Inteligencia emocional

Colaboración, diversidad, Innovación ¿por qué nos cuesta tanto?

Repasando algunas de las ideas que he anotado para escribir en este blog, encuentro de nuevo alusiones al El Pensador Intruso de Jorge Jorge Wagensberg, que desarrolla la tesis de que los grandes avances del conocimiento se deben al pensamiento interdisciplinario. Llegué a su libro atraída por los artículos de un Doctor en física y encontré un museólogo. Tal vez sea mi necesidad de cruzar fronteras la que me lleve una y otra vez a insistir en esas intersecciones.

Y para que esas conexiones aparezcan necesitamos colaborar. Es curioso que se hable tanto de colaboración y en realidad sea tan difícil. Encontraba algunas pistas en este artículo de Pilar Jericó ¿Por qué nos cuesta tanto colaborar?.

Hay un virus que parece propagarse de forma más contagiosa que la gripe y es la necesidad de tener razón. Si en este artículo se cita la teoría de la estupidez de Carlo Maria Cipolla, leerlo me ha traído a la memoria, La inteligencia fracasada, teoría y practica de la estupidez de Jose Antonio Marina. Un libro que pregunta por qué personas inteligentes toman decisiones estúpidas.

Qué fácil nos resulta ofrecer soluciones, ser vehementes al argumentar desde nuestro punto de vista. La verdad es que si uno se detiene un poco, comprueba que hay una pauta en nuestras respuestas, que tendemos a ver las situaciones desde un ángulo concreto. Me gustaría hablar aquí de El ángulo de reposo aunque no es el momento.

Lo que me interesa es el mundo de posibilidades que se abre cuando nos damos cuenta en una discusión, simplemente que el otro mira desde otro lado, que ve otras cosas distintas a las que nosotros vemos. No nos sorprenden las diferentes versiones que ante un cuadro nos ofrece un niño, un arquitecto, un artista… Y lo cierto es que ante una discusión en un equipo, el problema planteado, el reto o el encargo también se ven diferente desde la perspectiva de cada participante. Cada uno estamos convencidos de tener la razón, de tener la respuesta acertada, de que no somos escuchados lo suficiente. La sabiduría popular nos invita a distanciarnos de los problemas, a consultar con la almohada y lo cierto es que no hacemos caso y nos enzarzamos en la discusión. Siendo inteligentes, actuamos como estúpidos. ¿por qué?

elefante-nantes

Diversidad es otro de los mantras de nuestra sociedad y sin embargo cuesta encontrar equipos trabajando donde esa diversidad sea real. En ocasiones pensar en un equipo multidisciplinar nos lleva solo a sumar especialidades, pero ¿qué pasa con los estilos de aprendizaje, con la forma diferente que cada uno tenemos de percibir y procesar la información?

Si mi estilo divergente me lleva a la mezcla, a este viaje por teorías, libros y autores entre los que yo encuentro relación, en el extremo opuesto,en el convergente encontraré un lector que tiene que comprobar una a una mis propuestas, que pediría una entrada diferente para cada libro y autor, que estará pensando ¿y todo esto qué tiene que ver?.

La Colaboración, la diversidad son necesarias para la Innovación. Este verano en Nantes, he encontrado un precioso ejemplo de ese pensamiento intruso, un Elefante mecánico recorre los antiguos astilleros, un increíble espacio que reúne las ideas de Julio Verne y los diseños de Leonardo Da Vinci, una muestra de colaboración entre diferentes. Increíbles animales marinos, máquinas que imitan insectos, la imaginación de un niño a los mandos. Una isla de las maquinas , impensable sin diversidad, sin colaboración.

hormiga-nantes

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *