Inteligencia emocional

¿Cuanto vale tu tiempo?

Hola gente del mundo

Probamente conozcáis a un motón de personas cuyo tiempo no es suficiente para todo lo que tienen que hacer. Y también probablemente conozcáis ya la solución… un curso de gestión del tiempo donde os dirán muy probablemente como gestionar mejor el tiempo.

Creo que eso es relativamente fácil, hacer un listado de las tareas, planificar en orden cronológico, aprender a delegar, diferenciar bien que donde empieza tu responsabilidad y donde acaba, hacer un esquema de lo que importante y lo que es urgente, aprender a decir NO… bueno todo esto supongo que os sonara.

Sin embargo a mi lo que más me llama la atención es las cosas que hacemos durante ese tiempo…

Independientemente de las obligaciones que tenemos adquiridas, el tiempo que vivimos es finito. Parece una obviedad pero… ¿cuántas de las personas que conoces o tú mismo estás haciendo lo que realmente quiere?

La pregunta que me viene a la mente es que valor le das a tu tiempo…

Supongo que tiene un precio incalculable, y si te fueras a morir mañana y pudieras comprar tu tiempo ¿cuánto pagarías por él?

  • Es una cuestión de oferta y demanda.

Puffff… mucho más de lo anterior… entonces me pregunto si tienes algún tipo de certificado de vida que te avala la fecha de tu muerte dentro de, ¡qué sé yo! 30, 40 o 50 años y si es así me harías el favor de decirme dónde puedo adquirir uno, la verdad es que me haría la vida mucho más fácil ya que podría planificar mis objetivos en función de los años que tenga, no es lo mismo correr una maratón con 45 que con 85, aunque los hay que lo hacen.

Parece que nos pasamos la vida dejando para mañana cosas que podemos hacer hoy como es vivirla. Recientemente he vuelto de un viaje de placer de Londres y una de las cosas que más me ha llamada la atención es como manadas de personas vestidas iguales – 99% de negro – corrían por los túneles del metro dirigiéndose algún lugar… sin hablar, sin tocarse… enfrascados en una pantalla de 5” o aislados del mundo con unos auriculares…

Me vino a la mente la serie The Walking Dead donde hordas de zombies deambulan sin rumbo guiados tan solo por su instinto primario de satisfacer su necesidad de comer personas vivas.

¿Qué necesidad tienen estas manadas del metro londinense?

Dejamos de coger el metro para ir en autobús y poder disfrutar de las vistas, esto nos suponía unos 10 minutos más de viaje, sin embargo durante el trayecto podías disfrutar de las calles y edificio londinenses. Por otro lado el bus iba medio vacío…

Bueno… igual habéis escuchado en alguna ocasión la palabra procrastinación... sino es así se puede definir como estar haciendo tareas de menor importancia de las que realmente deberías estar haciendo, como por ejemplo, lo que te hace feliz.

Entonces ¿que nos lleva a procrastinar?

 – Pufff… no lo sé… ¿Por qué no iba a querer ser feliz?

No dudo que todo lo que hacemos es para encontrar nuestro bienestar aunque se me ocurre que puede haber grados de bienestar diferentes y que hay que pagar hipotecas y comprarse ropa, comer y algún capricho… eso está bien…

Pero… ¿Por qué no hacer que los caprichos dejen de ser algo excepcional y pasen a formar parte de nuestra vida diaria?

Al fin y al cabo yo todavía no he firmado mi certificado de vida… ¿y tu?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *