Inteligencia emocional

Quiero repetirlo

introduccin-teora-u-16-728

Con este post, breve pero intenso, quiero compartir una gratificante y potente experiencia personal reciente.

Desde el mes de septiembre estoy participando en el ULab Vitoria-Gasteiz, un encuentro de personas con la finalidad de llevar a cabo la formación y aplicación de la llamada Teoría U, no me detendré en explicar en qué consiste, no es el objetivo de este post, podéis consultarlo mediante el enlace, y en todo caso la siguiente imagen es bastante elocuente.

De modo muy sintético, son encuentros en los que se trata de tomar conciencia de uno mismo, cambiar la forma de escuchar y de sentir. No atender tanto a lo teórico y lo cognitivo, sino mediante la acción prototipar y dejar que lo emergente aflore.

En una de estas sesiones se trabajó mediante dinámicas y actividades como el Coaching Circle, o el Stuck (bloqueo o atasco) que forma parte del Social Presencing Theatre.

arawana 013

Pueden aplicarse en diferentes formatos, individual, grupal o mixto. Alguien del grupo o incluso el grupo al completo, expone una problemática, una preocupación sobre la que se quiere reflexionar, escuchar, sentir.

En esta ocasión, fui yo quien me presté a exponer una preocupación personal, para que tras la actividad, tuviéramos un feed back.

He de confesaros que fue una experiencia práctica que no conocía; ¡sentir e identificar emociones de manera intensa y desde ámbitos y dimensiones desconocidas!.

Se utilizan las posturas y movimientos del cuerpo para disolver conceptos limitantes, bloqueos que nos atenazan, tomando conciencia de dónde y cómo estamos y de hacia dónde queremos ir a través de movimientos creativos.

Mediante la introspección se intenta escuchar al cuerpo, en relación a ese problema o preocupación, dejando el pensamiento y lo cognitivo aparte, y según lo que va pidiendo el cuerpo, se pide a las personas que comparten este ejercicio que te empujen, que retengan tus movimientos, que tiren de ti en una u otra dirección, que te opriman, etc. y permanecer así el tiempo que el cuerpo necesite. El cuerpo te habla de tus emociones en cada movimiento, en cada contacto de los demás.

Ellas y ellos lo vivieron, no observando tus movimientos o reacciones, sino desde su propia vivencia, desde cómo se han sentido y cuál ha sido su experiencia emocional, con apertura de mente, corazón y voluntad. Después lo combinamos con el coaching circle, desde la humildad, la confianza, la vulnerabilidad y la generosidad.

El resto del grupo sólo comenta cómo ha vivido la experiencia y hace preguntas que puedan ayudar. Son conversaciones creativas, potentes y reveladoras que aportan información relevante. En mi caso fue reparadora, agradable, acabé con sensación de serenidad, de calma. De liberación.

Un ejercicio de alto potencial de regulación emocional a la que ayuda el resto del grupo, más que eso, su implicación emocional y empatía es fundamental. No sólo sentí mis emociones con claridad, sino también las de los demás, sentí lo que otras personas sentían y ellos sintieron las emociones como si fueran las mías, miedo, tristeza y alegría, sorpresa y soledad, pero finalmente paz y serenidad.

Cierro este post con el convencimiento de la conveniencia, la necesidad diría yo, de fomentar y tomar el hábito de hablar abiertamente (en contextos de seguridad y confianza) de nuestras experiencias vitales, de nuestros estados emocionales. En definitiva es un ejercicio consciente de libertad.

Me gustaría repetirlo.

¿Te gustaría probarlo?

Un pensamiento sobre “Quiero repetirlo

  1. Pingback: Comunicando con las emociones | Rogelio Fernández Ortea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *