Inteligencia emocional

quien está limpio de corazón, ríe, y colabora, en vez de competir

acepto la invitación de Joaquín Tamames para asistir a un partido de la final de hockey hielo femenino de la liga regular que se celebra en la nevera, la verdad es que recibo la invitación por tercera vez, y a las 3 he dicho que sí,

circunstancia extraña donde las haya,

tal vez hay una “causualidad” esperándome, si tiene que ser será, y no puedo evitar escucharle a Carmen, la chica que se sienta a mi izquierda, su presentación personal, resulta que es responsable de patrocinios de Iberdrola,

de hecho ella está aquí por ese motivo, su organización patrocina el campeonato nacional de hochey hielo femenimo, de la misma forma que es patrocinadora de otros eventos deportivos y culturales, es lo que tienen las grandes organizaciones,

y me hace gracia pensar en ese evento del que le voy a mandar información, el futuro emerge, porque le pido su tarjeta y me la da, relacionado con el liderazgo colaborativo en el siglo xxi, y con una mirada transversal al mundo,

un mundo nuevo en el que el corporativo y el mundo social están llamados a entenderse y caminar juntos, como están llamados a caminar juntas la educación y la salud, o la conciencia y el dinero,

sí, me río al pensar que la página de inicio de “el futuro emerge” tenga la imagen de una competición de traineras, una competición en la que una de las embarcaciones parece volar sobre las olas, ¿en realidad puede tomar vuelo una trainera?,

una imagen que no quiere decir que nos patrocinen sino que nos gusta esa idea, un grupo reducido de personas que surge de entre las olas, con una embarcación rosa, color que junto con el verde representan el amor,

porque lo que buscamos es un grupo de organizaciones amigas que acompañen este movimiento, tan bonito, bueno y necesario, de la inteligencia colaborativa, un grupo de personas remando juntas, buena imagen para empezar,

en este laboratorio de pensamiento – acción, guiado por las capacidades del corazón, un auténtico, aunque no creo que sea el primero ni el último, “heart tank”.

   así lo vimos…

en este proceso de lunes que sigue a la invitación que me hace Joaquín para asistir a la nevera, muchas gracias, Joaquín, siento qué importante es que todo movimiento, el futuro emerge, o escuchar es amar,

tenga una página central de presentación, desde la que se pueda entender los 3, 4, 5 elementos diferenciales del proyecto, que hacen la diferencia con otros tantísimos proyectos interesantes en este amplio mundo,

de la misma forma que es importante rendirse, una vez más, a la casualidad, y a lo que está por venir, se presente de la forma que se presente, al lado de la máquina del café o dentro de la nevera.

termino con las notas mentales de la jornada… 1, qué lejos está el deporte minoritario de los deportes de masa, casi tan lejos como los profesionales de los aficionados, y qué lejos está el deporte femenino del masculino,

2, a ver si vuelvo a quedar con Joaquín y se abre la conversación que no hemos podido tener hoy, tal vez puedo colaborar con él para difundir en el entorno organizativo la nevera, este semillero de talentos y medallas, ejemplo de la marca España,

3, y a ver si viajando de aquí para allá, Correos, levantarse y caerse, Endesa, Iberdrola, Skoda, Ferrovial, seguimos difundiendo este mensaje de paz que ilumina la pista, de la empresa Om Shanti, “quien está limpio de corazón, ríe

y me río de cómo voy a difundir estas líneas en linkedIn, y en el blog de EITB, tal vez también pueden ser amigos de estas dos iniciativas,

quien está limpio de corazón, ríe,

y  colabora, en vez de competir.

porque ése es parte del mundo nuevo al que tenemos que llegar, un mundo en el que la inteligencia colaborativa prende desde el corazón, como están prendidos estos dos proyectos, el futuro emerge y escuchar es amar,

dos proyectos que pueden encontrar un nuevo amigo en tu organización,

si es que coincidimos junto a la máquina de café, 

o dentro de la nevera,

porque cualquier sitio es bueno para coincidir, y compartir.


OM SHANTI está compuesto por el mantra universal OM y por la palabra  sánscrita Shanti que significa Paz. Generalmente se recita tres veces: Om Shanti, Shanti, Shanti.

El número tres (y los triángulos) se repite mucho en el Yoga ya que tiene que ver con los tres planos de nuestro ser: cuerpo, mente y espíritu.

más información de estos dos proyectos sin ánimo de lucro que nos entretienen hoy:

el futuro emerge de un vistazo

escuchar es amar de un vistazo

7 emociones es un modelo de responsabilidad emocional creative commons inspirado por la teoría U de Otto Scharmer y la teoría del color de Goethe que compartimos, qué bonita palabra, cada ver me gusta más, desde este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *