Inteligencia emocional

Las nueve caras del corazón (parte I)

Ha vuelto a mi memoria este libro que leí hace muchos años, creo que en parte por la película “Del revés” y la jornada que le dedicamos en el Consorcio de Inteligencia Emocional. Esta también es una forma sencilla, visual, de hablar de las emociones.

No era habitual que fuera de las fronteras académicas hablásemos de Inteligencia Emocional, y eso que Goleman ya había convertido el termino en “bestseller”. Llegó a mis manos este sencillo libro, una lectura de verano con lugares y nombres exóticos con una propuesta para examinar de forma poética y muy gráfica las emociones básicas, esas que podemos identificar en cualquier lugar del planeta.

Hoy son muchos los argumentos que defienden que  la necesidad de la educación socioemocional; en muchos casos nos cuesta identifcar emociones propias y ajenas. Cuando pienso en las formas artísticas en Asia, me doy cuenta del esfuerzo y conocimiento necesario para distinguirlas y apreciarlas. Al espectador occidental no le resulta sencillo entender el significado de posturas, miradas, gestos de las manos o esas enigmáticas sonrisas .

asiamuseum

El hilo conductor del libro de Anita Nair es la danza del Kathakali, y la forma en la que el bailarín, con su cuerpo, sus expresiones, su vestuario y su maquillaje debe trasladar al espectador todos los matices….

“En la danza, como en la vida, no necesitamos más que nueve formas de expresarnos. Las podríamos llamar las nueve caras del corazón.”

“Mïrame. Mírame a la cara…..¿Qué vemos en ella? La frente, las cejas, las fosas nasales, la boca, la barbilla y treinta y dos músculos faciales. Éstas son nuestras herramientas y con ellas tenemos que trazar el lenguaje sin palabras. Las navarasas: amor, desprecio, pena, furia, valor, miedo, disgusto, asombro y paz.”

Si, desde luego, es una historia de ficción, no tiene validez académica, tan sólo se parece a los modelos que manejamos hoy en día, pero las metáforas son tan bellas que uno se puede dejar llevar y aprender, comparar, contrastar, reflexionar… ¿te atreves a escenificar las emociones?¿las puedes identificar?

Haasyam

Observa con atención. Esto no es lo que crees que es. Es la alegría

Mírame. Así es como se hace. Levanta las cejas ligeramente, más altas encima del puente de la nariz y más bajas en los extremos. Ten los párpados medio cerrados y los labios con las comisuras hacia abajo. Tensa los músculos del labio superior. Esto es Haasyam.

Sringaaram

El amor….¿Conocemos otras formas de llamarlo?…Placer, deseo, lujuría… lo llamamos de tantas maneras,,,Y hacerlo es humano. Dar nombre a todo y a todos, clasificar y distinguir. Porque sólo así podemos medir el alcance de esta necesidad de saber, de conquistar, de contener este ser maravilloso, esta criatura que impregna todo momento de un extraño e inexplicable anhelo.

Karumam

¿Quién no conoce esta emoción? Bueno, ni siquiera necesito decirte cuál es, cuando las cejas caen en los extremos, las comisuras de los ojos se contraen y la boca se curva hacia abajo….¿Veis como se me hunde el vientre y los hombros descienden?

Todos hemos experimentado la tristeza en un momento u otro.

El libro utiliza todo tipo de asociaciones, la respiración, los meses del año, animales, frutos, olores, sabores, colores que tienen que servir al actor y bailarín para identificar y dar forma a una emoción. La riqueza de detalles y matices es propia de la India del Sur, y resulta evocadora para un lector occidental. Lo exótico, lo diferente, el contraste, contribuye sin duda a pintar para nosotros, y podemos imaginar, visualizar esas nueve caras del corazón. ¿lo intentamos?

¿te atreves a escenificar las emociones?¿las puedes identificar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *