Inteligencia emocional

Esquivar la mediocridad, de Xavier Marcet

Esquivar la mediocridad, de Xavier Marcet

Notas sobre management: complejidad, estrategia e innovación.

En esta entrada me permito escribir notas a vuela pluma a medida que voy repasando el libro. No es una síntesis ni un resumen, en todo caso una invitación a leer a Marcet a quien sigo hace tiempo en redes sociales. Sus afamadas síntesis del  Global Peter Drucker Forum, con conceptos como la empresa ambidiestra, la necesidad de explorar y explotarson una inspiración para muchos de nosotros.

Hay muchas afirmaciones en su libro que hemos repetido una y otra vez en el proyecto de equipos de innovación que en diferentes entradas os he contado en este blog.

El reto de liderar equipos de innovación en pymes

Quiero quedarme con : “Evitar el gap entre lo que se dice y lo que se hace”, o, como hemos repetido una y otra vez durante los tres años del proyecto de liderar equipos de innovación, tiene que existir coherencia entre los valores declaradosy los valores practicadosen la organización, sin ella la confianza no es posible. Si sólo adornan las paredes no nos sirven.

Asumir más riesgos, la necesidad de desaprender son algunas de las características que señala Marcet en su libro, y hace énfasis en la necesidad de Autenticidad…“llegarán los ISO de la autenticidad”.

Cuando las personas y equipos se reúnen llega la prueba del algodón,  de ahí que nos insista a Innovar en las reuniones, descartar a los sospechosos habituales, a instalar radares de reuniones inútiles, a controlar la intervención de egos, pesados, rencorosos y vengativos… Esto me recuerda al trabajo desplegado junto a Juanjo Goñi en equipos de I+D en Gipuzkoa cuando hablábamos de no convocar en las reuniones sólo a “los de siempre”, que no hacían sino enquistar los problemas y que desde luego no favorecían la aparición de nuevas ideas. Cuando leo a Marcet siento que sus palabras son de sentido común, que cualquiera que trabaje con personas y equipos se siente identificado. Entonces ¿por qué cuesta tanto?

Xavier Marcet consigue en este libro compilar, agrupar y sintetizar muchas de las ideas sobre innovación y estrategia que en estos últimos años están en boca de todos, y que ya ha ido destilando en sus artículos. Este es un libro de listas, como el mismo dice una de sus tesis favoritas gira en torno a la síntesis y la brevedad. (Me llamó la atención el artículo que Amalio Rey, después de un desayuno con Xavier Marcet, dedicó a La síntesis: esa habilidad tan descuidada y como mejorarla. )

En la introducción de Esquivar la mediocridad, Xavier Marcet sintetiza sí las ideas más destacadas de su libro:

  1. Necesitamos un nuevo management para gestionar la complejidad. El mundo siempre ha sido complicado. Ahora, además, es complejo. Debemos saber gestionar los problemas de lo complicado y enfrentar los dilemas y las paradojas de un mundo complejo.
  2. Esquivar la mediocridad, empeño personal o compartido para escapar de la vulgaridad, de la superficialidad, de la tontería. La mediocridad ni nos inspira ni genera satisfacción diferencial a los clientes. Esquivar la mediocridad es un reto cotidiano.
  3. La autenticidad es la nueva core competence diferencial.Necesitamos empresas con buenos productos o servicios y con buenos relatos. Pero, en un mundo de transparencia total, sin esa autenticidad que hace que lo que decimos y lo que hacemos no diverja, estamos abocados a la mediocridad.
  4. Necesitamos más estrategia, pero menos planificación(el mundo cambia más rápido que nuestra capacidad de planificar)
  5. Estrategia e innovación son arenas que se mezclan. Explotar y explorar. Se imponen las organizaciones ambidiestras.
  6. La innovaciónfracasa la mayoría de las veces porque requiere otra forma de gestionar las empresas y de una agenda propia entre los lideres, que deben tomar riesgos de innovación en primera persona. La innovación no se puede delegar como se hacía con la I+D.
  7. La innovación no está en la tecnología. Está en la mirada. La innovación abierta requiere una mirada abierta.
  8. La agilidad es la condición de cualquier estrategia.
  9. En un mundo de complejidades y de big data, no hay comunicación sin capacidad de síntesis.Gestionar la comunicación es superar la necesidad de decirloy saberlo todo para tomar decisiones.
  10. Es mucho más difícil crear una cultura corporativa que valga la pena que un negocioque de beneficios.
  11. Respetamos a la gente de la que aprendemos. A partir de ahora también deberemos respetar a la gente que nos ayuda a desaprender. Para poder aprender hay que desaprender.
  12. Cuando crees una start-up, intenta tener diez clientes. Después de tener diez clientes ya sabrás de qué va la start-up que has creado. Aléjate de las subvenciones que no coincidan con tu camino.
  13. La autocomplacienciano es una patología de los muy grandes, puede afectar a empresas muy pequeñas. Pero la autocomplaciencia vive en y del pasado. La humildad nos prepara mejor para el futuro. Es más inteligente.
  14. Los directivos que saben delegar multiplican, el resto, si acaso, suman.
  15. Talento llama talentoigual que mediocridad llama mediocridad. Solamente con talento se puede hacer más estrategia y menos planificación.
  16. ¿Cómo vamos a cambiar constantemente las organizaciones sin gente muy comprometida?Los comprometidos vienen motivados de casa y el trabajo de los directivos es no desmotivarlos.
  17. Ser buena persona, preferir la honestidad,continúa siendo algo fundamental, en la vida, en la empresa o en los negocios. Que los arrogantes, los resentidos y los corruptos no nos impidan identificar y trabajar con buenas personas.

 

 

La comunicación no es un aditivo, tiene que ser un ingrediente principal y estar ahí desde el principio. No puedo estar más de acuerdo. En cuanto  a la necesidad de síntesis, también Amalio Rey dedica una entrada a esta competencia imprescindible. Es curioso como hace años al trabajar con equipos, llevaba una anotación “NO tienes que saberlo todo”, en las palabras de Marcet, en mis aprendizajes de estos dos últimos años tomo conciencia de que tampoco tengo que decirlo todo. Sintetizar requiere seleccionar y adaptar a personas y equipos lo verdaderamente significativo a comunicar.

 

Lo verdaderamente difícil es que un proceso de transformación, que hoy tiene que ser integral y acelerado, logre cambios reales. Pasar de los discursos a los hechos. Autenticidad en la conexión. Liderazgo no retórico, liderar desde el ejemplo. Si la innovación o la transformación es algo que sucede los martes por la tarde, esporádico, desconectado del negocio real, del proceso, entonces no tendrá resultados. Me acuerdo de un blog de hace años “los consultores vienen los viernes”….

Tiene que haber cambios en las agendas,cambios en las reuniones, compromiso auténtico. Los cambios no son profundos si no afectan individualmente a las personas de la organización. (En varios de sus artículos profundiza en la importancia de las agendas, Liderar es llenar las agendas de sentido. Si pudiéramos investigar en las agendas de los directivos de las empresas que cerraron, encontraríamos la razón de sus quiebras, la agenda es el espejo de nuestra sensatez)

https://www.sintetia.com/la-agenda-es-el-espejo-de-nuestra-sensatez/

Las nuevas oportunidades difícilmente encajan en estructuras pensadas para oportunidades pasadas, hay que producir, aprender, cambiar, entender, aceptar, explorar nuevas oportunidades. ¿Cómo es realmente el mundo?, tenemos que preguntar para aprenderno para reafirmarnos.

 

Hay que atraer, cultivar y homenajear a los buenos, al talento.

La organización tiene que huir de gruñones, quejicas, pesados y sabelotodos, el oxigeno de la empresa está en las cadenas de inspiración, aquellos que tienen pasión por los detalles, por la innovación, la inocencia, los que construyen alegrías, pequeños ilusionistas, esforzados e inteligentes. Personas fantásticas que nos hacen sentir especiales por pertenecer a comunidades de las que vale la pena participar.

 

Necesitamos novatos, que hagan preguntas de una ingenuidad radical, necesitamos buena gente, que de soporte a los equipos, con paciencia, agilidad, urgencia (los que leen la letra pequeña, los que aseguran la Calidad), los que contagian sueños que no estaban escritos. Personas flexibles, que crean el relato, describen la visión para que se entienda y culmine en trabajo diario, arduo, necesario para construir cadenas de inspiración. Redes invisibles tejidas desde el ejemplo, la humildad del viajero comprometido.

 

Marcet nos habla de la empresa como comunidad, personas, equipos y organizaciones más líquidas, más planas, menos jerarquizadas…, empresas con más transversalidad, menos burocracia, jerarquías lean, responsabilidad distribuida. Encuentro ecos de la de Laloux : “Hace años que escucho a Hamel, a los Birkinshaw, más recientemente a Laloux con su obra magna Reinventar las organizaciones.

(Aunque el libro de Laloux se ha reeditado en una versión más gráfica y resumida, en este caso creo que lo de menos es más no se cumple y prefiero el texto de 400 páginas con el que trabajé en 2017, para contrastar ideas os dejo también los artículos que Julen Iturbe ha escrito sobre el mismo, atentos a : el Blog como recurso en las organizaciones teal)

Una comunidad es el espacio en el que te reconoces sin perder tu identidad.Transitar de empresas basadas en el control, la disciplina, la jerarquía, que actúan como comandos, a empresas en las que lo liquido, Lean, la agilidad, la apertura, las convierte en comunidades donde prima el esfuerzo, la resiliencia, la humildad.

Lideres que desbloquean la energía emprendedora permiten explorar a la vez que explotar.

Nos habla Marcet de una Nueva Cultura de Empresa, basada en la autenticidad, en los resultados (ni todo son ventas, ni todo Happy flowers), equilibrando todos los stakeholders, (usuarios, empleados, accionistas, la sociedad)

La cultura corporativa , cuando nadie nos ve, incluye automatismos, patrones de respuesta, éxitos y fracasos en la memoria colectiva. La forma de leer los contextos, los flujos de comportamiento, las formas de improvisar… La voz auténtica está en los detalles. La cultura de la organización es un mix entre los rasgos que nacen de experiencias memorables y las formas de actuar en los momentos importantes. Muchas de nuestras empresas que hablan de lo importantes que son las personas, centro de la organización, no son coherentes en los momentos de crisis, y por ello no son creíbles, dignas de confianza. La cultura se cuece dentro, pero se juega su valía fuera.

El respeto es un hilo frágil, que nace de la coherencia entre lo que digo y lo que hago. Respetamos de verdad a aquellos de los que aprendemos, nos permiten crecer gracias a explorar caminos que nos insinúan, ejemplos que nos regalan.

 

Abrir este libro por cualquiera de sus páginas es una invitación,un reto, una bofetada, una sugerencia a recorrer nuevos caminos. Hay una selección de pensamientos inspiradores, titulares, conceptos para tuitear y compartir en redes, listas y check list, y sobre todo, muchas ideas para salir de la autocomplaciencia, para cuestionarnos y explorar. ¿Te atreves a probar?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *