Inteligencia emocional

Una sencilla historia

Esta es la historia de dos jóvenes que no se conocieron. Él tenía veintisiete años. Ella veinte. Aunque vivían en la misma ciudad, nunca se habían visto. Ni estudiaron en el mismo colegio, ni compartieron amigos, ni sabían de sus gustos y aficiones… Sin embargo, de niños, sin saberlo ninguno de los dos, habían sido casi vecinos.

Él se quedó huérfano a los 15, y a los 17 tuvo que ponerse a trabajar para pagar sus estudios, su casa, su comida… No fueron años fáciles. Afortunadamente, encontró buenos amigos y amigas que estuvieron a su lado y lo adoptaron, arropándolo y apoyándolo en su camino.

Ella se había criado con sus tíos. No tenían hijos. Él era un buen médico, y decidió cuidar de ella al haber nacido con una delicada enfermedad que requería cuidados constantes. Creció con él y su mujer, superó la enfermedad y, durante los fines de semana y las vacaciones, convivía con sus hermanas y sus padres.

Más allá de las circunstancias, los dos habían crecido suficientemente felices y recordaban con mucho cariño y admiración los primeros años de sus respectivas vidas. Junto a esto, tenían algo más en común: ambos habían sido formados por sus familias en los mismos valores y principios, con los mismos objetivos, y ambos llegaron a la adolescencia como jóvenes convencidos, comprometidos y entregados a distintas causas por las que luchaban con sinceridad y dedicación.

Seis años después, él ya tenía dos hijos – un niño y una niña. Ella se vestía de blanco. Habían decidido sus caminos y, siguiendo sus convicciones, habían decidido hacer realidad su sueño: formar cada uno su propia familia. En estas aventuras embarcaron, mientras seguían desarrollando sus carreras académicas y profesionales y, podríamos decir, que con éxito.

Pasaron dieciséis años más para ella hasta que su sueño se rompió en mil pedazos. El de él quedó hecho añicos un año más tarde. A esas alturas, ella ya tenía dos hijos y él era padre de un muchachote y de tres niñas. Los dos sabían que ahora tocaba seguir adelante intentando no perder el norte y asumiendo que, por encima de todo, tenían que estar de pie para sus hijos.

Aconteció que los dos trabajaban en la misma empresa. Por esas casualidades de la vida, un día llegaron finalmente a conocerse sin buscarlo, casi sin querer… Han compartido mucha vida en los últimos seis años… En enero decidieron unir sus vidas para siempre en el mes de marzo. ¡Felicidades y suerte! Os lo merecéis…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *