Inteligencia emocional

DOMADORES DE OGROS

Antes de empezar, quería agradecer a uno de los asistentes al curso de formación que dimos dentro del programa Empathy para Save The Children, la idea del título de este post. Dicho lo cual, comienzo.

Cogiendo el testigo de mi compañero de aventuras y desventuras varias en el CIE Pablo Cueva, paso a hablar del programa que llevamos a cabo desde hace un tiempo, para la prevención de la violencia entre iguales. Hoy escribiré sobre la parte que hace referencia al Juego el Reino de Em.

Uno de las razones que nos llevó a empezar con el proceso de búsqueda de una herramienta que pudiese ayudar a prevenir el maltrato entre iguales, fue el dato que encontramos, entre otros muchos, en el estudio realizado por el Gobierno Vasco: El maltrato entre iguales en Euskadi informe 2012.

El dato que nos sorprendió reflejaba que había habido un aumento considerable, el doble de niños y niñas que observando una situación no adecuada, no actuaban.  La pregunta era: “creo que debería impedirlo, pero no lo hago” la evolución había sido esta: 2005: 6%, 2008: 6,6%, 2009: 5,9% y en 2012:12,7%. Este aumento significativo nos llevó a reflexionar sobre que hacía que los alumnos del tercer ciclo de primaria, sabiendo que lo que estaban presenciando no estaba bien, no intervenían para impedirlo.  Por lo que en 2016 nos juntamos, junto con otros compañeros, para empezar un estudio que acabó conformando un proyecto de formación e intervención que denominamos PECI (Preveintervención Emocional del Conflicto entre Iguales). Dentro de este proyecto, uno de los elementos particulares es el programa Empathy.

Ya comentaba Pablo en un post anterior que llevaba por título: Prevenir el maltrato desde la Inteligencia Emocional, las bases teóricas y prácticas de nuestro trabajo en este proyecto. En este artículo completaré ese previo con algunas de las características de la herramienta que estamos desarrollando y que bautizamos como el Juego del Reino de Em.

El juego es una herramienta metodológica pensada para dinamizar una serie de datos que nos  permiten poder prever y por tanto intervenir, antes de que los conflictos entre los menores lleguen a más, se cronifique y como consecuencia puedan aparecer situaciones de acoso escolar en todas sus variantes.

Una de las características de esta herramienta es que es intuitiva y no invasiva dentro del contexto escolar, pudiéndose utilizar sin que los alumnos y alumnos se den cuenta de ello. De esta menara se evita, entre otras cosas, la aparición en las respuestas que tienen que ver con la deseabilidad social. Esto es algo que ocurre con relativa frecuencia  en las respuestas tradicionales a diferentes cuestionarios: como por ejemplo los sociogramas.

Por otro lado, permite a los padres y madres observar el comportamiento de sus hijos para de igual manera prevenir estas situaciones de violencia e incluso pudiendo detectar si sus hijos están sufriendo o pueden sufrir algún tipo de acoso o agresión.

Los elementos básicos del juego son: el Mapa del Reino de Em, Los Ogros, La búsqueda de la Heras, los Garantes y el Cofre de los Garantes.

El Mapa es el resultado final de la observación previa de los menores en el contexto escolar y familiar. Los datos recogidos en esas observaciones guiadas, son traducidos a un código de color que establece el comportamiento natural de activación/desactivación de la respuesta empática en los mismos menores. Estos datos se pueden traducir para ver la mayor o menor probabilidad de que pueda ocurrir situaciones de violencia, conflicto grave o acoso.

Con los Ogros queremos simbolizar las cinco razones que están detrás de que alguien se meta con alguien. Estas fueron recogidas de las respuestas de niños y niñas entre los 6 y 16 años. Simbolizar esas razones en estos personajes nos permite poder trabajar de una manera mucho más sencilla con los menores, e intervenir para modificar  los procesos que tienen que ver con la utilización de la conducta violenta como resolución de los diferentes conflictos.

Las Heras representan aquellas virtudes, talentos y características de personalidad positivas, que nos permiten fortalecernos ante la adversidad y poder gestionar de una forma más adecuada, los conflictos con las personas. Este elemento de intervención lo utilizamos tanto con las “victimas” o que potencialmente puedan serlo y con los agresores o que potencialmente puedan serlo.

Los Garantes son todos los adultos de referencia, principalmente padres, madres y educadores que pueden generar cauces, ejercicios y dinámicas para ayudar a los niños a gestionar de forma adecuada estos conflictos y de conformar  espacios seguros de convivencia. El Cofre de los Garantes seria “el lugar” donde se ponen en común y se vuelca toda la información que nos permite prever y posteriormente  diseñar las estrategias más eficaces para hacer frente a esas situaciones potencialmente problemáticas.

El siguiente paso previsto es realizar una investigación más amplia en el ámbito escolar, después de haber pasado por la consulta clínica y el trabajo formativo con educadores, menores y familias que pertenecen a entornos sociales complejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *