Inteligencia emocional

Desarrollismo personal

(Reposición) Autor: Iñaki Perez

En los últimos tiempos y en diversos ambientes e incluso en diversos lugares geográficos, asisto con cierta preocupación a una moda que se está instalando en nuestra manera de pensar y en nuestra cultura, sobre todo en ambientes de personas entre los 30 y los 50 años de edad (Esto es más una apreciación que un estudio riguroso) y que yo llamo “desarrollismo personal“.

No sé si se trata de instaurar un nuevo negocio, de “desarrollo rápido” estilo a las  multinacionales de comida que todos conocemos o responde más a a un problema de “foco” de nuestra existencia,… o tal vez las dos cosas.

Parece que no eres una persona “normal” si no pasas por un curso de Coaching, Mindfulness para gestionar tu estrés, inteligencia emocional en un finde, experiencias cercanas a la muerte, biodanza para equilibrar energéticamente tu cuerpo o no practicas yoga o meditación o aprendes a hipnotizar en seis sencillos pasos un fin de semana. No digamos nada de las constelaciones familiares, nadie que se precie debería dejar de pasar por una constelación, a poder ser facilitada por alguien a quien nadie supervisa y que se supone que lo hace muy bien después de un par de fines de semana de formación a cambio de una aportación (palabra muy en boga hoy en día en este ámbito y que merecería la pena estudiar detenidamente)

No se trata en este artículo de echar por tierra a nadie ni a nada, evidentemente todo tiene su valor en su justa medida y todo sirve cuando sirve. Estoy ironizando y no seré yo quien juzgue a nadie por practicar lo que sea, por mucho que a mí me pueda parecer lejano o extraño o antinatural.

Lo que me preocupa es que gracias a personas con pocos escrúpulos y usando la necesidad de la gente de buena voluntad, que tal vez están buscando un Norte al que dirigirse, estas personas que de un modo u otro son vulnerables, acaben siendo carne de cañón” de pseudo profesionales en mi opinión, poco fiables.

Independientemente de que cualquiera de las técnicas o metodologías que he nombrado antes pueda ser más o menos útiles, juicio en el que no entraré en este post, creo humildemente que en general estamos equivocando el camino. Si pensamos, todos conoceremos a personas que llevan en sus espaldas varios cursos, retiros, certificaciones, etc. de algunas de las cosas nombradas e incluso otras nuevas o diferentes y que en realidad, no hemos visto que el efecto producido sea manifiesto más allá de un par de semanas después de hacer el último curso, con suerte.

Esto puede crear una especie de aprendizaje en bucle, que hace que las personas sigan “necesitando” hacer esos cursos, ya como un fin más que como un medio. Se convierten en “yonquisdel desarrollo personal y en muchos casos y como ocurre con cualquier cosa que crea adicción, en realidad no suele servir a la larga para mejorar demasiado, puesto que si todas la técnicas, cursos, metodologías o filosofías sirvieran realmente para lo que dicen servir, cada vez necesitaríamos menos y no más, ¿no?

Para mí la clave está en donde ponemos el protagonismo del cambio o de la mejora, donde está la responsabilidad de conseguir lo que queremos y quién es el responsable de lo que me pasa y realmente creo que sin duda, si yo delego en otros soluciones mágicas para mi vida,….

 ¿No me estaré haciendo un yonqui del “Desarrollo Personal”?

 Y por otro lado, ¿Por qué hay personas que piensan que el hecho de que a ellas/os les haya servido un curso, una técnica, etc., inmediatamente les capacita para impartirla ellas/os mismas/os?

 Creo que jugamos con lo más sagrado, que es la vida de la gente y ésta se merece mucho respeto

¿No creéis también lo mismo?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *