 100% los deberes que un profesor italiano, Cesare Cata, ha mandado a sus alumnos para este verano. 100% Inteligencia Emocional.

Y si nos lo permitís, no en forma de deberes, pero sí en forma de sugerencia (¡os animamos encarecidamente a que lo practiquéis!!!), os retamos este verano a ….

1. Por la mañana, cuando vayas caminando por la playa fíjate en el reflejo del sol en el agua, piensa en lo que más te guste en la vida y siéntete feliz.

2. Intenta usar todos los nuevos términos aprendidos este año: cuantas más cosas digas, más cosas puedas imaginar y más cosas puedas pensar, más libre te sentirás. (Propuesta alternativa: ¿podrías transformar tu lenguaje y tratar de expresar tus ideas en positivo? ¡El lenguaje crea realidades!)

3. Lee todo lo que puedas. Pero no porque tienes que hacerlo. Lee porque el verano inspira sueños y aventuras y leyendo te sentirás como las golondrinas al vuelo. Lee porque es la mejor forma de rebelión que tienes.

4. Evita todas las cosas, situaciones y personas que te influyan negativamente: Busca las situaciones y la buena compañía de los amigos que te enriquezcan, que te entiendan y que te aprecien por lo que eres.

5. Si te sientes triste o asustado, no te preocupes: el verano, como todas las cosas maravillosas, nos puede dar algún que otro problema. Intenta escribir un diario donde plasmes tus sentimientos (en septiembre, si te apetece, lo leemos juntos).

6. Baila. Quítate la vergüenza. En la pista de baile o en tu habitación. El verano es un festival y sería absurdo no formar parte de él.

7. Al menos una vez en tu vida tienes que ver el amanecer de un nuevo día. Permanece en silencio y respira. Cierra los ojos y siéntete agradecido.

8. Haz un montón de deporte.

9. Si encuentras a una persona que te gusta mucho, díselo con total sinceridad. No importa si él/ella termina por no entenderte. Si no lo hace es que él/ella no iba a formar parte de tu destino. De lo contrario, el verano 2015 será la gran oportunidad para caminar juntos. (Si esto sale mal, vuelve al paso 8).

10. Recuerda los apuntes de nuestras clases. (Propuesta alternativa: A falta de apuntes, podemos reflexionar sobre los aprendizajes que las experiencias que hemos vivido durante el año nos han ofrecido)

11. Sé alegre como el sol e indomable como el mar.

12. No digas palabras mal sonantes y sé siempre educado y amable.

13. Si vas a ver películas, hazlo en versión original para mejorar tus habilidades lingüísticas y tu capacidad de soñar. No dejes que la película acabe con los créditos; re-vívela mientras dure el verano.

14. Durante el día o en la noche, sueña en cómo puede y debe ser tu vida. Mientras dure el verano, reúne toda la fuerza que necesites para no renunciar a eso que quieres y haz todo lo posible para perseguir ese sueño.

15. Sé bueno.

Y si aún necesitas algo más… una última sugerencia… 😉

Feliz verano, cargar bien las pilas, y ¡nos vemos en este blog con el nuevo curso en Setiembre!!!

Un pensamiento sobre “Vacaciones: ¡a cargar las pilas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *