Inteligencia emocional

nuestra paz mental crea paz

recibo este video de Joaquín Tamames, desde fundación Ananta, una de las organizaciones que apoyan un proceso de meditación por la paz mundial, un proceso del que tú también puedes formar parte,

un video que se intercala en el proceso de la presencia, estoy terminando la semana 7, y con unas prácticas de respiración consciente que me contactan con el principio de mi nueva vida, allá hace 7 años, en un proceso de reinvención necesario,

qué curioso, ayer mismo hablo con Artemio paseando por el pinar de este tema, todo parece indicar que cada cierto tiempo tenemos que reinventarnos, salir de un carril para entrar en un carril nuevo,

dejar de hacer lo que estábamos haciendo para iniciar un nuevo proyecto, y me observo en esta tercera etapa de mi vida, en el desarrollo consciente del alma, frente a esta meditación, que promueve la fundación Vivo Sano,

y me alegro de contribuir, siquiera un poquito, con este movimiento, en el que todas podemos colaborar, porque tu paz mental crea paz en el planeta, y mi paz mental también.

 así lo vimos…

vivo sano es una idea que todas nosotras podemos convertir en un mantra personal, en pequeñas acciones que repetidas crean un hábito, hábitos que pueden tomar cuerpo en nuestra mente, en nuestro cuerpo físico, en nuestro cuerpo emocional,

hábitos de respiración consciente, de meditación, de práctica de yoga, de ejercicio, de estiramientos, y me pregunto qué dinámicas practico hoy para el estiramiento de la mente, del cuerpo y del corazón,

y cuáles son las formas que practico para el estiramiento espiritual.

de vuelta al proceso de la presencia, la semana 7 se acaba, comienza la 8, me encuentro con una “causualidad” al leer el título, soy el responsable de mi propia paz mental, un título que esconde la relación con el amor incondicional,

y con las heridas emocionales de nuestro niño interior, porque hasta cierto punto todas estamos enfadadas porque no ses nos amó incondicionalmente cuando niñas, así empieza el capítulo, y sigue en una senda de sanación, con unas trazas que comparto a continuación.

A medida que se van levantando los velos del miedo, la ira y el dolor, comenzaremos a tener una experiencia del mundo muy diferente. No será una experiencia del mundo compuesta por el pasado o el futuro proyectado, sino  una experiencia del mundo a la que se accederá a través de la conciencia del instante presente.

Buscábamos el amor en los lugares equivocados y de un modo equivocado. Pero podemos entrar en un estado de autenticidad si aceptamos y admitimos que no sabemos lo que es el amor incondicional. Cuando comprendemos nuestro problema, podemos comenzar a reírnos de todos los dramas que hemos manifestado en nuestra vida. Y esa risa es la medicina, porque el hecho de que seamos capaces de reírnos de nuestros propios dramas es la evidencia de que estamos perdonando.

En cuanto aceptamos esto en nosotros mismos, podemos aceptarlo también en cualquier otra persona con la que nos encontremos. Sea cual sea el comportamiento que percibamos de esa otra persona, proyecte lo que proyecte, o sean cuales sean las circunstancias vitales que manifieste, sabremos que está haciendo las cosas lo mejor que sabe y puede, según el ejemplo que se le dio en la infancia.

¿Acaso podemos responsabilizar a nuestros padres por copiar los comportamientos que les enseñaron sus respectivos padres? El juicio es una falta de comprensión, una falta de claridad, además de un virus que afecta nuestra percepción.

El auténtico perdón se inicia con la forma en la cual nos comportamos con nuestro yo infantil.

Para poder experimentar el amor incondicional, hay que darlo primero, porque sólo se puede experimentar lo que se da.

recortes de el proceso de la presencia, El poder del ahora y la conciencia del instante presente, de Michael Brown.

Y me quedo pensando en este curioso camino de TRANSformación, en el que muchas cosas de nuestra vida no son como nos las han contado, y el mundo exterior no es sino un reflejo de nuestro mundo interior,

tal vez por eso antes de entender al otro me tengo que entender yo misma, antes de perdonar al otro me tengo que perdonar yo misma , y antes que cambiar el mundo me tengo que TRANSformar yo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *