Inteligencia emocional

¿Afecta el frío a las emociones?

¿Son diferentes los nórdicos al expresar sus emociones? Lo cierto es una idea en voz alta que aparece charlando hace unas semanas con Pablo sobre la Inteligencia emocional de los Vascos.

Resulta un tópico adjudicar diferentes niveles de expresión y control emocional cuando hablamos de norte y sur, cuando hablamos de aquellos más cercanos al clima mediterráneo, con fama de bulliciosos y los que viven en zonas septentrionales, más silenciosos y contenidos, al contrario que sus antepasados vikingos.

Parque Vigeland, Oslo

Parque Vigeland, Oslo

Estas eran algunas de las ideas a las que daba vuelta en mi reciente viaje a Oslo, ya que en esta ocasión Noruega nos esperaba con una capa blanca de nieve y hielo sobre sus calles.

Parece que en estos últimos años lo nórdico está de moda, la novela policiaca que llega del frío, series de televisión aclamadas internacionalmente como Borgen , Broen, o Forbrydelsen son también escandinavas. Son tantas las diferencias con los productos estadounidenses, incluso con otros europeos que, partiendo de que son ficción, me hacen reflexionar sobre como los nórdicos abordan sus relaciones interpersonales.

Muchas artículos se han encargado de mostrar las bondades del sistema educativo en Finlandia, y todo parecía indicar que mirando hacia el norte encontraríamos soluciones a nuestro sistema en crisis.

Un modelo educativo tan admirado ¿obtiene iguales resultados en áreas como la educación emocional y la gestión de las emociones?

La respuesta, claro está, es compleja y las experiencias del visitante, del residente, del inmigrante, ofrecen muy diferentes matices. La envidiada calidad de vida de los escandinavos también presenta fisuras. Noticias alarmistas que nos hablan de una sociedad con riesgo de burbuja inmobiliaria, de una nueva crisis del petróleo que ponga en jaque la gestión de recursos de la que Noruega es un ejemplo, y si, el inevitable tópico de que la falta de horas de luz, y las condiciones extremas del clima provocan más suicidios.

Si buscamos estudios comparativos de la manifestación y el papel de las emociones encontramos que en Dinamarca inciden en la excelencia del sistema educativo, del cuidado del papel del profesor, más respetado, y al que se le exige por encima de la media, con un menor ratio de alumnos por aula.

El estudio de la fundación Botín de 2015 Educación Emocional y Social. Analisis Internacional pone el foco en ejemplos educativos en Inteligencia emocional. En el encontramos que Dinamarca es un país que ha concedido extrema importancia a la educación emocional desde hace dos siglos. Ya en 1816, N.F.S. Grundtvig en la llamada “escuela para la vida, define en que consiste. Aunque es el libro de 1955 de Jesper Juul : Su hijo, una persona competente, el que logra que la Educación emocional y social se considera desde entonces en las escuelas danesas un requisito previo para mejorar las competencias académicas.

Aunque no hay planes de estudios obligatorios para el desarrollo de las competencias emocionales y sociales, este estudio muestra casos prácticos con toda una serie de hitos que merece la pena conocer. La última reforma es de 2014 y es cuando el gobierno ha dado un peligroso giro hacia los resultados académicos cuantitativos, aún así la historia de la escuela danesa muestra que la educación emocional y social ha tenido siempre un papel protagonista.

Son precisamente las series de televisión danesas las que están llevando a la pantalla las contradicciones de un país cuyo estado del bienestar está tan desarrollado.

Un ejemplo es la serie política Borgen, todo un fenómeno de masas en Dinamarca. Una ficción que ha resultado premonitoria ya que se adelantó en pantalla a algo que sucedió un año más tarde en la realidad política danesa: tener una primera ministra mujer en un gobierno obligado a los acuerdos, sin mayorías claras. ¿Encontrarán en ella los politólogos y políticos en nuestro país pistas para el futuro?

En una época en la que los medios de comunicación, las redes sociales parecen imponer un estilo emocional de exposición y exageración constante, es un interesante punto de partida para ver diferencias en la forma en la que expresan emociones en otras culturas.

Son personajes mucho más contenidos en sus expresiones faciales, con un alto nivel de educación, corteses, políglotas, acostumbrados al consenso. Pero las explosiones de ira también están ahí, curiosamente más en mujeres, sometidas a una alta presión y con muchas dificultades para conciliar su vida familiar y profesional.

¿Existen de verdad diferencias en las emociones entre los nórdicos y nosotros o estamos perdiendo la capacidad de leer la cara de nuestros semejantes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *