Inteligencia emocional

Las nueve caras del corazón (Parte II)

Las emociones y su expresión física son el esqueleto de este libro: “Las nueves caras del corazón” de Anita Nair, del que ya os hablaba en una entrada anterior. La metáfora que esconde detrás una historia que no te desvelo, por si lo quieres leer. Los diferentes protagonistas dan vida a todos estos estados emocionales como en cualquier otra novela, solo que aquí la autora ha querido mostrarnos la “tramoya”.

Nos vamos de viaje por la expresiones adoptadas por nuestros músculos faciales en cada emoción descrita por la autora. Ahí van las seis siguientes:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Raudram

La creencia común tiende a considerar que raudram es sinónimo de rabia. No está mal, ya que la raudram tiene el rostro de la rabia. Incluso de la ira. Fíjate en esto: empieza por los ojos. Hay que abrirlos tanto como para que queden completamente redondos, hasta que la cabeza se vaya hacia atrás, la nariz se abra, la boca se tense y la mandíbula se apriete. Debes inspirar como siempre, pero intenta espirar por los ojos. Intensamente.

Veeram

Venga, esto no es tan difícil como puede parecerte… por ahora puedes considerarlo “valor”

Deja que tus ojos se abran mucho. Si, igual que en la raudram. Tus ojos se tienen que abrir desmesuradamente, pero no tienen que mirar con furor. Deja que las aletas de tu nariz se dilaten, como si presintieras la victoria…

Bhayaanakam

La sexta de las emociones que visten nuestro rostro.

La expresión del Bhayayanakam requiere que dejes que el temor se muestre. Los ojos se abre, la frente se arruga, la nariz se dilata, la boca cae y el cuello se retrae en el pecho, pero en lo que tienes que concentrarte es en la respiración. Deja que salga por ambos lados de los ojos y notarás que estos se mueven por sí solos, dirigiéndose hacia el objeto que causa el miedo. 

Es interesante observar que explorando un país tan lejano en costumbres y tradiciones, podemos identificar emociones universales. En la novela nos cuentan que un bailarin de Kathakali llega a dominar a la perfección las nueve navarasas, necesita ocho años para desarrollar adecuadamente su trabajo. Es curioso que en occidente apenas prestemos atención al significado de los gestos adoptados por nuestra musculatura facial, al extremo de no ser capaz de identificar muchas veces su significado de forma adecuada. Perdemos la capacidad de “leer” en la cara de otros. ¿necesitamos formarnos para ello?¿cuando perdemos la capacidad de hacerlo?

La mitología India parece haber escogido un gran número de dioses con gestos precisos para detallarnos todo tipo de emociones y estados de ánimo. Las formas artísticas tienen mucho de alfabetización y de igual forma que hoy sabemos que cada emoción viene acompañada por una reacción corporal, ellos muchos años atrás parecen haber encontrado la forma de catalogarlas y recrearlas.

Beebhalsam

La palabra misma hace que arrugues la cara con desgrado. Beebhalsam: la expresión que retuerce tu rostro cuando te enfrentas a lo desagradable. Sólo tienes que exagerarla. Estrecha los ojos, abre la nariz, contrae los músculos de la cara.

Deja que el aire suba desde la base de la columna y entonces arrojaló con fuerza por la nariz. Lo exhalas como si te diera asco. Beebhalsam es asco.

 Adbhutam.

Has aprendido a identificar el pensamiento que lleva a todas estas emociones y a adaptar tus rasgos a cada una de ellas. Has visto cómo primero tus pensamientos, luego la respiración y por último tu cara resumen el proceso del conocimiento a la experiencia y de ésta a la expresión….

…sólo esta emoción no ofrece un marco temporal en el que puedas trabajar… porque adbhutam es el asombro. Y el asombro es inmediato. No puede ser premeditado ni calculado.

Abre mucho los ojos. Ábrelos sin un atisbo de furia o arrojo. Las cejas enfatizan el asombro y otro tanto hacen los músculos de la cara. Las aletas de la nariz se abren como si quisieras absorber la misma esencia de lo que te causa el asombro y la boca se te ensancha en una media sonrisa involuntaria.

Lo familiar puede provocar asombro… sin embargo, con frecuencia lo que nos asombra es lo que rara vez vemos…

Esa es la característica principal del asombro. La curiosidad, el deseo de poseer. Y una vez lo consigues, el asombro desaparece. Esa es la naturaleza del adbhutam. La inestabilidad. Porque nunca volverás a experimentarlo exactamente en el mismo grado.

Shaantam

¿Cómo podemos describir la paz? ¿Qué hacemos con los rasgos de nuestra cara?

Refrena todos los pensamientos. Sosiega tu mente. Siente la quietud dentro de tu ser.

Desde luego, no hay que olvidar que este es un libro de ficción, aunque útil para no iniciados. Y luego merece la pena contrastar con los últimos trabajos que nos hablan de la categorización de las emociones : Universo de emociones, también una propuesta gráfica y completa que nos habla de unas 307 emociones, y en la que podemos jugar a encontrar a nuestros protagonistas del kathakali.

¿Serías capaz de identificar estas nueve?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *