Inteligencia emocional

You Never Know …

En algún sitio leí que decidir es un momento de locura. Puedes tener millones de datos, tropecientos mil antecedentes, todo “atado y bien atado” pero -al final- tu decisión es emocional. Para muestra, un botón. Este post.

Camino al trabajo, escucho una historia interesante de una de mis bandas de Rock favoritas. Con final feliz.

2003. Una banda americana digamos de punk rock (cómo nos limitan las etiquetas …) graba la maqueta de lo que está predestinado a ser su séptimo álbum de estudio y nuevo peldaño en su escalera a la fama: “Cigarettes and Valentines”. Ninguna de sus pistas vio la luz. Inédito por la intervención de unos vecinos molestos: los cacos.

Imagino la rabia, la ira de los tres componentes de nuestra banda cuando descubren que meses de trabajo van al traste por una broma del destino.

¿Qué hacer? Su productor -de manera inteligente- les plantea una pregunta poderosa como forma de resolver el dilema: preguntaos a vosotros mismos si en las pistas grabadas está lo mejor que puede dar la banda.

Una ilusión y un proyecto truncados por un acontecimiento imprevisto (un robo) la entrada en escena de unos protagonistas incómodos (cacos), un dilema y una decisión. Operístico …

En un momento de ¿locura? nuestros tres personajes toman una difícil decisión: no recorrer un camino ya andado; explorar otros nuevos. Salir del confort. Y dedicar los siguientes tres meses de su vida a crear “algo totalmente nuevo”.

¿Quiénes eran y son? Billie Joe Armstrong, Mike Dirnt y Tré Cool. Green Day. Les disfruté con César en 2013 en Kobetamendi.

¿Su nueva propuesta en 2004? “American Idiot”20.000.000 de copias vendidas, Grammy, 79 puntos sobre 100 en Metacritic. Un antes y un después.

No valoramos lo suficiente lo azaroso, la casualidad, el impacto de “los cisnes negros” en nuestras vidas. Abrazamos heurísticos, certezas entrecomilladas y con ellas interpretamos la realidad. Nos gustan los atajos mentales. Y -rehenes del atajo- así como vemos el universo, actuamos en él. Predecibles adictos a las predicciones.

O ¿Frutos del azar en un universo repleto de incertidumbre y potencialidad, sin límites, sin fronteras?

Abrazamos el racionalismo. Y, sin embargo, decidimos desde la emoción y racionalizamos “post hoc” como obsesivo compulsivos tras realizar nuestro particular ritual. Luego nos justificaremos. Nos disculparemos … Eso sí, infoxicados.

El futuro -ese apartamento en el que nos vamos a instalar para el resto de nuestra vida- no está escrito. Quizá nos guíe hasta allí algún caco al robarnos parte de nuestro ego. Quizá ese caco se apellide serendipia. Quizá se lo tengamos que agradecer. Quizá ese futuro también tenga forma de canción.

You never know …

2 pensamientos sobre “You Never Know …

  1. Sergio

    Gracias. Inspirado e inspirador. La vida es una sorpresa continua… pero nos da miedo … no confiamos. Deberíamos.

  2. Arantza Echaniz

    ¡Qué bueno Javier! Creo que todas las personas tenemos ejemplos de nuestra propia biografía que ilustran bien ese… “You never know”.

Responder a Sergio Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *