Inteligencia emocional

Como mejorar la eficacia en los Equipos de Trabajo

Hace ya algún tiempo escribí un primer artículo introductorio en este blog sobre las emociones en los grupos, y hoy escribo con la intención de profundizar en algunos aspectos prácticos que nos ayuden en la gestión de los procesos emocionales en los grupos o equipos de trabajo.

El objetivo de todo equipo de trabajo es la eficacia y la consecución de resultados de mayor valor añadido que el que puede proporcionar el trabajo individual. Las diferentes investigaciones demuestran que son tres los elementos principales para lograr dicha efectividad: que los miembros tengan confianza, que tengan sentido de identidad de grupo y que tengan sentido de eficacia grupal. Para avanzar en el desarrollo de estos aspectos los equipos necesitan establecer normas o reglas emocionalmente inteligentes que apoyen comportamientos que estimulen el logro de la confianza, identidad y eficacia grupal.

Siguiendo con este argumento estoy de acuerdo con la definición de inteligencia emocional grupal como la capacidad de un grupo para generar o compartir un conjunto de normas que regulen el proceso emocional de manera que crezca la confianza, identidad grupal y eficacia de grupo. pencil_circle

Además los procesos de gestión emocional en los equipos se ven influidos por tres niveles de actuación: los de los propios miembros de los equipos, es decir un nivel individual. Los producidos por la interacción de dichos miembros, es decir, un nivel grupal o relacional y por último los que tienen que ver con el contexto en el que actúan los grupos.

Pero….¿a qué nos referimos cuando hablamos de establecer normas en los equipos? ¿Qué tipo de normas? ¿Cómo se lleva a cabo esto en los equipos?

Me gustaría señalar algunos de los elementos más importantes que, a mi juicio, deben ser hablados y pautados a través de normas en los equipos, con el fin de mejorar la eficacia de los mismos.

  1. Escucha empática. Que tiene que ver con la posibilidad de todas las persona de aportar al equipo, y de que dichas personas sienten que se escuchan sus opiniones y se tienen en cuenta. Aquí se pueden utilizar técnicas participativas que incidan en este aspecto.
  1. Comprensión interpersonal. Tratar de entender los sentimientos, intereses, virtudes y defectos, de cada uno de los miembros del grupo. Esta comprensión permite que los miembros puedan predecir y lidiar con el comportamiento cotidiano de los demás.
  1. Comunicación sincera. Mostrar el desacuerdo con otro miembro del equipo, cuando éste ha incumplido una norma definida por el equipo, es un elemento necesario en los equipos. Si las personas se calla y no muestran su desacuerdo se van generando desconfianza y falta de implicación con el equipo.
  1. Lenguaje positivo. Cuando hace algo bien, valorar dicha aportación, comentario o gesto delante de todos en el equipo. Se trata de estimular la comunicación positiva y la valoración de las contribuciones de sus miembros.
  1. Autoevaluación grupal. Es necesario que el equipo tome conciencia de los estados emocionales de sus miembros y de la influencia de los mismos. Para ello que el equipo dedique un tiempo a pensar como están funcionando, como se están sintiendo y que se percibe en el equipo, ayudará a mejorar su rendimiento.
  1. Retroalimentación. Solicitar feedback a otros equipos u otras personas que se ven influidas por el trabajo del equipo, ayudará a éste a mejorar.
  1. Permitir que se hable de emociones. Dar lugar en el equipo a que cuando alguien percibe alguna emoción (individual o grupal) que puede estar influyendo en la dinámica del equipo, se sienta legitimado para poder sacar el tema en el equipo y poder hablarlo.
  1. Entorno afirmativo. En la medida que el equipo adopte esta norma, se tratará de mantener una visión positiva de los problemas, asumiéndolos como retos en vez de cómo dificultades. Se trata de estimular en el grupo un clima positivo de afrontamiento de problemas.

En la medida que este tipo de normas se consensuen y establezcan en los equipos de trabajo, y se vele por su cumplimento, ser podrá ir avanzando en la generación de entornos de confianza e identidad grupal que llevará acarreados mayores niveles de eficacia.

 

 Y en vuestros equipos ¿teneis definida alguna de estas normas?

3 pensamientos sobre “Como mejorar la eficacia en los Equipos de Trabajo

  1. Pingback: OCDE dixit: más y mejores competencias - Blog

  2. Kary - Team building Ciudad de México

    Mediante uso de dinámicas team building obtendremos grandes benéficos en los equipos, ya que por medio de estas actividades creativas y divertidas se desarrollan buena comunicación, coordinación y mayor confianza entre los integrantes, habilidades y aptitudes que los fortalecen en la realización de sus tareas lo cual les traerá mayor entusiasmo y satisfacción.

  3. Karina - Cursos en Guadalajara

    Empleados capacitados son empleados eficaces, cuando se proporcionan cursos o formaciones laboral respecto a cada área de trabajo al empleado se logra proporcionar confianza y herramientas intelectuales para mayor respuesta y desempeño laboral, logrando como consecuencia mayor satisfacción y productividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *