Inteligencia emocional

Sobre la ornamentación…

Serie IBETI

Equipo SEICOM: Iker Guruceta , Lander Fraga, Oscar Gezuraga, Mikel Martinez, David Tainta, Luke Foster.

Muchos piensan que la forma de hablar, o la comunicación no verbal son factores importantes a la hora de tener una comunicación eficiente, y lo son. No obstante, no se tiene en cuenta uno de los factores comunicativos que más pasa desapercibido de forma consciente para la mayoría de las personas, aunque tiene un impacto de grandes magnitudes en los individuos: la ornamentación.

La ornamentación puede ser definida como el conjunto de cosas que son utilizadas para adornar a las personas. Estos ornamentos pueden tener un significado diferente en cada cultura, tanto negativo como positivo dependiendo de su contexto o época, como podemos observar en el siguiente enlace.

‐       Ornamentación corporal: Hace referencia al peinado, tatuajes, piercings, maquillaje… Es un tipo de ornamentación más secundaria, pero que da una información muy concreta de cómo somos y qué gustos tenemos. Gracias a esto, podemos englobar a una persona en un determinado grupo o tribu urbana o detectar que tipo de gustos posee.

‐       Ornamentación externa: Se refiere a la vestimenta y ropa, además de relojes, bolsos y demás complementos. Acentúan la imagen que queremos presentar de nosotros mismos, acompaña a la ornamentación corporal. En muchos casos transmite la primera impresión que reciben los demás de nosotros mismos.

Para algunos profesionales constituye su herramienta de trabajo. Mientras en las empresas formales impera el traje y la corbata, en empresas jóvenes se valora más vestimenta informal y desenfadada. Hay que saber distinguir entre dos tipos de “ornamentaciones externas” o “personalidades”, la laboral y la de ocio.

Asociamos los colores a diferentes significados, en el caso occidental esta es la psicología de cada color:

‐   Negro: Elegante. Autoritario. Transmite fuertes emociones y crea un efecto adelgazante.

‐   Blanco: Limpieza, pureza. Transmite creatividad. Combina con cualquier color.

‐   Azul: Calma, descanso, confianza y seguridad. Color preferido por muchas compañías. Es un color que vende.

‐   Rojo: Pasión, calor. Connotación agresiva y de peligro. Robustez.

‐   Amarillo: Optimismo, alegría, pero también celos o preocupación. Impulsa la creatividad.

‐   Verde: Calma, sosiego, fertilidad y esperanza. Relacionado con la naturaleza, transmite paz.

A la hora   de comenzar a definir el correcto empleo de la ornamentación dentro de la comunicación, es muy importante conocer el contexto en el que nos encontramos. Cuanta más información tengamos del entorno al que vamos a dirigirnos o donde vayamos estar más oportunidades tendremos de ir de la manera más apropiada. Si se da el caso de no conocer el contexto donde nos vamos a desarrollar, es preferible prepararte un poco más de lo que harías en una situación corriente.

La combinación de colores y el estilo es de suma importancia. Un exceso en estos dos factores puede llevar a un individuo a verse relacionado con el “horterismo”. También hay que tener en cuenta la higiene. Es importante ir aseado correctam20150513_162913ente y no desprender un aroma negativo, así como cuidar aspectos como el pelo o la barba. Otro factor es la comodidad de nuestra ropa. Conviene no ir ni demasiado ajustado, ni llevar ropa demasiado holgada. Hay que buscar la comodidad, dado que de esta manera el individuo podrá desarrollarse de la forma más óptima.

Está demostrado que la primera impresión, nada más ver a una persona, es la más importante ya que es todo cuanto necesita una persona para formarse una impresión nuestra. Es por ello por lo que es importante tener en cuenta todos estos factores a la hora de presentarnos a alguien.

En definitiva, la ornamentación es un elemento clave a la hora de crear una primera impresión. Hay que cuidar la ornamentación que queremos mostrar. Esto abarca desde la vestimenta, incluyendo colores y prendas, hasta la higiene personal como el pelo o la barba, sin olvidar factores como el contexto social en el que nos encontremos, e incluso la propia comodidad.

Por tanto, a la hora de elegir nuestra ornamentación para una situación cotidiana, ya sea en una entrevista de trabajo, o si queremos impresionar a esa persona especial, debemos estar muy atentos a todos estos elementos, ya que de esta manera conseguiremos causar una buena impresión.

seicom

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *