Inteligencia emocional

¿Que une la psicología positiva a la inteligencia emocional?

Desde este foro promovemos los conocimientos relacionados con la inteligencia emocional. Pero en ocasiones hay otros temas que se cuelan como los relacionados con distintas emociones o con contenidos vinculados con la psicología positiva. De lo que trata este post de hoy es de explicar las razones que personalmente creo que vinculan apositivo3 la psicología positiva con la inteligencia emocional.

Si damos por buena la definición de Pablo Fernández Berrocal la inteligencia emocional es la habilidad de las personas para atender y percibir los sentimientos de forma apropiada y precisa, la capacidad para asimilarlos y comprenderlos de manera adecuada y la destreza para regular y modificar nuestro estado de ánimo o el de los demás.

La psicología positiva se define como el estudio científico de las experiencias positivas, los rasgos individuales positivos, las instituciones que facilitan su desarrollo y los programas que ayudan a mejorar la calidad de vida de los individuos, mientras previene o reduce las incidencia de la psicopatología (Seligman 2005; Seligman y Csiksgentmihalyi, 2000). Es también es estudio científico de las fortalezas y virtudes humanas, sus motivaciones y capacidades (Sheldon y King, 2001).

 

A la luz de ambas definiciones se me ocurren las siguientes conexiones en tres ambos conceptos:

  • La práctica de la inteligencia emocional debe llevar a las personas y a las organizaciones a un funcionamiento optimo. Desde este punto de vista en el CIE (Consorcio de Inteligencia Emocionalpositivo3) siempre hemos sostenido que el trabajo en inteligencia emocional tanto a nivel individual como organizacional genera, necesariamente, conductas colaborativas.
  • La investigación ha demostrado que las personas que puntúan más alto en inteligencia emocional presentan menos estado emocionales negativos. Además también han demostrado la relación con las emociones positivas y el bienestar psicológico. Se puede ampliar información en este artículo de Natalio Extremera y Pablo Fernandez Berrocal (2009)
  • En el campo educativo resulta especialmente interesante observar la eficacia del trabajo trasversal de inteligencia emocional, emociones positivas y fortalezas y virtudes. Ser inteligente emocionalmente debe estar acompañado de un trabajo en valores. Por un lado contamos con una serie de habilidades emocionales, y por otro lado una orientación para éstas: la de la búsqueda del funcionamiento óptimo como personas y organizaciones.

 

Animemos a la investigación a seguir dotándonos de argumentos científicos con los que construir un puente entre inteligencia emocional y psicología positiva. Y, sobre todo, acumulemos experiencias prácticas desde las que poder ver el maridaje entre estos dos conceptos tan esperanzadores para el bienestar humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *