Inteligencia emocional

Inteligencia emocional basada en valores. Doctor Alfonso Benito blogger invitado

Por  Alfonso Benito Fraile PhD

Con su nombre en el título del post se editará todos los artículos que amigos de este blog se brindan a compartir con nosotros. Todos los meses, el último viernes de cada mes, un autor relevante del mundo de la Inteligencia Emocional compartirá con nosotros sus reflexiones. Es esta primera ocasión se trata de Alfonso Benito, un donostiarra afincado en México y recién doctorado por la Universidad de Deusto por lo que desde aquí queremos darle ¡nuestra más sentida enhorabuena! Con él les dejamos…

En el último tercio del siglo XX el psicólogo Brian Hall propuso un Modelo de Desarrollo de Valores. Según Hall los valores son las lentes con las que vemos el mundo, configuran nuestra manera de entender la realidad y son los grandes motivadores de nuestras acciones. Dentro de este modelo los valores son los ideales que tiene una persona y que los lleva a la acción y que se expresan a través de las decisiones que tomamos y las acciones que realizamos de manera repetida.

Hall, junto con Benjamin Tonna, hizo una profunda investigación transcultural en la que concluyeron e identificaron 125 valores universales existentes en distintas culturas y lenguas.  Esos 125 valores los dividen en 4 Fases que representan distintas visiones del mundo, que cada una representa un desarrollo respecto a la anterior.

  • En la Fase 1 los valores que la conforman construyen una visión del mundo amenazante donde lo que prima es la búsqueda de la seguridad.
  • En la Fase 2 la visión del mundo que se tiene sigue siendo amenazante pero donde se descubre que es mejor enfrentarlo en grupo que en solitario, y se priorizan los valores que implican pertenencia a un grupo o institución (familia, empresa, barrio, iglesia, etc.).
  • En la Fase 3 el mundo es entendido como un proyecto en el que todos tenemos algo que aportar y donde se sitúan valores relacionados con la vocación, con el descubrimiento y desarrollo de características propias y el reconocimiento de las de otras personas.
  • En la Fase 4, hay una preocupación por el mundo en su conjunto, son valores que llevan a la acción en proyectos o actividades que impacten de manera global. El mundo vuelve a ser un misterio, pero que en vez de asustar nos invita a implicarnos y hacernos uno con él.

La pregunta puede ser que tiene que ver todo esto con las emociones y la inteligencia emocional. La relación la encontramos en la Fase 3, donde dentro del Modelo de Desarrollo, después que la persona a podido asegurar ciertas necesidades físicas (Fase 1) y ha fortalecido su autoestima y personalidad a través de la aceptación de por parte de otros y formar parte de un colectivo  (Fase 2) somos entonces capaces de poder escuchar y comprender a los demás. Por eso en la Fase 3 encontramos algunos valores como:

  • Compartir/Escuchar/Confiar: Escuchar los pensamientos y sentimientos de otra persona y expresar los propios en un clima de mutua confianza en la honestidad de cada uno.
  • Empatía: Reflejar y aceptar los sentimientos y formas de ser de otras personas mediante una presencia de calidad de manera que se vean a sí mismos con mayor claridad, incluso sin que medien las palabras.
  • Generosidad/Compasión: Ser consciente de las necesidades y limitaciones de los demás y compartir las cualidades y destrezas propias para ayudarles sin esperar nada a cambio.

Valores en cuanto a que algunas de nuestras acciones estén basadas en esos ideales. Pero quiero terminar remarcando, cómo antes de poder llegar a ese desarrollo de una inteligencia emocional debemos pasar por afianzar nuestra personalidad y autoestima, que nos lleva también a conocernos más y aceptarnos con lo bueno y lo malo que tenemos.

¿Cómo andan de valores?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *