Inteligencia emocional

La disciplina en el desarrollo personal

La disciplina es la parte más importante del éxito”.

Truman Capote

 


“Los líderes son aquellos individuos que hacen lo que los fracasados no están dispuestos a hacer aunque tampoco sea de su gusto, Tienen la disciplina necesaria para hacer lo que saben que es importante y correcto, en lugar de lo que es fácil y divertido”.

Robin Sharma

 

 

Cuando se habla de disciplina es habitual que nos venga a la mente nos viene a la mente una imagen relacionada con la firmeza, con lo estricto, la “mano dura”, la obediencia y la sumisión.

 

Si nos fijamos en lo que nos dice el diccionario, en la primera acepción si nos habla del “conjunto de reglas de comportamiento para mantener el orden y la subordinación entre los miembros de un cuerpo o colectividad”, pero en la segunda de sus acepciones, nos dice: “Conjunto de reglas o normas cuyo cumplimiento de manera constante conducen a un cierto resultado. Es decir, que el logro de determinados objetivos requiere de cierto grado de disciplina, o mejor dicho, autodisciplina, para poder lograr los mismos.

running-573762_1280

Es necesario ser disciplinado para realizar deporte con regularidad, para hacer dieta, para escribir con una frecuencia constante en un blog, para estudiar diariamente, para mantener un determinado hábito (levantarse temprano, meditar…)

 

En definitiva, la autodisciplina nos ayuda a sentir que llevamos las riendas de nuestra vida, haciendo lo que deseamos hacer, aunque a veces nos cueste o nos de pereza. Cuando no hacemos lo que creemos que debemos hacer, es habitual sentirnos mal después, por no haber cumplido con nuestros objetivos.

 

Algunos aspectos importantes para poder mejorar nuestra capacidad alcanzar los objetivos propuestos son los siguientes:

crear-habitos-para-el-exito-1

  • Es importante comprometernos con nosotros mismos y creer de verdad que podemos lograrlo y esforzarnos en ello. No valen las excusas. Como una vez encuentres una buena excusa, seguramente tendrás la habilidad de encontrar más. Y una vez que fallas varias veces, es fácil abandonar nuestro propósito.
  • Márcate objetivos realistas y de forma progresiva. No pretendas cambiar tus hábitos de manera radical de la noche a la mañana. Te costará mucho esfuerzo y es probable que no sea sostenible en el tiempo y acabes por abandonar. Ve fijando objetivos que estén a tu alcance, pero que sean suficientemente ambiciosos para mantener tu motivación y ganas de lograrlos. A media que vas alcanzando estos objetivos, vete marcándote otros mayores.
  • En este sentido, es bueno ir marcando nuestros progresos para tomar conciencia de lo que vamos logrando. Anota los resultados y fíjate en los días que vas cumpliendo y los días que fallas.
  • Cuando tengas ganas de abandonar, recuerda por qué empezaste, cual fue tu motivación principal para iniciar ese cambio. Ten una imagen clara del objetivo que quieres conseguir y tenlo presente a través de imágenes o elementos que nos ayuden a mantener la motivación y el compromiso.
  • Y por último celebra los logros. Se consciente del esfuerzo realizado y prémiate por haberlo conseguido.

 

Y tu…¿Eres una persona disciplinada? ¿Qué te ayuda a ti a mantener la disciplina?

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *